escena 2



Resumen y An√°lisis Acto I: Escena 2

Resumen

Edmund entra en escena, ambientado en la casa del conde de Gloucester, hablando en voz alta para s√≠ mismo. En este soliloquio, Edmund le pregunta en sentido figurado a Nature por qu√© la sociedad lo ve como inferior a su hermano Edgar simplemente porque no es el primog√©nito leg√≠timo de su padre. El soliloquio de Edmund revela su plan para socavar la posici√≥n de su hermano enga√Īando a su padre con una carta falsificada, que le presenta a Gloucester en esta escena.

Edmund también logra convencer a Edgar de que está velando por la seguridad de su hermano cuando sugiere que Edgar lleve un arma como protección contra la ira de su padre, una ira, sugiere Edmund, dirigida a Edmund.

An√°lisis

Las reflexiones de Edmund ofrecen una idea de su infelicidad. Edmund siente que cada hermano, igualmente amado, debe compartir igualmente la generosidad de su padre. Pero no hay igualdad en la ley actual, y el ideal de Edmund no es la realidad. Edmund pregunta por qué no es tan respetado como su hermano:

Cuando mis dimensiones también son compactas,
Mi mente tan generosa, y mi forma tan verdadera,
¬ŅEl problema de una dama honesta? ¬ŅPor qu√© nos etiquetan?
¬ŅCon base? ¬ŅCon bajeza? ¬ŅBastardo? Base, base? (I.2.7-10)

Edmund rechaza las leyes del estado y la sociedad en favor de las leyes que considera eminentemente m√°s pr√°cticas y √ļtiles: las leyes de la astucia y la fuerza superiores. La voluntad de Edmund de obtener lo que quiere invoca las leyes de la naturaleza, aunque no las leyes naturales familiares para el p√ļblico isabelino en una sociedad definida por clases. En cambio, Edmund apoya la supervivencia del m√°s apto, una naturaleza animal que no se basa en la moralidad humana y la decencia com√ļn. Edmund dice que obtendr√° lo que se merece a trav√©s del ingenio, incluso si no tiene derecho de nacimiento. Esta resoluci√≥n es una afrenta a la naturaleza que Edgar aborda en su soliloquio de apertura; subestimar la fuerza de la naturaleza tambi√©n ser√° fundamental en la ca√≠da de Edmund.

Edmund parece ser un villano sin conciencia, impulsado ego√≠stamente para garantizar sus propias necesidades. A√ļn as√≠, Edmund no tiene la mala voluntad de otro de los villanos de Shakespeare, Iago, con quien se compara a menudo a Edmund. En el interior otelo, Iago act√ļa sin una raz√≥n clara, ya que ninguno de los motivos sugeridos resiste el escrutinio. En contraste, Edmund tiene s√≥lidas razones econ√≥micas y emocionales para sus acciones. Es posible que Edmund tambi√©n haya escuchado a su padre describir ¬ębuen deporte en su educaci√≥n¬Ľ (I.1.22). Si es as√≠, las acciones de Edmund revelan un deseo de venganza personal.

La actitud caballerosa con la que Gloucester descarta la paternidad de Edmund refuerza a√ļn m√°s la diferencia entre Edmund y Edgar. Donde Edgar tiene derecho al nombre de su padre, su t√≠tulo y su propiedad, Edmund no tiene derecho a nada m√°s que a las groseras bromas que acompa√Īaron su concepci√≥n.

Gloucester ignora cualquier posibilidad de que a su hijo menor le moleste este fácil rechazo del nacimiento y las perspectivas futuras de Edmund, pero Edmund encuentra en las palabras irreflexivas de su padre una razón para destruir Gloucester. Al planear su venganza, Edmund revela que es un oponente digno, aunque gran parte de su deseo de venganza es una respuesta emocional a las palabras de Gloucester. en Shakespeare Otelo, Iago se burla de sus acciones mientras se demuestra intelectualmente superior a quienes lo rodean. En cambio, Edmund reacciona ante su situación con seriedad y razón, pero sus acciones nunca parten de la necesidad de hacer deporte.

El lenguaje es particularmente notable en esta escena. Shakespeare habla mucho sobre ver, aunque Gloucester no ve realmente hasta que queda ciego m√°s adelante en la obra. Gloucester dice que si la carta de Edmund no contiene nada significativo, entonces ¬ęno necesitar√© mis anteojos¬Ľ (I.2.35). Pero, por supuesto, incluso con anteojos, no puede ver que Edmund lo est√° enga√Īando. Tras exclamar ‚Äúa ver, a ver‚ÄĚ (I.2.42), demuestra que no puede reconocer la deshonestidad en lo que lee ni ver que Edmund miente. Confundiendo los motivos de Edmund, Gloucester ya est√° ciego ante los eventos malvados que se desarrollan a su alrededor.

