Esquinas XXIV-XXV



Resumen y An√°lisis Cantos XXIV-XXV

Resumen

La ira de Virgilio, aunque no dirigida a él, dejó a Dante tan abatido y preocupado como un pastor sin pasto para sus ovejas. Dante depende de su maestro no solo para la ayuda física sino también para la guía espiritual y el apoyo moral, y ahora le parece a Dante que eso le ha sido arrebatado. Pero una mirada de Virgil pronto calma su espíritu porque Virgil ahora es la misma persona serena que era en su primera cita.

La subida al siguiente puente presenta problemas. Virgil no tiene peso, pero tiene que darle a Dante instrucciones muy cuidadosas para probar cada piedra antes de poner su peso sobre ella.

Ambos suben a la cima del sexto abismo, pero Dante est√° sin aliento. Caminan hasta el final del puente, donde se encuentra en la pared entre el s√©ptimo y el octavo abismo, y observan la masa de extra√Īas serpientes debajo de ellos.

Despu√©s de que los poetas llegan al final del puente, pueden ver las masas de serpientes y pecadores en el s√©ptimo abismo donde residen los Ladrones. Los pecadores est√°n desnudos, y sus manos est√°n atadas detr√°s de ellos con una serpiente cuya cabeza y cola est√°n ensartadas a trav√©s del cuerpo del esp√≠ritu en los lomos y atadas en verticilos y nudos al frente. Otra serpiente hunde sus colmillos en el cuello de una sombra, que inmediatamente se incendia, se convierte en cenizas y cae al suelo, solo para recuperar su forma y su tormento una vez m√°s. Esta sombra parece tan confundida por lo sucedido como alguien que ha sido v√≠ctima de alg√ļn tipo de convulsi√≥n.

Dante le pregunta a la sombra quién es y él responde que ha llegado recientemente de la Toscana, donde ha vivido la vida de una bestia. Es Vanni Fucci de Pistoia. Dante pregunta cuál fue su crimen, pues ya lo había visto una vez y lo consideraba un hombre violento. El espíritu, avergonzado, confiesa que a Dante le duele más verlo aquí en este terrible lugar que estar condenado a este abismo de ladrones. En un lenguaje oscuro, profetiza que el partido de Dante sufrirá mucho.

El Canto XXV abre con el mismo pecador, Fucci, haciendo ¬ęhigos¬Ľ con sus manos y blasfemando a Dios. Un centauro, Cacus, corre hacia el grupo y pregunta por la ubicaci√≥n del blasfemo. Virgilio le explica a Dante que Kermit no vive con sus compa√Īeros a orillas del Phlegethon porque le rob√≥ el ganado a H√©rcules. H√©rcules veng√≥ el robo golpeando a Caco hasta matarlo, y continu√≥ golpeando mucho despu√©s de que Caco muriera. De repente, hordas de serpientes pululan sobre Fucci y un drag√≥n se posa sobre sus hombros.

El Centauro se va y aparecen tres pecadores, aparentemente preocupados, preguntando si un pecador llamado Cianfa se ha quedado atr√°s. En ese momento, un lagarto de seis patas se adhiere a uno de los tres pecadores, Agnello, y atraviesa el cuerpo del pecador, fusion√°ndolo con el pecador como cera caliente. Las dos bestias se vuelven una y los otros dos pecadores se burlan de Agnello.

Un peque√Īo monstruo negro corre hacia uno de los dos pecadores restantes y lo muerde cerca del ombligo. Comienza una transformaci√≥n mutua. El monstruo toma la forma humana del pecador, y el pecador toma la forma del monstruo.

An√°lisis

De acuerdo con el tema de la retribuci√≥n de Dante, donde el castigo corresponde al pecado, los Ladrones en el s√©ptimo abismo constantemente se roban las formas unos a otros y est√°n condenados a pasar la eternidad con las manos atadas. As√≠ como robaron la sustancia de otros en vida, les robaron su √ļnica sustancia (sus formas corporales) a lo largo de su condenaci√≥n eterna en la muerte.

Dante se asusta cuando Virgilio muestra signos de confusi√≥n y debilidad. Dante conf√≠a en Virgilio, que simboliza la raz√≥n y la sabidur√≠a humana, para que lo libere del infierno, y cuando su gu√≠a muestra signos de fracaso, se enfada y se asusta. Virgil ha sido enga√Īado por Malacoda y, como resultado, est√° descarrilado. La confusi√≥n de Virgilio ilustra la falibilidad de la sabidur√≠a humana. Dante usa esta falibilidad para ilustrar su idea de que solo las cosas divinas pueden alcanzar la perfecci√≥n, y aunque Virgilio es un gran gu√≠a, nunca puede alcanzar la perfecci√≥n. Dante muestra su lado demasiado humano en la apertura del Canto XXIV, donde apenas logra salir del abismo de los Hip√≥critas. No pertenece al infierno y est√° f√≠sicamente cansado de este viaje; por suerte, casi ha terminado.

Dante nuevamente usa la profec√≠a como una artima√Īa para promover la narrativa pol√≠tica de su poema. La acci√≥n principal en el s√©ptimo abismo comienza con Vanni Fucci, quien era un G√ľelfo Negro en Piceno y fue acusado de robar en la sacrist√≠a. Su presencia en este pozo no es tan significativa como su maliciosa profec√≠a contra Dante, que era un G√ľelfo Blanco. Su profec√≠a es que habr√° una batalla en Pistoia y que la batalla resultar√° en da√Īo a los blancos. De hecho, esto sucedi√≥ en 1302, mucho antes de que Dante escribiera esta parte del libro. Infierno. Sin embargo, no importa la sombr√≠a profec√≠a: Fucci paga por su malicia y blasfemia a su debido tiempo en el Canto XXV.

La acción principal del Canto XXV, además de las serpientes que rodean a Fucci y lo oscurecen, es la acción que rodea a los Cinco Ladrones de Florencia. Poco se sabe específicamente sobre ellos, aparte del hecho de que son ladrones, pero Dante aparentemente conocía su reputación. Estos ladrones están condenados a pasar la eternidad robándose las formas unos a otros.

La transformación de espíritus y serpientes se describe en detalle con una claridad aterradora. Mirando con fascinación horrorizada, Dante parece estar reviviendo una pesadilla malvada, y las palabras le fallan al final, un dispositivo literario efectivo que usará una y otra vez.

Glosario

chelidrids, jaculi, phareans, cenriades, amphisbands varias criaturas reptilianas que torturan a los pecadores en el séptimo pozo.

Etiop√≠a antiguo reino (posiblemente fechado en el siglo X a. C.) en el noreste de √Āfrica en el Mar Rojo, que corresponde al actual Sud√°n y al norte de Etiop√≠a (el pa√≠s).

Mar Rojo mar entre el noreste de √Āfrica y el oeste de Arabia; conectado con el Mar Mediterr√°neo por el Canal de Suez y con el Oc√©ano √ćndico por el Golfo de Ad√©n.

Negro G√ľelfo Negro.

Blanco G√ľelfo Blanco.

hacer higos un gesto obsceno, todavía usado en Italia hoy.

maremma pantanos bajos, insalubres pero fértiles cerca del mar, especialmente en Italia.

Gaville refiriéndose a Francesco dei Cavalcanti, que fue asesinado por la gente de Gaville; muchos habitantes fueron asesinados por sus familiares para vengar su muerte.



Deja un comentario