escena 4



Resumen y An√°lisis Acto I: Escena 4

Resumen

La escena ahora cambia a Roma y se enfoca en una discusión entre los co-triunviros de Antonio mientras discuten los problemas que enfrenta el imperio. Aquí vemos por primera vez a César Octavio y Lépido. Aunque el tema de su discusión es Antonio, sus críticas sobre él revelan mucho sobre sus propios personajes, no todos encomiables.

C√©sar entra leyendo una carta y es seguido por L√©pido y sus ayudantes. Los dos romanos enumeran las faltas de Antonio (¬ę√©l pesca, bebe y desperdicia / El fest√≠n de las l√°mparas nocturnas¬Ľ), y hay una fuerte iron√≠a en su aparente concesi√≥n de que las actividades de Antonio podr√≠an haber sido aceptables en otras circunstancias. Es decir, dice C√©sar, ‚Äúadmitemos que no est√° / mal caer en la cama de Ptolomeo‚ÄĚ (exmarido de Cleopatra); por supuesto, Julio C√©sar, el t√≠o de Octavio, disfrutaba participar en tales actividades sexuales.

Entonces entra un mensajero con noticias del extranjero: Pompeyo y dos infames piratas, Menecrates y Menas, est√°n haciendo que ¬ęel mar les sirva¬Ľ; hicieron ¬ęmuchas incursiones calientes¬Ľ en Italia, adem√°s de causar estragos en el Mediterr√°neo. C√©sar usa esta mala noticia como una excusa m√°s para menospreciar a Antonio, quien est√° convenientemente ausente e incapaz de defenderse. Como ejemplo del car√°cter de Antonio, o la falta del mismo, C√©sar recuerda un incidente en el que Antonio fue ¬ęgolpeado desde M√≥dena¬Ľ, y Antonio no solo fue derrotado sino ¬ęseguido¬Ľ. C√©sar tambi√©n recuerda que Antonio escap√≥ con sus fuerzas a los Alpes, donde ¬ębebi√≥ / La ranciedad de los caballos y el charco de oro / En el que tosieron los animales¬Ľ. C√©sar se entristece: ¬ęEsto hiere su honor …¬Ľ, dice, que Antonio ahora puede actuar de manera tan inmadura.

An√°lisis

C√©sar advierte a Antonio, el triunviro ausente, que deje a sus ¬ęesclavos lascivos¬Ľ [revels]Se detiene en la sensualidad de Antonio y su amor por la comida y la bebida, y adem√°s insin√ļa que Antonio carece de car√°cter, ya que es bien sabido que en el dif√≠cil viaje a trav√©s de los Alpes, Antonio com√≠a casi cualquier cosa en lugar de C√©sar cita el hecho de que Antonio bebi√≥ ¬ęcharco dorado¬Ľ (orina animal) y ¬ędijo¬Ľ (comi√≥) corteza de √°rbol en lugar de morir derrotado. Estos actos de desesperaci√≥n, dice, sugieren que Antonio es un hombre de gustos innobles, prefiriendo como lo hace ahora los bajos placeres de Egipto. Sin embargo, si bien es cierto que Antonio es un hombre mucho m√°s sensual e incluso m√°s autoindulgente (en teor√≠a) que C√©sar, el hecho de que Antonio pudiera sobrevivir y sobrevivi√≥ a los rigores de un invierno alpino atestigua el hecho de que Antonio tiene la supremac√≠a virtudes de fuerza y ‚Äč‚Äčcoraje, independientemente de cualquier defecto de car√°cter del que C√©sar pudiera acusarlo. C√©sar, cabe se√Īalar, interpreta el car√°cter de Antonio de la peor manera posible. , su intento de convertir estos incidentes en una acusaci√≥n contra Antonio en realidad nos dice m√°s sobre las inseguridades del joven C√©sar que sobre Antonio. En el transcurso de esta obra, veremos que si bien C√©sar es probablemente el m√°s inteligente de los dos hombres, Antonio tiene una generosidad de esp√≠ritu que rara vez le permite lanzar tales abusos contra C√©sar y sus excesos.

Curiosamente, la escena termina cuando C√©sar le dice a L√©pido que espera que los dos ¬ęse muestren en el campo¬Ľ; √©l y L√©pido luego se juran lealtad el uno al otro, haci√©ndose eco de una promesa anterior y similar entre Antonio y Cleopatra en la escena anterior.



Deja un comentario