Escenas 1-2



Resumen y An√°lisis Acto V: Escenas 1-2

Resumen

Orgon explica que la b√≥veda contiene algunos papeles que un amigo le dej√≥ en su poder. Si los documentos se hicieran p√ļblicos, tanto Orgon como su amigo estar√≠an en serios problemas. Anteriormente, Tartufo hab√≠a persuadido a Orgon para que le permitiera tener toda la b√≥veda y ahora Tartufo tom√≥ los documentos secretos y se fue.

Orgon no puede entender cómo alguien puede ser tan vil y malvado como Tartufo; jura odiar a toda la raza de los hombres. Cléante le aconseja que aprenda a practicar la moderación. En este punto, el hijo de Orgon, Damis, entra corriendo y le dice a su padre que estará muy feliz de terminar con la vida de Tartufo. Una vez más, Cléante debería recomendar la moderación y la moderación.

An√°lisis

Estas escenas iniciales están dedicadas a impulsar la trama y explicar la cantidad de problemas en los que Orgon se ha metido como resultado de su devoción por Tartufo. Es irónico que antes a Orgon no le importara el dinero, que se dice que es la raíz de todos los males, pero, ahora que ha sido iluminado, de repente se preocupa mucho por las cosas mundanas. Y así como Orgón era un fanático por su devoción a Tartufo y sus sentimientos religiosos, ahora se le ve igualmente como un fanático por su odio a todos los hombres piadosos.

Cl√©ante, quien, como se se√Īal√≥ anteriormente, representa la voz de la raz√≥n en una √©poca dedicada a la raz√≥n, ofrece el consejo que todos los espectadores de la √©poca de Moli√®re reconocer√≠an como el ideal del siglo. El objetivo de las comedias de Moli√®re era ridiculizar cualquier tipo de emoci√≥n extravagante y enfatizar el t√©rmino medio racional. La persona que llega a extremos absurdos debe ser ridiculizada y Cl√©ante le explica esto a Orgon. Le aconseja que aprenda a distinguir entre el verdadero hombre de valor y el charlat√°n, y que sea cauteloso en conceder su admiraci√≥n.

Mientras Cléante habla de la necesidad de una visión racional de la vida, Damis corre, impetuoso y temperamental, decidido a matar a Tartufo. Una vez más, Cléante tiene que calmarlo, con palabras que obviamente tenían la intención de halagar al rey de Francia y a la aristocracia de la audiencia. Claudia sostiene que el asesinato no es la forma adecuada de tratar las cosas en esta época ilustrada, y que en un reino justo como Francia no se recurre a la violencia.

Si recordamos que Molière estaba bajo la protección del rey y a menudo tenía que apelar directamente a él para que produjera sus obras, entonces es comprensible por qué incluyó halagos tan descarados como este.



Deja un comentario