Esquina IV



Resumen y An√°lisis Canto IV

Resumen

Dante se despierta con un trueno. Ha estado en un sue√Īo profundo durante alg√ļn tiempo, por lo que sus ojos est√°n descansados. Se encuentra al otro lado del Acheron y al borde de un profundo abismo desde el que escucha el ¬ętrueno del grito eterno del infierno¬Ľ. Virgil le pide a Dante que lo siga, pero Dante desconf√≠a porque Virgil est√° mortalmente p√°lido. Virgilio explica que su palidez se debe a la piedad, no al miedo.

Los poetas entran en el primer c√≠rculo del Infierno ‚Äď Limbo ‚Äď el lugar donde residen los paganos virtuosos. Virgilio explica que estas sombras (almas) solo est√°n aqu√≠ porque nacieron sin el beneficio del cristianismo, ya sea porque nacieron antes de Cristo o porque el alma era un ni√Īo no bautizado. Dante pregunta si alguna vez se han redimido almas del limbo, y Virgilio le dice que el ¬ęPoderoso¬Ľ vino una vez y se llev√≥ varias almas al cielo.

Los dos poetas caminan durante esta conversación y pasan por el bosque del Limbo. Dante ve un fuego por delante y se da cuenta de que las figuras de honor descansan cerca de él. Le pregunta a Virgil por qué estas almas son honradas por la separación de otros espíritus, y Virgil responde que su fama en la Tierra les ha valido este lugar.

Una voz saluda el regreso de Virgilio y las sombras de Homero, Horacio, Ovidio y Lucano se acercan a los dos poetas. Virgil le dice a Dante sus nombres y luego se da la vuelta para hablarles. Despu√©s de un rato, el grupo saluda a Dante, diciendo que lo consideran uno de los suyos. Todo el grupo avanza, hablando de asuntos que Dante no revela, y llegan a un castillo de siete paredes rodeado por un peque√Īo arroyo.

Luego, Dante y Virgilio cruzan el arroyo, atraviesan las siete puertas y llegan a un prado verde. Dante reconoce las figuras de autoridad que viven all√≠, y como los poetas est√°n en una peque√Īa colina, Dante da los nombres de los gobernantes, fil√≥sofos y otros que est√°n all√≠ y lamenta no tener tiempo para nombrarlos a todos. Destacan entre los fil√≥sofos S√≥crates, Plat√≥n, Cicer√≥n, S√©neca y ¬ęel maestro de los que saben¬Ľ (Arist√≥teles). Dante y Virgilio abandonan este lugar apacible y llegan a un lugar donde no hay luz.

An√°lisis

Entre el Infierno mismo, el lugar del castigo, y el vest√≠bulo, Dante sit√ļa el c√≠rculo del Limbo, dedicado a aquellos que no han tenido la oportunidad de elegir entre el bien y el mal en funci√≥n de la fe en Cristo. Este c√≠rculo est√° ocupado por los paganos virtuosos, los que vivieron antes del nacimiento de Cristo, y por los no bautizados.

Muchas de las sombras de Limbo no son realmente pecadores, sino personas que nacieron antes del cristianismo. Estos paganos virtuosos viven para siempre en un lugar de su creaci√≥n. Las sombras que destaca Dante, como Arist√≥teles, S√≥crates y Plat√≥n, habitadas por la sabidur√≠a y el pensamiento, no por la religi√≥n, o al menos no por la religi√≥n de Dante. Por lo tanto, el Infierno en el que residen les permite residir en la sabidur√≠a humana, pero sin la luz de Dios. La mayor parte del primer c√≠rculo est√° en la oscuridad, aunque Dante permite que la raz√≥n cree una peque√Īa luz propia. S√≥crates, por ejemplo, escribi√≥ que imaginaba el m√°s all√° como un lugar para tener conversaciones con grandes personas que vinieron antes o que vivieron en el presente. As√≠ S√≥crates gan√≥ su eternidad ideal.

Entonces S√≥crates est√° en el Limbo, discutiendo filosof√≠a y √©tica con las otras grandes almas all√≠. En otras palabras, S√≥crates logr√≥ el tipo de vida despu√©s de la muerte que √©l, como hombre sabio, imagin√≥ como la perfecta. Tu vida despu√©s de la muerte no es un castigo; es el fracaso de la imaginaci√≥n para visualizar la venida de Cristo y la fe en la venida del Mes√≠as. Momentos despu√©s de que Virgilio llega al limbo, registra que alguien ¬ęen el poder coronado¬Ľ apareci√≥ en el infierno y sac√≥ las sombras de todos los antiguos patriarcas del Antiguo Testamento, que ten√≠an fe en que el Mes√≠as vendr√≠a alg√ļn d√≠a.

Alegóricamente, el hecho de que estos paganos vivieran una vida altamente virtuosa, ética o moral y todavía estén en el Limbo implica que ninguna cantidad de esfuerzo humanístico y ninguna cantidad de virtud, conocimiento, ética o moralidad puede salvar o redimir a una persona que no tenía fe en Cristo. Asimismo, si un individuo tiene fe en Cristo, debe ser bautizado abiertamente y en estado de gracia para evitar el Limbo. Para Dante, de nada valen las buenas obras, la virtud o la moral si no se ha reconocido a Cristo como redentor.

El tema religioso es particularmente evidente en la pregunta de Dante sobre si alguien ha sido rescatado alguna vez del Limbo. Virgilio le dice a Dante que un ¬ęPoderoso¬Ľ vino cuando era nuevo en el c√≠rculo y tom√≥ algunas figuras del Antiguo Testamento: ¬ęnuestro primer padre¬Ľ (Ad√°n), Abel, No√©, Mois√©s, Abraham, David, el Rey, Israel y sus hijos. , Raquel, y muchos m√°s. Virgilio vuelve a referirse a la Tortura del Infierno, el descenso de Cristo a los Infiernos el d√≠a de su muerte para rescatar a estas figuras. M√°s all√° de esta instancia, no hay elecci√≥n o escape del limbo.

Tambi√©n hay momentos de extrema timidez en Infierno, momentos en los que Dante el Poeta se entromete en su narraci√≥n. Dante se siente euf√≥rico al encontrarse con sus antepasados ‚Äč‚Äčen el pensamiento y la poes√≠a: Homero, Horacio y Ovidio. Claramente, Dante se ve a s√≠ mismo como uno de ellos, y lo invitan a su c√≠rculo. Esto muestra una gran autoconciencia por parte de Dante; se encuentra entre los grandes poetas cl√°sicos, lo que sugiere que √©l tambi√©n lo es.

El lenguaje en esta sección es notable porque Dante eleva estas almas y parece tener el mayor respeto por ellas; palabras como honor, majestuoso, profesory brillante no aparecen regularmente en el resto del texto de Infierno. Dante claramente cree que las buenas obras, la moralidad y la virtud cuentan para algo, pero no lo suficiente para permitir que un alma entre al cielo.

Glosario

Poderoso Cristo.

nuestro primer padre Ad√°n.



Deja un comentario