Harold Mitchell (Mitch)



An√°lisis del personaje Harold Mitchell (Mitch)

Harold Mitchell se ve por primera vez como uno de los cuatro jugadores de p√≥quer en la tercera escena. Los jugadores hablan salvajemente, disfrutando de un humor primitivo y directo, mezcl√°ndolo con las cartas, las papas fritas y el whisky, todos menos Mitch, claro. Se ve un poco diferente. Se distingue de los otros tres cuando lo provoca la preocupaci√≥n por su madre. √Čl disculpa esta dulzura de coraz√≥n explicando que ella est√° enferma y no puede dormir hasta que √©l llega por la noche. Desde√Īosamente, el temperamental Stanley le dice que se vaya a casa. Unas l√≠neas m√°s adelante, se revela un segundo aspecto de Mitch cuando conoce a Blanche DuBois. Su torpe cortes√≠a y verg√ľenza muestran una conciencia de modales que rara vez se ve en esta zona vulgar de Nueva Orleans. Blanche se da cuenta r√°pidamente del toque de sensibilidad en √©l que lo hace parecer superior a los dem√°s. Aunque lleva una pitillera de plata grabada con una cita de un soneto, sus palabras que describen el romance y la tristeza que lo inspiraron parecen trilladas e inapropiadas. En este punto, Blanche proporciona la imaginaci√≥n y la simpat√≠a, mientras que Mitch responde con sus t√≠picas perogrulladas c√°ndidas. Su sensibilidad parece bastante torpe en comparaci√≥n, pero se disculpa y dice que Stanley y sus amigos deben parecerle a Blanche un grupo bastante grosero. La torpe imitaci√≥n de Mitch de los gestos rom√°nticos de Blanche se muestra en la direcci√≥n esc√©nica de esta escena. Es un ¬ęoso bailar√≠n¬Ľ que sigue los pasos de su vals. Pero esta primera aparici√≥n lo hace caracterizar a Mitch como el miembro m√°s sensible del mundo Kowalski.

Las limitaciones de Mitch se vuelven cada vez m√°s evidentes a medida que avanza la obra, especialmente cuando Blanche cree que ha encontrado en √©l la bondad que tanto necesita. √Čl es el representante del caballero decente que podr√≠a salvar a Blanche del pasado del que est√° tratando de escapar. Sin embargo, debemos recordar que es solo en la sociedad ruda de hombres como Stanley que Mitch puede considerarse un descubrimiento valioso. Blanche ser√≠a m√°s consciente de las diferencias en la educaci√≥n y el temperamento si no estuviera en peligro inmediato de derrumbarse emocionalmente. En la sexta escena, cuando regresan de una noche en el parque de diversiones, la disparidad de sus intelectos se hace evidente. Mitch solo siente vagamente que Blanche se est√° riendo de √©l, ya que dice que nunca ha conocido a nadie como ella. Logr√≥ presentar una imagen convincente de inocencia y sinceridad; acepta la apariencia con un buen car√°cter tolerante. El respeto que le da por no intentar volver a hacer el amor con ella lo separa de Stanley. Hay un contraste entre su orgullosa discusi√≥n sobre su f√≠sico y su suave solicitud de que Blanche pueda ¬ęsimplemente abofetearlo¬Ľ cuando se sale de los l√≠mites. Uno se sorprende por la gran brecha de percepci√≥n entre √©l y Blanche. Ella interpreta un papel con modestia y enga√Īo delicado, mientras que Mitch habla de s√≠ mismo a la manera de un ni√Īo fanfarr√≥n.

Tan pronto como Mitch menciona a su madre, Blanche lo lleva al tema del amor, viendo en √©l calidez y ¬ęcapacidad para la devoci√≥n¬Ľ. Ella finalmente le cuenta la historia de su matrimonio temprano, que es la fuente de su tormento. Mitch vuelve a responder con torpeza, pero est√° profundamente conmovido. Su simpat√≠a y comprensi√≥n moment√°nea son sinceras. En este punto est√° en el apogeo de la obra, aunque llevado all√≠ por la influencia de Blanche. Es en el desenlace que nuevamente es conquistado por el poder del mundo de Stanley, pero por un breve momento Mitch tiene la posibilidad de salvar a la fr√°gil Blanche y ser redimido por ella. Los mismos rasgos que lo hacen com√ļn habr√≠an sido indispensables para ella: su honestidad, estabilidad, lealtad y amor. Es coherente con su falta de imaginaci√≥n que deba dejar a Blanche cuando se enfrenta a su pasado. No pod√≠a ver a trav√©s de su actuaci√≥n durante el verano, ya que ella misma hab√≠a llegado a creer en su papel. Su mundo, donde se mezclan la verdad y la ficci√≥n, le resultaba incomprensible. Mitch no pod√≠a entender que Blanche pudiera decirle con sinceridad: ¬ęNunca adentro, no ment√≠ en mi coraz√≥n¬Ľ. Su mundo se derrumb√≥ y no pudo percibir la verdadera profundidad de los sentimientos de Blanche.

En la √ļltima escena, Mitch vuelve a jugar al p√≥quer, gru√Ī√≥n y gru√Ī√≥n. Explota a Stanley con ira, traicionando su inquietud. No puede concentrarse en el juego cuando escucha la voz de Blanche, aunque han pasado varias semanas desde su encuentro anterior. Mirando sus manos sobre la mesa, logra mantener el control que pierde minutos despu√©s. Solo en su simpat√≠a por Blanche, especialmente porque comprende su aversi√≥n a este entorno destructivo, ataca a Stanley salvajemente. Parece culpar a Stanley por interferir en una relaci√≥n que deber√≠a haberse dejado en paz, pero luego se derrumba en sollozos ineficaces. Mitch no se da cuenta demasiado tarde de la belleza vulnerable de Blanche y, por lo tanto, se queda tan solo y solo como Blanche.



Deja un comentario