Esquina XXIII



Resumen y An√°lisis Canto XXIII

Resumen

Los poetas caminan solos por un rato, y Dante reflexiona sobre la fábula del ratón y la rana de Esopo. Luego llegan al siguiente abismo que está lleno de espíritus caminando muy lentamente, como si llevaran una pesada carga.

Estas sombras son los hipócritas. Llevan capas y capuchas deslumbrantes con su brillo, pero forradas de plomo. Dante y Virgil giran a la izquierda pero caminan más rápido que los hipócritas sobrecargados, por lo que Dante le pide a Virgil que reduzca la velocidad y encuentre un espíritu que pueda encontrar.

Un esp√≠ritu llama a Dante, reconociendo su habla toscana, y le pide que espere. Dos esp√≠ritus se acercan sin hablar. Finalmente, se se√Īala que Dante debe estar vivo porque su garganta se mueve. Hablando con Dante, le preguntan por qu√© vino a este valle de hip√≥critas y qui√©n es.

Dante les dice que es florentino y está vivo; a su vez pregunta quiénes son los que lloran tan amargamente y cuál es su castigo. Responden que eran de la orden de los Frailes Joviales y que habían sido designados para gobernar conjuntamente Florencia a fin de mantener la paz.

Dante comienza a hablar airadamente a los frailes de su maldad, cuando ve una figura en el suelo sostenida por tres estacas. Fray Catal√°n explica que se trata de Caif√°s, el sumo sacerdote que dijo al concilio de los fariseos que era mejor que Jes√ļs muriera a que pereciera toda la naci√≥n. Por lo tanto, se para donde todo el que pasa debe pisarlo, y su suegro (Anas) y el Consejo son castigados de la misma manera. Virgilio mira a Caif√°s durante alg√ļn tiempo.

Finalmente, se da la vuelta y le pregunta al fraile si hay un puente sobre el abismo. El fraile responde que todos fueron destruidos al mismo tiempo, pero los viajeros pueden salir de las ruinas del siguiente sin mucha dificultad.

An√°lisis

Este canto trata de los hip√≥critas, representados por Caif√°s. Como castigo, los obligan a usar abrigos que son hermosos por fuera pero forrados por dentro con un pesado plomo, oblig√°ndolos a agacharse y luchar para moverse. Este castigo se ajusta al pecado, porque brillan por fuera, pero son tan pesados ‚Äč‚Äčque no hay posibilidad de progreso espiritual.

Dante utiliza la fábula del ratón y la rana (entonces atribuida a Esopo) como alegoría para describir la escena del Cantos XXII entre los demonios y el pecador fugitivo. La fábula dice que un ratón quería cruzar un lago y le pidió ayuda a una rana. La rana, queriendo ahogar al ratón, le sugirió que lo llevara a la espalda. El ratón estuvo de acuerdo, pero tenía miedo de caerse, por lo que la rana sugirió que el ratón se atara a la rana. Cuando llegan a la mitad del estanque, la rana decide zambullirse y llevar al ratón consigo. Sin embargo, un halcón, al ver que el ratón lucha, lo atrapa, llevándose consigo a la rana. En la comparación de Dante, el pecador representa al ratón y los demonios que caen en el campo representan a la rana. Hay varios desacuerdos sobre qué criatura representa qué.

Virgilio, el gu√≠a siempre diligente, vuelve a su naturaleza tierna cuando un posible da√Īo puede ocurrirle a Dante. Cr√≠a a Dante como a un hijo y lo lleva a salvo hasta el fondo del sexto pozo. Dante se siente aliviado por esta acci√≥n, que nuevamente confirma la aptitud de Virgilio como gu√≠a.

Los dos temas de religi√≥n y pol√≠tica de Dante chocan de nuevo en el sexto pozo. Los Frailes Joviales fueron una orden fundada para mantener la paz y hacer cumplir el orden. De los dos frailes que Dante encuentra aqu√≠, uno era g√ľelfo y el otro gibelino. Ambos frailes fueron designados conjuntamente para ayudar a traer la paz a Florencia. Sin embargo, su reinado result√≥ en mucho derramamiento de sangre y violencia, y pronto fueron destituidos de sus cargos.

Debido a que el abismo de los hip√≥critas est√° lleno en su mayor√≠a de pecadores en quienes la religi√≥n jug√≥ un papel importante en su condenaci√≥n, es apropiado que Caif√°s, el Sumo Sacerdote de los jud√≠os, sea el principal pecador en el pozo, habiendo sido crucificado en el suelo. sufrir ser pisoteado por toda la eternidad. Caif√°s aconsej√≥ a Poncio Pilato que condenara a Jes√ļs a muerte en la cruz por el supuesto beneficio de la ciudad. Virgil se maravilla de su apariencia porque no estaba all√≠ cuando Virgil hizo su primer viaje a las profundidades del infierno.

En el círculo de los hipócritas, Dante vuelve a ser reconocido vivo, esta vez porque su garganta se mueve al hablar. Los mantos de los hipócritas, que deslumbran los ojos, son en realidad instrumentos de tortura. Además, las pesadas ropas que visten obligan a los pecadores a adoptar una actitud decorosa y sumisa que está totalmente de acuerdo con su hábito mundano de ocultar una naturaleza viciosa bajo una apariencia virtuosa y santa.

Dante colocó a los Hipócritas muy abajo en los círculos del Infierno. Su presencia es una reafirmación de la definición de pecado de Dante como una perversión del intelecto. Pocos pecados pueden igualar el ocultamiento deliberado del verdadero carácter y los sentimientos de una persona bajo un falso disfraz de piedad, tolerancia u honestidad.

Glosario

Esopo autor griego real o legendario de fábulas; supuestamente vivió en el siglo VI a.C.

portadas de frederico Federico II ejecutó a las personas colocándolas en un caparazón de plomo que luego se derritió a su alrededor.

Frailes joviales el apodo de los monjes de la Gloriosa Virgen María de Bolonia.

bolo√Īesa de Bolonia, su gente o su dialecto.

fariseos un miembro de un antiguo partido o hermandad jud√≠a que observaba cuidadosamente la ley escrita pero tambi√©n aceptaba la ley oral (o tradicional); defendi√≥ la democratizaci√≥n de las pr√°cticas religiosas; en su mayor√≠a odiaban a Jes√ļs por cuestionar su autoridad.



Deja un comentario