escena 14



Resumen y An√°lisis Escena 14

Resumen

Fausto declara a los tres eruditos que lo acompa√Īan que est√° deprimido por lo que est√° a punto de sucederle. Admite que ha pecado tanto que no puede ser perdonado. Los eruditos lo exhortan a invocar a Dios, pero Fausto siente que no puede invocar a Dios, a quien ha abjurado y blasfemado. √Čl dice: ¬ę¬°Oh, Dios m√≠o, yo llorar√≠a, pero el diablo me arranca las l√°grimas! . . . Levantar√≠a las manos, pero, ¬Ņven? ¬°Las sostienen, las sostienen!¬Ľ Fausto les dice a los eruditos que hizo exactamente las cosas que Dios m√°s proh√≠be que haga el hombre: ¬ępor veinticuatro a√Īos de vanos placeres, Fausto perdi√≥ el gozo y la felicidad eternos¬Ľ.

Uno de los eruditos se ofrece a quedarse con Faustus hasta el √ļltimo minuto, pero Faustus y los dem√°s admiten que nadie podr√° ayudarlo. Debe afrontar los momentos finales solo.

Despu√©s de que los eruditos se van, el reloj marca las once y Faustus se da cuenta de que solo tiene una hora antes de la condenaci√≥n eterna. Sufre porque se da cuenta de que se ver√° privado de la bienaventuranza eterna y tendr√° que sufrir la condenaci√≥n eterna. Cuando el reloj marca las once y media, le ruega a su destino que no sea eterno. Sufrir√≠a cien mil a√Īos si finalmente pudiera ser salvado. Cuando el reloj marca la medianoche, clama a Dios que no lo mire con tanta fiereza. Truenos y rel√°mpagos atraviesan el escenario y los demonios llegan para llev√°rselo.

An√°lisis

La situación básica en esta escena final evoca muchos paralelos literarios. Por ejemplo, inmediatamente recordamos a Job, quien tenía a sus amigos con él para consolarlo durante su sufrimiento, pero los amigos no lo ayudaron. Asimismo, en la obra Todo el mundo, Todo el mundo quiere llevarse a todos sus amigos a la tumba. En el interior Doctor Fausto, el médico tiene a sus amigos con él y uno de los eruditos quiere estar con él, pero Faustus se da cuenta de que debe enfrentar la muerte solo.

Es en esta escena que Fausto se da cuenta plenamente de lo que ha hecho. Por querer vivir de alegr√≠as vanas, perdi√≥ la vida eterna. Hay una interacci√≥n constante a lo largo de la escena entre vivir y morir. Fausto le dice a uno de los eruditos que ¬ęsi hubiera vivido con ellos, todav√≠a vivir√≠a, pero ahora muero eternamente¬Ľ. A pesar de todas las advertencias, Fausto, incluso al final, no hace ning√ļn esfuerzo real por volverse a Dios. Al darse cuenta de la magnitud de su pecado, casi tiene miedo de volverse hacia el Dios al que ha abjurado. Sabe que ha hecho las mismas cosas que Dios proh√≠be estrictamente. La √ļnica excusa de Fausto para no volverse a Dios es que ¬ęel demonio amenaz√≥ con despedazarme si nombraba a Dios, buscar en cuerpo y alma si una vez escuchaba a la divinidad¬Ľ. Esta excusa no es racional. En la escena anterior, Marlowe demostr√≥ el ejemplo del anciano que abjur√≥ del diablo y se volvi√≥ a Dios.

En consecuencia, la explicación de Fausto es falsa y vacía. Todo lo que finalmente puede hacer es pedir a los eruditos que oren por él.

La limitación del hombre es que vive en el tiempo, y en su discurso final vemos a Fausto luchando contra esta misma limitación. Cuando el reloj marca las once, se da cuenta de que solo le queda una hora de vida. De repente comprende que un poder que no posee es la capacidad de detener el tiempo; desea tener más tiempo para vivir y así arrepentirse de sus pecados.

Estad quietos, esferas del cielo siempre en movimiento,
Que el tiempo termine y la medianoche nunca llegue;
Ojo de hermosa naturaleza, lev√°ntate, lev√°ntate de nuevo y haz
día perpetuo; o deja que esta hora sea pero
Un a√Īo, un mes, una semana, un d√≠a natural,
¬°Que Fausto se arrepienta y salve su alma!

El dramatismo de la escena se ve realzado por esta conciencia constante del paso del tiempo. Faustus está casi frenético cuando se acerca su final. Pero incluso en esta escena final, Fausto no puede pararse resueltamente e invocar a Dios oa Cristo. Intenta en un momento invocar la ayuda de Cristo, pero termina pidiéndole a Lucifer que lo perdone. Luego ruega que su cuerpo sea castigado, pero que su alma sea perdonada.

Cuando el reloj marca la mitad, Fausto pide que sea castigado por cien mil a√Īos, pero finalmente pide que su alma se libre del castigo eterno. Adem√°s, comienza a cuestionar el orden existente de las cosas. Se pregunta por qu√© una persona deber√≠a tener un alma eterna. Ser√≠a mejor aceptar alg√ļn otro sistema teol√≥gico donde el alma de una persona pudiera regresar a la tierra en forma de animal o simplemente dejar de existir. Pero Faustus es un hombre con un alma inmortal, y esa alma est√° condenada.

Cuando el reloj marca la hora final, tenemos una de las escenas m√°s dram√°ticas de todo el drama isabelino. Durante truenos y rel√°mpagos, demonios de aspecto horrible parecen llevar a Fausto a su condenaci√≥n eterna. Sus √ļltimas palabras de s√ļplica son una declaraci√≥n efectiva del horror del tr√°fico de artes negras. Su discurso final es incoherente e incompleto, como si de repente se viera arrastrado en medio de su s√ļplica.

El coro hace el comentario final y definitivo sobre la caída de Fausto. Comentan que trató de ir más allá de las limitaciones de la humanidad y así cayó en la condenación eterna. El coro advierte a la audiencia que tome nota del ejemplo de Fausto y no vaya más allá de los límites de las cosas lícitas. El coro expresa la opinión medieval de que la caída de Fausto se debió a su orgullo y ambición.



Deja un comentario