Edmund condena la edad de su padre en la carta falsificada, sugiriendo que el viejo debería renunciar y dar el control al más joven. Se hace referencia a Gloucester como un tirano envejecido que quiere mantener el control para evitar que sus hijos reciban sus herencias.

Este breve intercambio recuerda a la audiencia el rechazo de Goneril y Regan de las acciones de Lear como las de un anciano, incapaz de descifrar o comprender las acciones a su alrededor. Y as√≠ como Lear conden√≥ a la inocente Cordelia, Gloucester ahora condena al inocente Edgar, quien no tiene conocimiento de la carta falsa. La iron√≠a del mensaje de la carta, que el anciano debe ser reemplazado, suena cierto para Gloucester. Claramente, no es lo suficientemente intuitivo o r√°pido para comprender las tramas o corrientes subterr√°neas presentes a su alrededor. Gloucester cree en el enga√Īo de Edmund.

Gloucester afirma que el sol y la luna juegan un papel en los acontecimientos actuales. Gloucester se absuelve de cualquier responsabilidad por sus acciones, dando poder a las estrellas. Confiar en los signos astrol√≥gicos hace que sea m√°s f√°cil aceptar que Edgar podr√≠a traicionar a su padre: ¬ęEstos eclipses tard√≠os de sol y luna no nos hacen ning√ļn bien¬Ľ (I.2.100-101). Esta reflexi√≥n se hace eco de la declaraci√≥n anterior de Lear sobre las influencias astrol√≥gicas en la vida del hombre: ¬ęPor toda la operaci√≥n de los orbes / Cuyos existimos y dejamos de ser¬Ľ (I.1.110-111). Ambos padres conf√≠an en las estrellas para justificar las acciones de sus hijos. Pero Edmund tiene su propia opini√≥n sobre estos signos astrol√≥gicos, de los cuales dice:

Esta es la excelente falsedad del mundo, que cuando estamos mal de fortuna, muchas veces por excesos de nuestra propia conducta, echamos la culpa al sol, a la luna ya las estrellas de nuestros desastres; como si fu√©ramos villanos por necesidad, necios por compulsi√≥n celestial, sinverg√ľenzas, ladrones y maestros por predominio esf√©rico, borrachos, mentirosos y ad√ļlteros por obediencia forzada a la influencia planetaria; y todo en lo que somos malos, por un impulso divino. ¬°Admirable evasi√≥n del prostituto, poner su car√°cter caprino al cargo de una estrella! (I.2.115-125).

Edmund reconoce que el hombre es el √ļltimo responsable de sus acciones. Este pasaje tambi√©n revela la eficacia con la que Edmund puede trabajar con el p√ļblico. Se las arregla para hacer que las creencias y acciones de su padre parezcan tontas. La confianza de Gloucester en las estrellas parece respaldar la afirmaci√≥n de Edmund de que su padre es un viejo tonto.

Edmund tambi√©n enga√Īa f√°cilmente a Edgar, pero no por una confianza indebida en los signos astrol√≥gicos. La honestidad y la dignidad innatas de Edgar facilitan la aceptaci√≥n de la duplicidad de Edmund y evitan cualquier cuestionamiento de las mentiras de Edmund. Edgar no puede imaginar que su hermano le mentir√≠a, como Edgar no le mentir√≠a a su hermano. Edmund convence f√°cilmente a Edgar de que debe armarse contra su padre, un hombre al que Edgar ama.

La trama doble es un dispositivo literario importante en esta obra. Con dos tramas perfectamente entrelazadas y al mismo tiempo ofreciendo lecciones paralelas, Shakespeare puede demostrar las trágicas consecuencias que resultan cuando la ley del hombre tiene prioridad sobre la ley de la naturaleza. Eventualmente, Gloucester y Lear aprenden la importancia de la ley natural cuando reconocen que violaron estos principios básicos, y ambos finalmente recurren a la naturaleza para encontrar respuestas a por qué sus hijos los traicionaron. Sus contrapartes, Edmund, Goneril, Regan y Cornwall, representan el mal que obra en violación de la ley natural.

La doble trama cumple una importante funci√≥n, enfatizando la ley natural como faceta esencial de ambas tramas. Shakespeare luego usa ambas tramas para se√Īalar cu√°n esencial es el reconocimiento de la ley natural en una sociedad moral. En ambas tramas, la ausencia de la ley natural es destructiva y, en √ļltima instancia, incluso aquellos que son buenos no pueden actuar para salvar a Cordelia oa los otros personajes buenos de los estragos del mal y la tiran√≠a.

Glosario

más composición el acto de componer, o ensamblar un todo combinando partes.

velocidad Ten buena suerte; prosperar; Tener exito.

personaje estilo de impresión o caligrafía.

promesa cualquier cosa dada como garantía, como una deuda, la realización de una acción, etc.; compromiso; Garantía.

cabra libidinoso; lascivo.



Deja un comentario