Esteban Kumalo



An√°lisis de personajes de Stephen Kumalo

Stephen Kumalo cambia dr√°sticamente a lo largo de la novela. Obtiene una gran conciencia de muchas facetas de la vida cuando viaja a Johannesburgo. Antes de este viaje, era un sacerdote rural que era un buen hombre pero que no ten√≠a conocimiento del resto del mundo. Respetaba las costumbres tribales, pero no entend√≠a por qu√© la tribu se estaba desmoronando y por qu√© los j√≥venes se iban a las ciudades. A lo largo de la novela, de principio a fin, es humilde, piadoso y sensible. En todo momento es muy sensible a cualquier da√Īo que pueda causar a los dem√°s y est√° pendiente de los sentimientos de las personas. Incluso en las primeras p√°ginas de la novela, sabe que lastima a su esposa.

Es esencialmente una persona humilde, pero varias veces durante la novela sus sentimientos de ira lo abruman e intencionalmente trata de lastimar a otra persona. Después de cada arrebato, se arrepiente profundamente de su ira y se enmenda de alguna manera.

Kumalo es el héroe sufrido; es decir, antes de que pueda llegar a una plena conciencia de la vida, debe pasar por un intenso sufrimiento. Solo al final de la novela llega a comprender el significado de este sufrimiento: que a través del sufrimiento, una persona se vuelve más consciente de todos los aspectos de la vida y puede empatizar mejor con los demás.

Su nombre, Esteban, se refiere al santo cristiano que primero sufrió el martirio a través del sufrimiento. El sufrimiento de Stephen se ve parcialmente en el hecho de que quiere restaurar la familia y el sistema tribal. Pero a lo largo de la novela, se da cuenta de que el sistema tribal nunca podrá restaurarse y fracasa en sus intentos de restaurar a su propia familia. A través de estos fracasos y el sufrimiento causado por ellos, madura hasta convertirse en un hombre que aprecia más las pruebas por las que otros deben pasar.

Si Kumalo fue un fracaso en su intento de restaurar (reconstruir) su propia familia, no se da por vencido. En cambio, se vuelve hacia la esperanza de los m√°s j√≥venes, a saber, la esposa de su hijo y el hijo de ella y el hijo peque√Īo de Gertrude. Adem√°s, al regresar de la ciudad, ya no conf√≠a en la palabra del cacique, pero sabe que si quiere lograr las cosas, debe encontrar otro m√©todo que no sea confiar en las tradiciones m√°s antiguas relacionadas con el cacique. Luego comienza a trabajar por una √Āfrica mejor y dedica sus energ√≠as a un problema mayor que la restauraci√≥n de su propia familia personal.



Deja un comentario