Francia (completado)



Libro de resumen y an√°lisis 11: Francia (completado)

Resumen

Gran parte de este libro trata de ciencia política y muestra el cambio que está comenzando a tener lugar en la filosofía política de Wordsworth. En particular, presenta el relato del poeta sobre su lucha por encontrar un compromiso entre el radicalismo optimista del movimiento revolucionario en Francia y la timidez, vacilación y lentitud de la reforma liberal en Inglaterra.

El Terror termin√≥ en Francia. Hay poco en la escena que aliente al idealista; sin embargo, el poeta es optimista. El gobierno y el Senado parecen ineficaces, pero la esperanza de Wordsworth est√° en el pueblo. Se burla de lo que considera los intentos in√ļtiles de los conservadores brit√°nicos para detener la ola de progreso y reforma. Llama ilusos a los que profetizan calamidades donde la causa republicana no retrocede. Pero advierte que, como liberal, se ha echado atr√°s y respaldado nociones sin fundamento simplemente porque los conservadores las han denunciado. Acusa a los estadistas brit√°nicos de utilizar la ley para sus propios fines y, por lo tanto, poner fin a la preciosa libertad que les llev√≥ siglos adquirir.

Vuelve a su propio desarrollo. Sus sentimientos siempre llevaron la convicción de la nobleza del hombre; ahora debe estudiar los intentos del hombre en la política para descubrir cómo la ley y el gobierno promueven la nobleza en la humanidad. En particular, se dedicará a los escritos de William Godwin. Habla de perspectiva, en las palabras más citadas de todo el poema:

La felicidad fue ese amanecer para estar vivo,
¬°Pero ser joven era mucho cielo!

Este sentimiento puede considerarse como el presagio de la decadencia del clasicismo y el nacimiento del período del romanticismo. La razón impregnará los asuntos de la gente. La sociedad debe amoldarse a los deseos de las personas, todas las personas

en el mundo mismo, que es el mundo
De todos nosotros, Рel lugar donde, después de todo,
Encontramos nuestra felicidad, ¬°o no!

El poeta ve el mundo como virginal y capaz de ser moldeado a su propia imagen de lo que deber√≠an ser las cosas. Cuando la gente comet√≠a errores, estaba dispuesto a darles el beneficio de la duda porque cre√≠a que el fin pronto justificar√≠a los medios. Pero su actitud cambi√≥ cuando Gran Breta√Īa entr√≥ en guerra con Francia. Sus esperanzas se hundieron a√ļn m√°s cuando Francia pas√≥ de la autodefensa a la agresi√≥n y la opresi√≥n. Todo lo que quedaba eran sus esperanzas desnudas y sus viejas creencias.

Durante alg√ļn tiempo Wordsworth hab√≠a estado estudiando las doctrinas de Godwin y tratando de poner en pr√°ctica el racionalismo predicado por √©l. Este curso, sin embargo, no satisfizo la profunda necesidad de sentimiento que tiene el poeta. Pero reafirma su anticipaci√≥n del funcionamiento de las pasiones una vez m√°s a trav√©s de la raz√≥n y la construcci√≥n humana de la ¬ęlibertad social sobre la libertad personal¬Ľ. Su expectativa es que el hombre se eleve a grandes alturas y, sin embargo, no sacrifique su naturaleza b√°sica.

Las instituciones establecidas y sus defensores aristocr√°ticos, la ley y la costumbre, cayeron en desgracia. La gente com√ļn ten√≠a los ojos abiertos. Las viejas opiniones se estaban desmoronando. Wordsworth dice que su mente estaba suelta y excitada. Se dedic√≥ a trabajar por la nueva sociedad y, para ello, trat√≥ de buscar en la sociedad y el gobierno existentes lo que ser√≠a mejor para todas las personas. Someti√≥ ¬ętodos los preceptos, juicios, m√°ximas, credos¬Ľ a un severo escrutinio. Pero la verdad lo eludi√≥. En t√©rminos muy amargos, denuncia el racionalismo utilitarista de Godwin como una herramienta para la justicia social. el dice que fue

infinitamente perplejo
Con impulso, motivo, correcto e incorrecto, el piso
De la obligación, cuál es la regla y de dónde
la sanción; incluso, requiriendo formal prueba,
Y buscando en todo lo que perdí
Todo sentimiento de convicción y, finalmente,
Enfermo, cansado de contratiempos,
Renunció a las cuestiones morales en la desesperación.

Antes de que resolviera este dilema, incluso su religi√≥n estaba amenazada. Pero el final de su malestar estaba a la vista; emerger√° de ella como un adulto con un prop√≥sito en la vida. Solo a trav√©s de esta crisis moral alcanzar√° la madurez √©tica y podr√° ense√Īar a otros sobre el bien y el mal a trav√©s del sentimiento y la poes√≠a:

Esta fue la crisis de aquella fuerte enfermedad,
Este es el √ļltimo y m√°s bajo reflujo del alma; yo ca√≠,
Juzgando nuestra bendita razón de menor uso
D√≥nde lo quer√≠as m√°s: ¬ęLos atributos se√Īoriales
De voluntad y elección, exclamé amargamente,
¬ę¬ŅQu√© son sino una burla de un Ser
A quien no le importa su examen
Del bien y del mal¬Ľ.

En lugar de tratar de distraerse con placeres simples, recurri√≥ a estudios a√ļn m√°s complicados. √Čl dice que fue su hermana Dorothy quien mantuvo viva su fe en s√≠ mismo con el constante recordatorio de que sus sentimientos b√°sicos no hab√≠an cambiado sino que solo hab√≠an aumentado. Fue ella quien finalmente lo convenci√≥ de que era un poeta por naturaleza. √Čl y Dorothy iniciaron largas caminatas por esta √©poca, y fue el regreso al medio natural lo que le devolvi√≥ ¬ęesos dulces consejos entre la cabeza y el coraz√≥n¬Ľ que contribuyen a una mirada equilibrada.

Esta nueva compostura le sirvi√≥ de buena gana y contin√ļa hasta lo que escribe (1805), cuando Napole√≥n traicion√≥ no hace mucho los fines de la Revoluci√≥n al ser coronado Emperador a manos del Papa. Coleridge est√° en el Mediterr√°neo y Wordsworth piensa en √©l como una de las naciones ¬ęca√≠das¬Ľ. Recuerda Sicilia, que recientemente sinti√≥ la ira de Napole√≥n, y lamenta que su pasado glorioso -como el de la misma Francia- no pueda incitar al pueblo al patriotismo actual. Le dice a Coleridge:

Hay
Una gran sociedad sola en la tierra:
Los nobles vivos y los nobles muertos.

Se refiere con tristeza a la enfermedad de Coleridge, que lo llevó lejos de Inglaterra a climas más cálidos. Habla de su Coleridge desaparecido y reza por su recuperación.

Nos cuenta que de ni√Īo so√Īaba con Sicilia, sin haberla visto nunca. Pensando en los mares y valles de Sicilia, su esp√≠ritu se ilumina; el pensamiento de sus grandes poetas y pensadores de la antig√ľedad lo hace feliz. En un escenario imaginario que evoca la riqueza simb√≥lica del paisaje cl√°sico, el poeta ve a Coleridge disfrazado de uno de los poetas de la antig√ľedad. Lo ve bebiendo inspiraci√≥n de la fuente de Arethuse (o de alg√ļn otro), un disc√≠pulo devoto de las Musas, no un prisionero en el exilio.



Deja un comentario