Escenas 4-8



Resumen y An√°lisis Acto IV: Escenas 4-8

Resumen

A solas con su esposo, Elmire le indica a Orgon que se esconda debajo de una mesa y no se sorprenda por ning√ļn comportamiento extra√Īo de su parte. Ella le informa que solo estar√° feliz de renunciar a todo el acto cuando √©l est√© completamente convencido de que Tartuffe es un hip√≥crita que est√° decidido a seducirla. Tambi√©n le recuerda a Org√≥n que la salve en caso de que Tartufo avance demasiado r√°pido.

Cuando llega Tartufo, Elmire le obliga a cerrar la puerta para que Damis no los atrape como antes. Luego confiesa lo feliz que está de verlo. Tartuffe está confundido por su cambio hasta que Elmire explica que las mujeres son naturalmente reacias a confesar su amor y que su objeción a casarse con Mariane se debió a los celos. Tartufo dice que no estará completamente convencido hasta que tenga pruebas más concretas y avance hacia Elmire. Ella lo detiene pidiendo tiempo para recuperar el aliento. Para frenar sus avances, ella pregunta si su amor no puede ser ofensivo para el Cielo, al que Tartufo profesa tanta reverencia. Tartufo le asegura que su pureza de intención será aceptada a los ojos del Cielo y que no hay pecado cuando ese pecado se comete en secreto. Sólo el escándalo de que se conozca el pecado puede convertir el acto en pecado.

Elmire dice en voz alta que tendr√° que ceder a sus deseos, y si ceder es un pecado para ella, entonces la persona que la hizo pecar debe rendir cuentas. Ella lo retrasa, pidi√©ndole que abra la puerta y mire afuera para ver si hay alguien cerca, especialmente su esposo. Tartufo dice con desd√©n que Orgon es tan est√ļpido que incluso si los viera, dudar√≠a de su visi√≥n. Sin embargo, Elmire insiste en que salga y mire.

Después de que se ha ido, Orgon emerge de su escondite, completamente sorprendido. Elmire le dice que vuelva a esconderse hasta que esté completamente satisfecho, pero Orgon ahora está convencido de la hipocresía de Tartuffe. Cuando Tartufo regresa, Orgon se esconde detrás de Elmire e inmediatamente se acerca a Tartufo y le ordena que salga de la casa. Tartufo luego le recuerda a Orgón que la casa ahora le pertenece y que Orgón, no Tartufo, es quien debe irse.

Cuando Orgon está solo con su esposa, confiesa que está asustado por la escritura que firmó y también por cierta caja fuerte que debería estar en la habitación de Tartuffe arriba. Salen para averiguar su paradero.

An√°lisis

A lo largo del episodio sobre la exposición de Tartufo por parte de Elmire, el lector debe recordar que la comedia es más evidente para la audiencia que para el lector, porque la audiencia está constantemente consciente de que Orgon se esconde debajo de la mesa, y en varios momentos, la audiencia puede vislumbrar de Orgon cuando emerge momentáneamente de su escondite.

Cuando Elmire le dice a su marido que la detenga cuando haya visto lo suficiente para satisfacer sus dudas y cuando est√© completamente convencido, la situaci√≥n ilustra el panorama c√≥mico de Moli√®re, como se explica en otra parte. Moli√®re, por ejemplo, siempre mostraba a su personaje principal en suficientes episodios hasta que se expon√≠a todo el absurdo de ese personaje. Aqu√≠, Elmire continuar√° su farsa con Tartuffe hasta que su marido grite ¬ęya basta¬Ľ. Su √ļltima protesta para √©l es que debe salvarla de su situaci√≥n porque no quiere llevar la supuesta cita demasiado lejos.

En consecuencia, parte de la comedia de la escena gira en torno a la negativa de Orgon a dejarse convencer. Por ejemplo, despu√©s de algunos discursos, Elmire siente que Tartufo ha dicho lo suficiente como para demostrar que quiere seducirla. Ella tose constantemente y habla en la mesa en voz muy alta, esperando que su esposo ponga fin a la farsa. Sin embargo, es a√ļn m√°s c√≥mico cuando Orgon se niega a creer lo que escucha y permite que su esposa sea sometida a m√°s ultrajes. Sin embargo, desde el punto de vista de la audiencia, la comedia est√° en la forma en que Elmire detiene los avances de Tartuffe mientras su esposo permanece estupefacto debajo de la mesa. La escena se puede desarrollar con mucha acci√≥n f√≠sica, ya que Elmire expresa verbalmente su devoci√≥n por Tartufo, pero se aleja continuamente de √©l.

Además, Elmire siente que la hipocresía religiosa de Tartufo se revela plenamente en la forma en que sugiere que él será responsable de cualquier pecado que puedan cometer.

Despu√©s de toser ruidosamente varias veces y a√ļn no ser rescatada por su esposo, Elmire finalmente finge dar su consentimiento a la seducci√≥n, pero inventa otra artima√Īa para ganar tiempo al pedirle a Tartuffe que vea si alguien est√° mirando. Ella finge tener miedo de que su esposo los atrape. En este punto, Tartuffe finalmente sella su destino al decir que Orgon es demasiado est√ļpido para entenderlo, a pesar de que los atrap√≥.

Parece que solo cuando Tartufo insulta a Orgon personalmente, finalmente enfurece a Orgon lo suficiente como para que salga de su escondite y denuncie a su amigo. La iron√≠a es que permitir√≠a que colocaran a su esposa en una posici√≥n comprometedora, pero solo cuando √©l si fuera objeto de una afrenta personal, denunciar√≠a a Tartufo como un sinverg√ľenza. En consecuencia, la comedia surge de una especie de emergencia tard√≠a, pues nos damos cuenta de que Orgon tarda tanto en ser convencido y, finalmente, s√≥lo se convence cuando se revela como objeto de desprecio.

En la escena 6, despu√©s de que Orgon fuera tan inflexible en su visi√≥n que solo √©l es correcto, disfrutamos del sarcasmo de Elmire cuando le dice que regrese a su escondite hasta que est√© completamente convencido. Dorine luego lo rega√Īar√° por ser demasiado terco durante demasiado tiempo.

En la Escena 7, nos deleitamos en tener finalmente al brib√≥n Tartufo confrontado con su propia hipocres√≠a. Pero cuando Orgon dice que sospech√≥ de Tartuffe durante mucho tiempo y pens√≥ que pronto lo atrapar√≠a en alg√ļn tipo de hipocres√≠a, no hay evidencia que respalde la afirmaci√≥n de Orgon. De hecho, dado que fue tan dif√≠cil de convencer en escenas anteriores, debemos suponer que no puede aceptar todos los indicios sobre su propia estupidez.

La escena ofrece otra inversi√≥n. Despu√©s de que se expone la hipocres√≠a de Tartuffe, las tornas cambian cuando Tartuffe revela que ahora es el due√Īo de la casa y que ser√° Orgon quien tendr√° que irse.

La técnica de Molière aquí es no insistir en la estupidez de Orgon; sería demasiado fácil simplemente convertirlo en el blanco de más sarcasmo. En cambio, una vez iluminado, Orgon siente el peso de su propia estupidez al ser víctima de las maquinaciones de Tartuffe. Molière no nos permite deleitarnos con la mortificación de Orgon, pero inmediatamente nos hace sentir un poco de simpatía por él, porque ahora está en peligro de perderlo todo.

La escena final del acto ofrece un poco más de suspenso cuando Orgon declara su preocupación por cierta caja fuerte que luego descubrimos que contiene algunos papeles importantes pertenecientes al Estado.



Deja un comentario