Esperanza Rising Capítulo 1: : Resumen y análisis de Las Uvas

: Resumen:

Esperanza Rising comienza con Esperanza Ortega, de seis años, caminando con su padre, a quien ella llama «papá». Los Ortega son ricos terratenientes de Aguascalientes, México. Cultivan diferentes tipos de frutas en su gran finca, el Rancho de las Rosas. Mientras Esperanza y Papá caminan por sus viñedos, en los que las uvas no están del todo maduras, Papá le explica a su hija que la tierra está viva. Esperanza y papá se acuestan con las orejas en el suelo para escuchar la tierra. Esperanza imagina que oye latir tres corazones: el de ella, el de papá y el corazón del valle.

Seis años después, a Esperanza le faltan tres semanas para cumplir los trece. Está emocionada de celebrar el día, que anticipa estará tan lleno de regalos y alegría como sus cumpleaños anteriores. Es tiempo de cosecha en el rancho y el padre de Esperanza le permite cortar las primeras uvas antes de que el enjambre de trabajadores del campo y sirvientes comiencen a recolectar. Las tres semanas pasan rápido y Esperanza sigue soñando despierta con su cumpleaños y todas las cosas divertidas que hará con su mejor amiga, Marisol Rodríguez. Espera dos años para la celebración de su 15 cumpleaños (conocida como Quinceañera) que es cuando Esperanza tendrá la edad suficiente para casarse.

El día antes de su cumpleaños, Esperanza accidentalmente se pincha el dedo con una espina de rosa, un signo de mala suerte. Esperanza y su madre intentan restar importancia al presagio mientras envuelven su herida, pero esa noche, papá llega tarde a casa. Para distraerse de sus preocupaciones, Esperanza pasa tiempo con su amado Abuelita (abuela). Abuelita sugiere que hagan crochet juntos, pero Esperanza encuentra la práctica tediosa. En cambio, ocupa su mente pensando en Miguel, el hijo adolescente de Alfonso, la mano derecha de papá y jefe de los trabajadores del campo, y Hortensia, el ama de llaves de la familia.

Esperanza recuerda una época en la que era más joven y declaró que se casaría con Miguel. Ahora que es mayor, entiende que debería casarse con una ‘buena familia’ y que una relación con un miembro del personal sería inapropiada. Esperanza reflexiona sobre el hecho de que la diferencia en su estatus social ha provocado una ruptura en la relación entre ella y Miguel, a pesar de que desea que todavía estuvieran cerca. Cuando está oscuro afuera, los hermanastros mayores de papá, Tío Luis, el presidente del banco, y Tío Marco, el alcalde de Aguascalientes, llegan a la finca. Aunque son familia, ni a Esperanza ni a mamá les gustan los hermanastros de papá. Cuando Esperanza ve la hebilla del cinturón de plata única de su papá en la mano de su tío, se da cuenta de que ha sucedido algo terrible. Nadie sabe dónde está papá, pero es probable que lo hayan atacado unos bandidos.

Algún tiempo después, después de que se han encendido velas y se han hecho oraciones, Alfonso y Miguel regresan con la triste noticia de que papá ha muerto. Mamá se desmaya y Esperanza se llena de desesperación.

Análisis:

Esperanza Rising está escrito en el punto de vista de la tercera persona; la joven Esperanza Ortega es la protagonista defectuosa. En este capítulo, el lector tiene una idea de la vida de Esperanza hasta el momento. Tiene todos los lujos que podría desear y, por lo tanto, su perspectiva está llena de asombro y esperanza. Sus padres han proporcionado bien a Esperanza y su mundo gira en torno a ellos y la granja de la familia. Papá es fuerte, un protector, y generoso con los regalos de cumpleaños. Esperanza ve a su mamá hermosa y cree que puede curar todas las heridas. Su Abuelita, mientras tanto, posee una sabiduría reconfortante. Debido a su sólida estructura familiar, Esperanza nunca ha experimentado dificultades. Sin embargo, la prematura muerte de su padre destroza su inocencia.

Muñoz Ryan contrasta las esperanzas e inocentes reflexiones de Esperanza con ciertos eventos siniestros que presagian las luchas por venir. Mientras Esperanza recoge rosas para la celebración de su cumpleaños, se pincha el dedo con una espina. Sabe que es señal de mala suerte y busca la ayuda de Mamá y Abuelita. Aunque intentan consolarla, Esperanza no puede evitar la sensación de que ha sucedido algo malo. Poco después, se entera del asesinato de su padre.

La ingenuidad de Esperanza es el resultado de su educación protegida. Por ejemplo, Esperanza se alegra mucho al comenzar la cosecha, pero no dedica mucho tiempo a pensar en el arduo trabajo de los trabajadores del campo. En cambio, Esperanza está preocupada con pensamientos sobre su próximo cumpleaños. En este capítulo inicial, Abuelita sirve como contraste para su joven nieta. Abuelita le cuenta a Esperanza sobre las dificultades de su propia vida, un concepto que Esperanza solo puede captar en abstracto, ya que nunca ha experimentado una lucha real. Esta escena es crucial para establecer el carácter de Esperanza antes de la muerte de su padre. La transición de Esperanza a una adolescente fuerte y madura forma la columna vertebral emocional de la novela.

Está claro que el estatus social de Esperanza ha tenido un gran efecto en su perspectiva. Por ejemplo, solo menciona a los trabajadores de campo de pasada. Sin embargo, la relación entre Miguel y Esperanza es significativamente más complicada. Miguel proviene de una clase social baja, pero su padre es uno de los amigos más leales de papá. Esperanza admite que antes de entender las diferencias en sus orígenes, declaró su amor por Miguel. Sin embargo, como Esperanza se ha dado cuenta de su superioridad social, comprende que nunca podrá casarse con Miguel. Además, Esperanza le ha revelado inadvertidamente a Miguel que cree que es mejor que él, provocando una ruptura aparentemente irreparable en su amistad.

Muñoz Ryan también establece el hecho de que el padre de Esperanza tiene una relación especial con la tierra. Papá es dueño de la tierra que forma el Rancho de las Rosas, pero también la respeta y la aprecia. Intenta transmitir esta comprensión de la naturaleza a Esperanza. Esperanza escucha los latidos del corazón de la tierra, palpitando junto con el de su padre y el suyo, personificando así su tierra e ilustrando la conexión de la familia con la naturaleza.

Deja un comentario