escena 2



Resumen y An√°lisis Acto I: Escena 2

Resumen

César, habiendo entrado triunfante en Roma, llama a su esposa, Calphurnia, y le ordena que se quede donde Marco Antonio, a punto de correr en la tradicional carrera de Lupercal, pueda tocarla a su paso. César comparte la creencia de que si una mujer sin hijos es tocada por uno de los salones sagrados, perderá su esterilidad.

Un adivino grita entre la multitud advirtiendo a C√©sar que ¬ętenga cuidado con los idus de marzo¬Ľ, pero C√©sar no presta atenci√≥n y se va con sus asistentes, dejando atr√°s a Brutus y Cassius.

Cassius comienza a investigar a Brutus sobre sus sentimientos hacia C√©sar y la posibilidad de que C√©sar se convierta en dictador en Roma. Brutus claramente ha estado preocupado por este problema desde hace alg√ļn tiempo. Cassius le recuerda a Brutus que C√©sar es solo un mortal como ellos, con debilidades humanas comunes, y dice que preferir√≠a morir antes que ver a un hombre convertirse en su amo. Le recuerda a Brutus la ascendencia noble de Brutus y las expectativas de sus compa√Īeros romanos de que servir√° a su pa√≠s como lo hicieron sus antepasados. Brutus obviamente est√° emocionado, pero no est√° seguro de qu√© hacer.

Varias veces durante la conversaci√≥n, Cassio y Brutus escuchan gritos y sonidos de trompetas. C√©sar vuelve a entrar con sus asistentes y, de paso, le comenta a Marco Antonio que sospecha de Casio, que ¬ętiene una mirada delgada y hambrienta; / Piensa demasiado. Estos hombres son peligrosos¬Ľ.

Cuando Caesar se va, Brutus y Cassius detienen a Casca y hablan con √©l. √Čl les dice que Marco Antonio le ofreci√≥ la corona a C√©sar tres veces, pero que C√©sar la rechaz√≥ cada vez y luego cay√≥ en un ataque epil√©ptico. Los tres hombres acuerdan pensar m√°s en el asunto, y cuando Casca y Brutus se van, Cassius en un breve soliloquio indica sus planes para asegurar firmemente a Brutus para la conspiraci√≥n que est√° planeando contra C√©sar.

An√°lisis

Los disturbios son posibles en Roma porque el nuevo l√≠der es d√©bil. El p√ļblico es testigo de esto en la apertura de la Escena 2. Antonio est√° a punto de participar en una carrera (un elemento importante y religioso de las festividades lupercalianas) y C√©sar lo llama para que interprete a Calphurnia, la esposa de C√©sar, mientras pasa ¬ęnuestros mayores¬Ľ dicen : / Los est√©riles, tocados en esta santa cacer√≠a, / Sac√ļdanse de encima su maldici√≥n de est√©riles.‚ÄĚ Calphurnia no le dio hijos a C√©sar, y aunque en la mente isabelina el problema resid√≠a en la mujer, aqu√≠ tambi√©n se cuestiona la virilidad de C√©sar. El hecho de que llame a otro hombre, conocido por su atletismo, jolgorio y mujeriego, sugiere que C√©sar es impotente.

La falta de virilidad no es el √ļnico problema de C√©sar. Tampoco es capaz de reconocer y seguir buenos consejos. Un adivino entra en escena y ¬ęcon una lengua clara m√°s estridente que toda m√ļsica¬Ľ, advierte a C√©sar de los idus de marzo. C√©sar no escucha claramente al hombre, pero otros s√≠, y es la mano ir√≥nica de Shakespeare la que hace que Bruto, que ser√° el asesino de C√©sar, repita la advertencia. C√©sar tiene todas las oportunidades para prestar atenci√≥n a estas palabras. Los vuelve a escuchar del adivino e incluso aprovecha la oportunidad para mirar al hablante a la cara y examinarlo en busca de honestidad, pero malinterpreta lo que ve. El adivino es llamado so√Īador y es despedido.

Algunos críticos de esta obra llaman a César un hombre supersticioso y débil por esto, pero esa no es la verdadera raíz del problema. Todos los personajes de esta obra creen en lo sobrenatural. Es uno de los temas de la obra que todos malinterpretan y tratan de convertir en signos y presagios en beneficio propio. Lo que caracteriza a César como débil es su susceptibilidad a las interpretaciones halagadoras de los presagios y su incapacidad para distinguir entre buenos consejos y malos, buenos consejeros y malos.

Los que rodean a César no son todos partidarios. A la partida de César, Cassius y Brutus quedan en el escenario. Cassius, cuyo objetivo político es reunir a la gente a su alrededor y derrocar a César, prueba las aguas con Brutus. Le pregunta si tiene la intención de ver la carrera y Brutus no está emocionado. Brutus habla con desaprobación de la velocidad de Antonio. Cassio, que es un buen lector de otras personas, interpreta esto como la aversión de Brutus al nuevo régimen y procede a investigar más para saber si se unirá a su grupo de conspiradores. Brutus se resiste a la idea de hablar en contra de César, pero Cassius lo halaga, sugiriendo que no importa lo que diga o haga Brutus, nunca podría ser otra cosa que un buen hombre.

