Federalistas #69-74 (Hamilton)



Resumen y Análisis Sección XI: Necesidad de un Ejecutivo Fuerte: Federalistas #69-74 (Hamilton)

Resumen

En el Cap√≠tulo 69, el presidente ser√≠a elegido por un per√≠odo de cuatro a√Īos; ser√≠a elegible para la reelecci√≥n. No tendr√≠a el mandato vitalicio de un monarca hereditario. El presidente estar√≠a sujeto a acusaci√≥n, juicio y destituci√≥n de su cargo si es declarado culpable de traici√≥n, soborno u otros delitos y faltas graves. Ser√≠a responsable en todo momento ante el pa√≠s en general.

También se suponía que el presidente sería el comandante en jefe de todas las fuerzas militares regulares de EE. UU. y las milicias estatales cuando fuera llamado para el servicio nacional. El presidente solo comandaría ocasionalmente las milicias estatales, y solo cuando lo autorice el Congreso.

Adem√°s, el presidente tendr√≠a el poder de indultar a todos los infractores, excepto a los declarados culpables en un juicio pol√≠tico. Regular√≠a las relaciones exteriores con el consejo y consentimiento del Senado, y tendr√≠a otros amplios poderes. Pero como se deb√≠a elegir un presidente cada cuatro a√Īos, no pod√≠a convertirse en un ¬ęperpetuo y hereditario pr√≠ncipe¬Ľ como el despreciado y ¬ętir√°nico¬Ľ rey Jorge III de Gran Breta√Īa.

En el Cap√≠tulo 70, hubo quienes argumentaron que un ejecutivo vigoroso era incompatible con los principios republicanos. Todos los hombres con sentido com√ļn estaban de acuerdo, dijo Hamilton, en la ¬ęnecesidad de un ejecutivo en√©rgico¬Ľ. Esta energ√≠a necesaria vendr√≠a de la unidad, la duraci√≥n, la adecuada provisi√≥n de su apoyo y las facultades competentes. La primera necesidad era la ¬ędebida dependencia del pueblo¬Ľ; la segunda, debida responsabilidad.

En cuanto a la unidad, Hamilton argument√≥ (en gran parte para s√≠ mismo) que los poderes ejecutivos deber√≠an concentrarse en un solo magistrado principal en lugar de un consejo o algo por el estilo. La historia de Roma y de las antiguas rep√ļblicas griegas lo demostr√≥, al igual que las operaciones bajo varios gobiernos estatales. Como magistrado jefe, el presidente debe ser el √ļnico responsable de sus acciones. No hab√≠a necesidad de una ¬ęjunta ejecutiva¬Ľ.

En el Cap√≠tulo 71, este es un ensayo prolijo sobre por qu√© se debe limitar el mandato del presidente y por qu√© se debe realizar peri√≥dicamente una nueva elecci√≥n presidencial: cada cuatro a√Īos, como se propone. Cuatro a√Īos ser√≠a tiempo suficiente, pero no mucho. Este per√≠odo mantendr√≠a al presidente receptivo a los cambios en la opini√≥n p√ļblica y los intereses si esperaba la reelecci√≥n.

En el Capítulo 72, el presidente debe ser elegible para la reelección. De lo contrario, el magistrado jefe puede volverse irresponsable. Sabiendo que la gente no lo haría responsable de todo lo que hiciera, podía hacer lo que quisiera, amasando una fortuna mientras pudiera.

Un hombre que hab√≠a servido cuatro a√Īos como presidente tendr√≠a m√°s conocimiento de la pol√≠tica y el funcionamiento interno del gobierno que uno que no los tuviera. Excluir a un presidente de tratar de sucederse a s√≠ mismo puede resultar en los ¬ęinconvenientes fatales de los consejos flotantes y la pol√≠tica variable¬Ľ.

