Fagin



An√°lisis de personajes Fagin

Fagin, el cerebro de los criminales, es tan feo en apariencia como repulsivo en disposici√≥n, pero no es una figura unidimensional. En Fagin, Dickens intent√≥ retratar a un personaje que exhibe algunas de las complejidades de la naturaleza humana normal. Cuando se enfurece, el anciano puede dar paso a una ira salvaje, pero en ocasiones ordinarias se entrega a un humor burl√≥n, a veces sarc√°stico, que le vali√≥ el apodo de ¬ęel anciano alegre¬Ľ. Este mismo hecho es en s√≠ mismo un ejemplo de humor sard√≥nico, del que Dickens es un maestro.

Por supuesto, el estatus de Fagin entre los ladrones es el resultado de sus considerables talentos. Es m√°s astuto y reflexivo que sus compa√Īeros. Si bien pueden presumir de la arrogancia de los j√≥venes o cr√≠as como el s√°dico Sikes, Fagin comprende y aprecia la delicadeza de su posici√≥n y la urgente necesidad de prudencia y vigilancia implacable cuando se lleva una vida delictiva. Demuestra su inclinaci√≥n anal√≠tica en sus conferencias a Oliver y Claypole sobre el tema de la interdependencia entre los sin ley.

Cuando no lo toma por sorpresa, Fagin puede ejercer un autocontrol extraordinario, incluso bajo estrés extremo. Por lo tanto, después de recuperarse del impacto inicial causado por el descubrimiento de los encuentros de Nancy con el enemigo, puede incitar hábilmente a Sikes a cometer un asesinato. Mientras tanto, el viejo ladrón se controla lo suficiente como para advertir a Sikes contra la violencia excesiva, siempre teniendo en cuenta los peligros del movimiento descuidado.

Quedan algunas huellas de sentimiento humano en la naturaleza ego√≠sta de Fagin. En varias ocasiones, muestra un rastro de bondad hacia Oliver. La noche en que maniobra a Oliver para la expedici√≥n a Chertsey, el anciano frena su impulso de perturbar el sue√Īo del ni√Īo perseguido. Al d√≠a siguiente, le pide a Oliver que cuide de Sikes sin dudarlo, por su propia seguridad.



Deja un comentario