Hamlet: Acerca de 2 | Shakespeare



Sobre Aldea

Tanto Kyd como Shakespeare habrían leído Saxo Grammaticus historia danica, una antología de leyendas y mitos de las tierras nórdicas, traducida y popularizada en francés por Belleforest en 1570. Thomas Pavier publicó una traducción al inglés de la versión de Belleforest de la historia de Aldea en 1608 bajo el título La Historia de Hamblet.

En el recuento de Belleforest de la vieja historia, que tiene lugar en los d√≠as antes de que el cristianismo llegara a Dinamarca o Inglaterra, el p√ļblico se entera del asesinato del rey Hamlet y el nuevo rey afirma que mat√≥ al rey Hamlet mientras actuaba en defensa de la reina. Hamlet es un joven que solo puede pretender cuidar de s√≠ mismo. Aunque admira la verdad, no puede ver m√°s all√° de su esp√≠ritu vengativo y muestra una crueldad extrema. En esta versi√≥n, Hamlet viaja a Gran Breta√Īa, donde se casa y se queda con su esposa, la hija del rey ingl√©s, durante un a√Īo entero. La noticia de la muerte de Hamlet llega al rey de Dinamarca y organiza una fiesta para celebrar, pero Hamlet aparece cuando comienza la fiesta. Este Hamlet temprano toma acci√≥n inmediata: intoxica a la corte e incendia el palacio, matando inmediatamente al rey.

La obra en la que se basó Shakespeare Aldea era una historia sangrienta llena de ruido y furia con matices crudos y salvajes. Aunque el derramamiento de sangre permanece en la versión de Shakespeare, refinó la obra, haciéndola poética y llena de reflexiones que invitan a la reflexión sobre el significado de la vida, la muerte, la eternidad, las relaciones, la hipocresía, la verdad, la existencia de Dios y casi todo lo demás. humanidad. Sin embargo, el hecho de que el personaje shakesperiano de Hamlet sea más refinado crea un problema para quién interpretaría la obra.

Shakespeare escribió la obra clásica de venganza, pero de una forma completamente nueva. La tragedia de la venganza era muy popular en la época de Shakespeare. La obra de venganza giraba en torno a un héroe que estaba destinado a vengar un mal. Como sus modelos en la tragedia romana de Séneca, los héroes y los villanos eran dramáticamente locos, melancólicos y violentos. Las piezas eran gráficas, sangrientas. Shakespeare, siendo un pensador original, puso refinamientos en su trabajo, creando nuevas tensiones y planteando algunas de las viejas preguntas.

Si la obra fuera una verdadera obra de venganza, Hamlet actuar√≠a antes. √Čl despachar√≠a al Rey al principio, y el resto de la obra explicar√≠a lo que sucede despu√©s de la muerte de Claudio. Al no actuar m√°s f√°cilmente, Hamlet nos deja reflexionando sobre su verdadera motivaci√≥n. Hamlet tiene todas las oportunidades para matar al rey desprotegido, pero Claudio vive. Los obst√°culos en el Hamlet de Shakespeare no son f√≠sicos, y en eso radica el primer roce de cr√≠ticos e int√©rpretes. Los obst√°culos reales de Hamlet dependen en gran medida de la cultura de la que proviene el int√©rprete; obst√°culos que parecen obvios para los lectores/audiencias modernos nunca se les ocurrieron a los lectores/audiencias del siglo XVI.

El hecho de que la gente necesitara CliffsNotes para comprender la obra de Shakespeare sin duda lo sorprender√≠a. Shakespeare escribi√≥ para un teatro popular y vibrante que atra√≠a a la gente por su energ√≠a y valor de entretenimiento en bruto. El mismo p√ļblico que asist√≠a a los juegos de hostigamiento de osos oa las representaciones p√ļblicas iba a ver las obras de Shakespeare. No eran una multitud intelectual; solo quer√≠an escuchar a un protagonista angustiado por palabras bonitas e insinuaciones sexuales sobre la situaci√≥n humana, y fueron a ver la sangre y la destrucci√≥n manifestarse en el escenario.

La multitud inglesa amaba la sangre. Si bien parecen haber disfrutado de la vista de perros atacando a osos hasta la muerte y verdugos tirando y descuartizando a traidores, disfrutaron especialmente del caos escenificado. Les encantaban las t√©cnicas que los expertos t√©cnicos de Shakespeare usaban para simular la sangre a borbotones de personajes apu√Īalados; les encantaba la forma en que un buen showman pod√≠a hacer que las batallas, las escenas de amor o la enfermedad parecieran absolutamente reales, pero el p√ļblico pod√≠a estar seguro de que lo que acababa de ver era ficci√≥n. Las propuestas teatrales de Shakespeare fueron tan populares en su √©poca como lo es la televisi√≥n en la actualidad; El teatro de Shakespeare fue la televisi√≥n de su tiempo.

Contin√ļa en la p√°gina siguiente…



Deja un comentario