En el cap√≠tulo 73, la fuerza del poder ejecutivo depend√≠a de la provisi√≥n adecuada para su apoyo, que determinar√≠a el Congreso. Era posible que el Congreso decidiera ¬ęmatar de hambre¬Ľ a un presidente impopular al reducir o abolir su salario, o ¬ętentarlo con generosidad¬Ľ para que renunciara a su juicio y discreci√≥n.

Ninguna disposici√≥n en la constituci√≥n propuesta fue m√°s ¬ęsensata¬Ľ que eso, dijo Hamilton: el presidente recibir√≠a una compensaci√≥n por sus servicios¬Ľ.la cual no podr√° ser aumentada ni disminuida durante el per√≠odo para el cual fue elegido, . . . y debe no recibir ninguna otra tarifa dentro de ese per√≠odo de los Estados Unidos o cualquiera de ellos.¬Ľ Esto har√≠a que el presidente fuera financieramente independiente y libre de moverse seg√ļn lo dictara su juicio.

El presidente debe tener la facultad de ejercer una denegación calificada de los actos de los dos cuerpos legislativos. Podría devolver todos los proyectos de ley a los que se opuso para que no se conviertan en ley a menos que sean aprobados nuevamente, esta vez por dos tercios de los votos en ambas cámaras del Congreso. Esto protegería al presidente de la restricción de sus poderes por parte de la legislatura y sería una salvaguardia contra una legislación imprudente e irreflexiva. Esto tendería a una mayor estabilidad en el gobierno. Para evitar una confrontación con la legislatura, el presidente se inclinaría a usar su veto calificado con cautela.

En el Cap√≠tulo 74, entre otros poderes necesarios, el presidente ser√≠a el comandante en jefe de todas las fuerzas militares estadounidenses regulares y las milicias estatales ¬ęcuando sea llamado al servicio real de los Estados Unidos¬Ľ. La propiedad y las razones para ello eran tan obvias, dijo Hamilton, que no hab√≠a necesidad de discutirlas.

El presidente debe tener el poder de otorgar indultos y reparaciones por ofensas contra los Estados Unidos¬Ľ,excepto en los casos de juicio pol√≠tico. ¬ęHubo pocas cr√≠ticas a esto, se√Īal√≥ Hamilton, excepto en relaci√≥n con la traici√≥n. Algunos argumentaron que una o ambas c√°maras legislativas deber√≠an ser llevadas a procedimientos que implicaran el posible indulto de cualquier persona condenada por traici√≥n. Hamilton vio algo de m√©rito en este punto de vista. , pero concluy√≥ diciendo que la potestad de otorgar indultos en casos de traici√≥n a la patria debe quedar √ļnicamente en manos del presidente, pues ¬ęen tiempos de insurrecci√≥n o rebeli√≥n¬Ľ el presidente podr√≠a actuar con mayor decisi√≥n y prudencia al otorgar amnist√≠as violentas y posiblemente colisi√≥n desastrosa.

An√°lisis

No se necesitan comentarios aqu√≠ sobre el esquema de Hamilton de cu√°les deber√≠an ser los poderes de un presidente, o la duraci√≥n de su mandato. Pero esto debe tenerse en cuenta: se supon√≠a que un presidente deb√≠a ser elegido cada cuatro a√Īos y era elegible para la reelecci√≥n. No hab√≠a restricci√≥n constitucional sobre cu√°ntas veces pod√≠a sucederse a s√≠ mismo; puede continuar indefinidamente.

Despu√©s de dos mandatos, el presidente Washington renunci√≥, sentando un precedente de dos mandatos que se sigui√≥ hasta que el presidente Franklin D. Roosevelt lo rompi√≥ en 1940 y nuevamente en 1944. Esto no volver√° a suceder. Una enmienda constitucional (XXII) ahora limita el mandato de un presidente a dos mandatos, con una excepci√≥n: si accede al cargo despu√©s de la muerte o destituci√≥n del presidente y cumple menos de dos a√Īos de ese mandato, puede ser elegido por dos t√©rminos m√°s.



Deja un comentario