Fausto, Partes 1 y 2



Análisis del personaje de Mefistófeles

El Mephisto de Goethe es muy diferente del demonio bruto de la leyenda medieval y de la historia original de Fausto. Es un exponente culto, ingenioso y c√≠nico del materialismo y el nihilismo, y predica una doctrina sofisticada de negaci√≥n filos√≥fica. La caracter√≠stica m√°s llamativa de Mephisto es el escepticismo; la incapacidad de creer nada. Ir√≥nicamente, aunque Mephisto representa el mal, tambi√©n puede ser una fuerza inconsciente del bien. Esto se indica primero por su presencia al lado de Dios en el ¬ęPr√≥logo en el Cielo¬Ľ, lo que implica que el mal es una parte aceptada y natural del sistema universal de Dios. Este punto de vista es enfatizado por la relaci√≥n de Mephisto con Fausto. A trav√©s de sus incansables esfuerzos por corromper y destruir al protagonista, Mephisto lo obliga a reaccionar con una acci√≥n positiva y, por lo tanto, es el agente de su salvaci√≥n final.

Las observaciones espec√≠ficas de Mephisto sobre la humanidad y el universo suelen ser correctas, porque es f√°cil para √©l en su papel de ¬ęextra√Īo c√≥smico¬Ľ discernir fallas reales en el sistema establecido. Sin embargo, al mismo tiempo, su visi√≥n es estrecha y su visi√≥n total es incorrecta. Como resultado, nunca comprende completamente a Fausto, hace planes inapropiados para la seducci√≥n de su v√≠ctima y finalmente es derrotado por el Amor, una fuerza que nunca reconoci√≥ ni entendi√≥.

En otro nivel, Mefisto representa los elementos negativos de la propia personalidad de Fausto. Esta es la raz√≥n por la cual el diablo y su v√≠ctima pueden permanecer tan cerca en ambas partes del poema, y ‚Äč‚Äčpor qu√©, en ciertos puntos, como La noche de Walpurgis en la primera parte, donde el lado malvado de Fausto es dominante, Mephisto puede acercarse tanto. para conquistarlo. Mephisto falla, sin embargo, porque no puede comprender o apreciar los aspectos positivos del car√°cter de Fausto (o de la naturaleza humana en general), y no atribuye ning√ļn poder de resistencia o resiliencia a Fausto en la lucha por su alma.



Deja un comentario