Indios Cooper



Ensayos críticos Los indios de Cooper

Cooper fue muy sensible a las cr√≠ticas a su interpretaci√≥n de los indios norteamericanos y us√≥ un p√°rrafo en el ¬ęPrefacio¬Ľ para El asesino de ciervos confirmar y defender la acusaci√≥n de que sus indios no eran de la escuela de la naturaleza. James Russell Lowell, el poeta y cr√≠tico estadounidense (y contempor√°neo de Cooper), fue m√°s all√° de esa cr√≠tica cuando escribi√≥ con humor (y seriedad) en Una f√°bula para los cr√≠ticos. que: ¬ęTus indios, con todo respeto, / Son solo Natty Bumppo, pintados de rojo¬Ľ. Cooper luego crea una imagen de los indios mientras formaba un h√©roe √©pico y m√≠tico en Natty Bumppo. Aunque no respondi√≥ a la acusaci√≥n de Lowell, Cooper reconoci√≥ su confianza en los informes del misionero moravo JGE Heckewelder sobre las caracter√≠sticas de los nativos americanos. Tambi√©n es interesante recordar que Cooper explica en El asesino de ciervos que Natty Bumppo fue criada y educada por misioneros moravos.

Cooper, sin embargo, nunca ahonda hist√≥ricamente ni profundiza en la historia, las costumbres y los antecedentes de los indios en El asesino de ciervos o en los otros ¬ęCuentos de Leatherstocking¬Ľ. En su lectura, se sinti√≥ atra√≠do por las teor√≠as de Heckewelder sobre las cualidades nobles de los indios, y estas ideas del misionero moravo coincidieron con el ideal rom√°ntico del ¬ębuen salvaje¬Ľ explotado por la civilizaci√≥n. De hecho, Cooper est√° m√°s interesado en los indios individuales que en las tribus o naciones; y los divide convenientemente en indios ¬ębuenos¬Ľ y mingos o indios ¬ęmalos¬Ľ. Su tratamiento simplista (y superficial) puede justificarse a partir de la novela, donde los contrastes y opuestos forman parte b√°sica de la t√©cnica literaria de Cooper. Adem√°s, hay muy pocos indios buenos en el mundo de Cooper. El asesino de ciervos y el otro ¬ęCuentos de calcetines de cuero¬Ľ. La mayor√≠a de los habitantes de los bosques son mingos, quienes brindan la representaci√≥n literaria de las fuerzas del mal, el terror y el miedo en la tradici√≥n g√≥tica. A veces, los salvajes son como habitantes de un reino m√°s all√° de los seres humanos; y a menudo se los describe como diab√≥licos y diab√≥licos en su apariencia y acciones.

Sin embargo, Cooper ve un lado triste, pat√©tico y tr√°gico en los indios porque son v√≠ctimas de la invasi√≥n de la civilizaci√≥n blanca. Incluso los mingos de Cooper, que reciben su debido castigo por evasi√≥n, despojo y traici√≥n, son v√≠ctimas despu√©s de su derrota por parte de fuerzas superiores. Rivenoak, el l√≠der de los mingos en el cazador de ciervos, sigue orgulloso incluso cuando es prisionero del Capit√°n Warley y el grupo de rescate. En opini√≥n de Cooper, estaba defendiendo las antiguas tradiciones de su pueblo yendo a la guerra y luchando valientemente para aniquilar a los invasores del campo estadounidense. Sin embargo, la mayor√≠a de los indios ¬ęmalos¬Ľ (los mingos) son guerreros despiadados y sedientos de sangre que sirven para hacer de las novelas aventuras emocionantes, emocionantes y peligrosas. Sus ¬ędones¬Ľ se restringen al c√≥digo primitivo del salvajismo.

Los ¬ębuenos¬Ľ indios, aunque limitados en n√ļmero a lo largo de ¬ęLeatherstocking Tales¬Ľ, son tan dignos y nobles como los mejores blancos retratados en la serie. Los relativamente pocos buenos indios de Cooper no indican ning√ļn prejuicio de su parte porque deja en claro que la mayor√≠a de los nativos se oponen violentamente a los pioneros, colonos y soldados que extienden la frontera hacia sus territorios. Aunque obviamente ve la inutilidad de los intentos de los indios de oponerse a la usurpaci√≥n de sus tierras, Cooper encuentra una cualidad heroica y tr√°gica en su postura. √Čl, por lo tanto, no puede condenar abiertamente su recurso a todo tipo de trucos y estratagemas, las ¬ęsalvaciones¬Ľ de las que Natty habla a menudo. Los buenos indios de Cooper conservan todav√≠a la admiraci√≥n y un v√≠nculo de camarader√≠a con los mingos, que son, sin embargo, sus odiados enemigos. Hist, por ejemplo, est√° de acuerdo con Rivenoak en sus preguntas a Hetty sobre la moralidad del hombre blanco, y Chingachgook respeta la estrategia superior de Mingo cuando el arca se acerca al castillo para emboscar a Tom Hutter y abalanzarse sobre Harry. Aunque los indios buenos son considerados traidores por los mingos y condenados a las mismas (y quiz√°s peores) torturas que los cautivos blancos, los indios que aceptan las fuerzas de conquista y colonizaci√≥n est√°n aceptando realmente lo inevitable. Indudablemente, las tribus ten√≠an individuos que vieron que el compromiso, bajo el pretexto de la aceptaci√≥n, era la √ļnica forma de evitar la aniquilaci√≥n.

Cooper idealiza a sus indios quienes, si bien pueden tener algunos ideales nobles y un sentido del honor, dif√≠cilmente podr√≠an haber expresado su c√≥digo con tanta elegancia a menos que se hubieran beneficiado de la educaci√≥n del hombre blanco. El autor admite que su lectura de Heckewelder y las propias observaciones del misionero sobre ciertas circunstancias favorables, como la negociaci√≥n de tratados, limitaron su visi√≥n a ¬ęuna imagen justa de la vida india¬Ľ. Sin embargo, Cooper logr√≥ traer a la literatura estadounidense una nueva dimensi√≥n de la lucha con los indios por el control del continente. Su romanticismo, aunque no del todo respaldado por la historia y la investigaci√≥n cient√≠fica, dio un tono m√°s humano al problema de los ind√≠genas.



Deja un comentario