Su discurso es interrumpido por un grito fuera del escenario y la brusquedad del mismo hace que Brutus muestre m√°s de sus sentimientos de lo que podr√≠a haberlo hecho de otra manera. Dice que teme que el pueblo haya elegido a C√©sar su rey. Cassius tiene luz verde ahora y presiona su caso. Habla de c√≥mo C√©sar se esfuerza m√°s all√° de sus l√≠mites llam√°ndose a s√≠ mismo dios cuando es solo un hombre y no es muy fuerte en eso. Cuenta c√≥mo salv√≥ a C√©sar de ahogarse. Describe la fiebre que dej√≥ a C√©sar gimiendo y temblando. Otro grito fuera del escenario a√Īade urgencia a lo que dice Cassius. Bruto est√° conmocionado.

Con el regreso de C√©sar al escenario, no coronado como esperaban Cassius y Brutus, se ve infeliz y no est√° muy contento de que Cassius est√© al acecho con ¬ęuna mirada demacrada y hambrienta¬Ľ. Pero Cassius no est√° realmente contaminado por esta descripci√≥n porque C√©sar contin√ļa quej√°ndose de que no pudo corromper a Cassius y hacerlo gordo, lujurioso y distra√≠do con espect√°culos orquestados. As√≠ que C√©sar ve a Casio como un buen romano. Por otro lado, a C√©sar le preocupa que ¬ęlos hombres como √©l nunca est√°n a gusto / Mientras ven a alguien m√°s grande que ellos mismos¬Ľ, y acusa a Casio de ser demasiado ambicioso, lo que hace que Casio no sea un buen romano. Cassius, por lo tanto, no puede clasificarse como bueno o malo: como todos los dem√°s actores de este drama, es complejo y muy humano.

La visi√≥n de C√©sar sobre el personaje de Casio revela que C√©sar es un hombre inteligente y efectivo, pero cuando C√©sar sale del escenario, revela una debilidad f√≠sica que representa una debilidad moral e intelectual: es sordo de un o√≠do y solo puede o√≠r de un lado. de la pregunta ‚ÄĒAntonio. C√©sar y Antonio se van, y este √ļltimo disipa los temores de C√©sar.

Los dem√°s permanecen en el escenario. Casca les describe a Cassius y Brutus el motivo de todos los gritos, c√≥mo C√©sar tuvo que tratar de crear entusiasmo por su ascenso al trono fingiendo desinter√©s. O tiro saiu pela culatra e a multid√£o gritou n√£o porque queriam que ele fosse coroado, mas porque estavam reagindo ao teatro que ele havia criado, pois ¬ęo batiam palmas e assobiavam, conforme ele lhes agradava e desagradava, como eles usam para fazer os jogadores en el Teatro.¬Ľ La mayor alegr√≠a lleg√≥ cuando C√©sar rechaz√≥ la corona y su ataque de rencor se represent√≥ corporalmente con un ataque de epilepsia.

Casca revela su propia simpatía al mencionar que tuvo problemas para no reírse de la escena, y Cassio lo invita a cenar para convertirlo a la causa de los conspiradores.

Brutus, a√ļn sin convertirse, se muestra comprensivo y sugiere que √©l y Cassio se re√ļnan al d√≠a siguiente para discutir m√°s el asunto. La escena termina con Cassius solo en el escenario. Sospecha de la nobleza de Brutus y su lealtad al estado, y decide hacer un movimiento para convencerlo. Habiendo determinado la posibilidad de la apertura mental de Brutus, escribir√° cartas halagadoras que parecen provenir de la gente y las arrojar√° a la ventana abierta de Brutus. Sin embargo, no podr√≠a hacer esto con ninguna esperanza de √©xito si no supiera que la mente de Brutus estaba abierta a la sugerencia.

Glosario

Prensa para multitud o muchedumbre.

idus de Marzo en el antiguo calendario romano, el 15 de marzo.

orden del curso como va la carrera

pasiones de alguna diferencia emociones contradictorias.

concepciones ideas originales, proyectos, planes.

terrestre manchar o manchar.

con lo cual como resultado de

solamente correcto o verdadero.

sombra una imagen especular o un reflejo.

respeto reputación.

modestamente con calma y humildad, sin pretensiones.

celoso en resentimiento desconfiado de un rival o de la influencia de un rival.

risa com√ļn un hombre fr√≠volo.

obsoleto hacer com√ļn o sin sentido.

protestador el que profesa amistad.

esc√°ndalo deshonrar

vencer una multitud desordenada o una multitud ruidosa.

indiferentemente no mostrando parcialidad, parcialidad o preferencia.

acelerame ay√ļdame a seguir.

favor aspecto o apariencia.

lo tenia como mentira Yo preferiría.

equipado vestir.

corazones de controversia excitación.

Coloso la gigantesca estatua de Apolo situada a la entrada del puerto de Rodas e incluida entre las Siete Maravillas del Mundo.

iniciar un espíritu levantar un espíritu.

abarcado espacio permitido.

mantén tu estado mantener un tribunal.

sin celos no dudoso.

reprendido rega√Ī√≥

ojos de hurón ojos rojos y enojados.

casarse de hecho (un juramento basado en el nombre de la Virgen María)

‚Ė° amable noble, caballeroso.

hambriento con ganas, de buena gana.

aullido aplaudió

Cortado enrojecido y agrietado.

ebrio desmayado o desmayado.

atrevido atrevido

enfermedad que cae epilepsia.

pa√Īuelos bandas usadas por soldados u oficiales.

coraje r√°pido vivo e ingenioso.

forma retrasada manera lenta

ingenio facultades intelectuales y perceptivas.

digerir digerir.

varias manos caligrafía diferente.



Deja un comentario