Escenas 5-7



Resumen y An√°lisis Acto III: Escenas 5-7

Resumen

Orgon llega en el momento oportuno y Damis intenta revelar que Tartufo est√° tratando de seducir a Elmire y, por lo tanto, est√° lleno de traici√≥n. √Čl explica que Elmire no revelar√≠a la ofensa por su amabilidad, y Elmire responde que no ve la necesidad de arruinar la paz mental de su esposo cuando su propio sentido del honor no lo exige. Entonces ella se va.

Orgón se vuelve maravillado hacia Tartufo, quien exclama en el lenguaje más religioso que es malvado, depravado y merecedor de ser echado de su casa. No se defendería de ninguna acusación que Orgon o Damis quisieran presentar contra él.

Inmediatamente, Orgon se vuelve contra Damis y lo rega√Īa por tratar de impugnar el nombre de un buen hombre. Tartufo sugiere que Orgon deber√≠a creer la historia de Damis porque, aunque el mundo lo considera un buen hombre, √©l siente que es el hombre m√°s in√ļtil y pecador del mundo. Se arrodilla y le dice a Orgon que acumule todos los abusos del mundo sobre √©l.

En cambio, Orgon se vuelve contra su hijo, llamándolo villano e ingrato. Tartufo, de rodillas, le ruega a Orgon que sea amable con Damis y no lo lastime. Cuanto más suplica Tartufo a Damis por tolerancia, más se vuelve Orgon contra su hijo. Damis se niega a pedirle perdón a Tartufo y Orgon inmediatamente lo repudió y lo expulsó de la casa.

A solas con Orgon, Tartuffe se ofrece a salir de la casa, pero Orgon no quiere saber nada al respecto. En cambio, está decidido a hacer que su familia se ponga celosa y los moleste al hacer de Tartuffe su heredero y yerno. Mientras se disponían a preparar los documentos adecuados, Orgon reafirma su creencia de que Tartuffe vale más que su esposa, hijos o parientes.

An√°lisis

Cuando Damis trata de revelar que Tartufo trat√≥ de convertir a Orgon en un cornudo, Elmire ni afirma ni niega la acusaci√≥n, sino que simplemente presenta la proposici√≥n de que una esposa no siempre debe correr hacia su esposo con chismes (particularmente cuando su esposo lo har√≠a). probablemente no le crea). . Aqu√≠, al final del tercer acto, Orgon se revela en su absoluto absurdo. Este es el punto de inflexi√≥n del drama y los dos √ļltimos actos estar√°n dedicados a obligarlo a ver sus propios errores.

El absurdo de Org√≥n es casi incre√≠ble y muestra c√≥mo est√° completamente enga√Īado por la hipocres√≠a de Tartufo. El lector, para apreciar completamente esta escena, debe entender que durante la acusaci√≥n, es tradicional que Tartufo asuma una actitud m√°s piadosa, y en algunas producciones estar√≠a leyendo piadosamente su libro de oraciones a lo largo de la acusaci√≥n.

Al pedirle a Orgon que crea todas las cosas terribles sobre él, está adoptando una actitud religiosa básica en la que la persona santa exagera sus propios pecados. Aquí, la ironía ocurre porque Tartufo es culpable de todos los crímenes que confiesa, pero Orgon se niega a creerle e inmediatamente se vuelve contra su hijo Damis.

En una época en la que se exaltaba el comportamiento racional, este comportamiento irracional de Orgon es el colmo de la locura. Como dijo antes Cléante, incluso el hombre religioso debe mostrar a veces buen sentido y tener un lado práctico en su naturaleza. Orgon, en su entusiasmo por su nueva religión, ni siquiera escuchará a su propio hijo; lo repudiaba enojado, un acto que podría sugerir que un santo negaría a su familia debido a los valores espirituales. Sin embargo, expulsar al hijo de la casa y maldecirlo difícilmente puede llamarse el acto de un hombre religioso o de un hombre cuerdo. Finalmente, como Orgon planea ceder todas sus propiedades, en parte para enojar a su propia familia, vemos ilustrado para nosotros el alcance de su fanatismo religioso; en otras palabras, un absurdo que difícilmente se puede creer.



Deja un comentario