escena 6



Resumen y An√°lisis Escena 6

Resumen

Fausto comienza a arrepentirse de haber hecho un pacto con el diablo. Mephistophilis intenta consolar a Fausto diciéndole que el cielo no es un lugar tan glorioso y que los humanos son más maravillosos que cualquier cosa en el cielo. Aparecen el ángel bueno y el ángel malo, y cada uno intenta influir en la decisión de Fausto. Faustus está obsesionado por la idea de que está condenado. Piensa que ya se habría suicidado si no hubiera sido capaz de convocar a Homer para cantar y calmarlo. Ahora le pide a Mephistophilis que discuta cuestiones teóricas. Faust no está satisfecho con las cosas que Mephistophilis puede decirle y sostiene que incluso Wagner sabe las respuestas a tales preguntas. Ahora quiere saber sobre el poder detrás del universo y quién hizo el mundo. Mephistophilis trata de hacerte pensar en el infierno y otras cosas en lugar de estas preguntas filosóficas más pesadas.

Fausto clama a Cristo para que lo salve, y en ese momento aparece el mismo Lucifer. Lucifer le recuerda que está rompiendo su promesa al pensar en Cristo. Le dice a Faustus que ha traído algo de entretenimiento para distraerlo.

Los siete pecados capitales -orgullo, codicia, ira, envidia, gula, pereza y lujuria- aparecen ante Fausto en la representación de su pecado o naturaleza individual. Faustus está encantado con el espectáculo y Lucifer le entrega un libro y promete volver a medianoche. Después de que todos se van, aparece Wagner y dice que Fausto ha ido a Roma a ver al Papa.

An√°lisis

En esta escena vemos por primera vez un cambio definitivo en Fausto. Comienza a arrepentirse de su pacto con el diablo. En una inversi√≥n de sus roles, Mephistophilis ahora rega√Īa a Faustus por su falta de resoluci√≥n, mientras que en una escena anterior, Faustus tuvo que rega√Īar a Mephistophilis por no ser lo suficientemente luchador. La forma en que Mephistophilus trata de convencer a Fausto es un ejemplo de l√≥gica. Dice que la humanidad es mejor que el cielo porque la tierra ¬ęfue hecha para el hombre, por tanto, el hombre es m√°s excelente¬Ľ.

N√≥tese nuevamente que el √Āngel Bueno y el √Āngel Maligno se le aparecen a Fausto en este punto, es decir, cuando nuevamente tiene dudas sobre su decisi√≥n. Como antes, Fausto sigue el camino del √Āngel Maligno. Fausto se debate entre dos polos de creencias que lo atraen. Quiere tener la belleza del mundo cl√°sico representada por Homero y en una escena posterior por Helena, pero al mismo tiempo tambi√©n quiere mantener lo mejor de la tradici√≥n cristiana. En consecuencia, tenemos cristianismo y clasicismo yuxtapuestos en estas escenas; son parte de la tensi√≥n en la mente de Fausto. Esta tensi√≥n tambi√©n existi√≥ en el mundo del Renacimiento, que estaba interesado tanto en el mundo helen√≠stico (griego) como en el mundo cristiano. El Renacimiento trat√≥ de unificar intereses divergentes en estos dos mundos.

De acuerdo con la visión cristiana tradicional, Fausto ahora es tentado por otro pecado: el suicidio. El primer pecado de Fausto fue negar a Dios. Entonces él también cayó en el pecado de la desesperación, en el que perdió la esperanza de redención. En esta escena, considera el suicidio, que es otro pecado capital.

Cuando Faustus comienza a exigir un conocimiento m√°s profundo de Mephistophilis, quiere saber sobre la causa principal del mundo, pero Mephistophilis no puede responderle. Cada vez que Faustus comienza a cuestionar el universo o cada vez que Faustus comienza a pensar en cosas celestiales, Mephistophilis le dice que ¬ępiense en el infierno¬Ľ. Originalmente, Fausto hizo el pacto para aprender sobre las causas profundas del mundo; por lo tanto, Mephistophilis no puede cumplir con su parte del trato. En segundo lugar, cada vez que Faustus plantea estas preguntas, Mephistophilis trata de desviarlo porque posiblemente sabe que los pensamientos del cielo le permitir√≠an a Faustus romper su contrato con Lucifer.

Es un momento muy dramático cuando el mismo Lucifer aparece en el escenario. Faustus sostiene que Lucifer se ve extremadamente feo, y nuevamente la implicación es que el infierno es feo.

En los momentos cruciales en que Fausto vacila, los demonios siempre intentan distraerlo de alguna manera sensual. Cuando Faustus comienza a interrogar a Mephistophilis sobre las causas primarias, los demonios intentan distraer su mente de estas nobles preguntas y lo obligan a pensar en asuntos carnales. Por lo tanto, en esta escena los poderes del infierno distraen a Fausto trayendo los siete pecados capitales para entretenerlo y eliminar todas estas preguntas molestas de su mente.

La aparición de los siete pecados capitales es un vestigio de las obras de moralidad y se convierte en otro tipo de interludio en la obra. Además, la forma en que se describen a sí mismos es algo cómica. Mientras que en una obra de moralidad los siete pecados capitales se mostrarían ante el personaje principal como una advertencia para que se abstuviera del mal, en Doctor Fausto se le presentan a Fausto solo para deleitarlo y distraerlo de los pensamientos celestiales.

Los siete pecados capitales tienen un significado filos√≥fico y conllevan el significado intelectual de la trama, pero tambi√©n funcionan para atraer al p√ļblico en general, que encontrar√≠a entretenimiento en la grotesca apariencia f√≠sica de estas impresionantes criaturas.

Inmediatamente despu√©s de la aparici√≥n de estos siete pecados capitales, Fausto dice: ¬ę¬°Oh, esto alimenta mi alma!¬Ľ Antes de esta escena, Fausto hab√≠a usado la misma met√°fora de comer para expresar su gran hambre de conocimiento y poder, y ahora esta met√°fora se usa para mostrar cu√°n bajo ha ca√≠do Fausto cuando la terrible exhibici√≥n de pecados puede satisfacer su alma.

Al final de la escena, Wagner entra y asume el papel del coro, dando explicaciones expositivas, completando el material de apoyo e informando a la audiencia que Fausto ya ha volado a Roma, donde se encontrar√° con el Papa.



Deja un comentario