Estudio de Fausto (iii)



Resumen y An√°lisis Parte 1: Estudio de Fausto (iii)

Resumen

Al día siguiente, Fausto vuelve a estar solo en su oficina. Entra Mefistófeles vestido de noble. Intenta tentar a Fausto ofreciéndole una vida de riquezas y placeres ilimitados, pero Fausto desafortunadamente rechaza la oferta, diciendo que los placeres del mundo no pueden disipar sus dudas ni satisfacer sus necesidades.

Mefistófeles se burla de Fausto por no haberse suicidado en la víspera de Pascua y lo lleva a expresar un rechazo al valor de la vida y las virtudes cristianas tradicionales. El diablo insta a Fausto a comenzar una nueva vida con su ayuda y dejar de existir como un ser humano ordinario. Si Fausto accede a convertirse en su sirviente después de la muerte (es decir,. vender su alma), Mefisto será suyo de por vida y garantizará proporcionar todo lo que Fausto quiera.

Faust acepta esta oferta con cierta vacilaci√≥n, ya que duda de la capacidad de Mephisto para cumplir con su parte del trato, pero hace un cambio significativo en la redacci√≥n del pacto. Fausto promete que si alg√ļn momento, por breve que sea, est√° tan lleno de placer para √©l que dice: ¬ę¬°T√≥mate un momento! ¬°Eres tan hermosa!¬Ľ ese ser√° el d√≠a de su muerte y servir√° al diablo para siempre.

An√°lisis

El traje de Mephisto en esta escena es un recordatorio para Fausto de las estrechas limitaciones del mundo en el que ha vivido hasta ahora. El cambio de redacci√≥n de Fausto recuerda la ley divina de que la acci√≥n es la fuerza dominante en el universo y eleva la historia de este Fausto a un nivel filos√≥fico m√°s alto que el del h√©roe de las leyendas antiguas. Los t√©rminos del nuevo pacto significan que solo cuando Fausto est√© tan saciado de placer que elija estar en un estado de reposo o inacci√≥n ser√° condenado. En otras palabras, el pecado primordial es absolverse de la responsabilidad del movimiento y la actividad. Esta idea est√° en l√≠nea con los principios nihilistas de Mephisto, por lo que el diablo acepta el pacto enmendado. En el pensamiento religioso de Goethe, el movimiento, la acci√≥n y el esfuerzo se equiparan a la virtud, mientras que el inmovilismo, la pasividad y la resignaci√≥n son pecado. Como Fausto no cree en el cielo y el infierno tradicionales, en realidad est√° ofreciendo poco en sus propios t√©rminos y est√° arriesgando su vida en lugar de vender su alma. En la mente de Fausto no hay certeza de que la vida eterna realmente exista, por lo que simplemente est√° declarando su voluntad de renunciar a una existencia con la que ya est√° insatisfecho. El deseo de Fausto no es inherentemente malo, a pesar de su pacto con el diablo. Como dijo el Se√Īor en el ¬ęPr√≥logo¬Ľ, el esfuerzo y el error son el camino incluso del justo. En este punto, el final final de Fausto a√ļn es incierto, pero su oportunidad de redimirse no se ve disminuida por su alianza con Mefisto.

El diablo no est√° seguro de su capacidad para cumplir con el pedido de Fausto, pero acepta el desaf√≠o y su pacto se firma con sangre. Faust est√° lleno de deseos de saborear todos los aspectos de la vida que ha descuidado hasta ahora. Encontr√≥ la raz√≥n y la magia incapaces de consolarlo, pero espera encontrar comprensi√≥n y conocimiento a trav√©s de la experiencia emocional y f√≠sica. Fausto y Mefist√≥feles son interrumpidos cuando un estudiante llama a la puerta. Fausto no est√° de humor para verlo y le pide a Mephisto que tome su lugar. El diablo viste la t√ļnica acad√©mica de Fausto.

El joven estudiante de primer a√Īo acaba de llegar a la ciudad y quiere el consejo del gran erudito Fausto sobre sus estudios, pero Mephisto lo confunde con un ataque amargo y sat√≠rico a la pedanter√≠a y el aprendizaje acad√©mico. El an√°lisis del diablo de las disciplinas acad√©micas tradicionales parodia el de Fausto en la primera escena. Antes de que el estudiante se vaya, Mephistopheles escribe sarc√°sticamente en su √°lbum, Erite sicut Deus, scientes bonum et malum (¬ęSer√©is como Dios, sabiendo el bien y el mal¬Ľ), el consejo de la serpiente a Eva en el Jard√≠n del Ed√©n.

El diablo, tal como lo retrata Goethe, juega un papel necesario en la realización del propósito divino. A pesar de su creencia cínica en la inutilidad del aprendizaje y la rudeza de la humanidad, Mephisto a menudo dice la verdad. Su consejo para el estudiante es importante para comprender la actitud de Dios hacia los errores morales de Fausto: uno conoce el bien en parte al conocer el mal, y uno no puede conocer a Dios sin ese conocimiento. Además, el verdadero conocimiento se obtiene sólo a través de la experiencia.

Después de que el estudiante se va, Fausto vuelve a entrar en la habitación. Mephistopheles felizmente lo felicita por su nueva vida y se embarcan en sus aventuras.



Deja un comentario