Escena 1



Resumen y An√°lisis Acto I: Escena 1

Resumen

En una calle de Venecia, se produce una discusión entre Roderigo, un noble, e Iago, un el viejo (capitán) en las fuerzas de defensa. Rodrigo, enamorado de la noble dama Desdémona, pagó a Iago grandes sumas de dinero, entendiendo que Iago le daría regalos de él y lo alabaría por ella. Rodrigo espera ganarse el amor de Desdémona y casarse con ella. Sin embargo, ahora tienen noticias de que Desdémona ha dejado la casa de su padre, Brabantio, un senador, y ha huido con Otelo, un moro (africano) que es general de las fuerzas de defensa.

Rodrigo teme haber perdido a su esposa y su dinero. Iago le revela a Rodrigo que est√° en su naturaleza (la de Iago) tramar y decir mentiras para conseguir lo que quiere y que tiene un plan. Odia a Otelo por haber ascendido a Cassio al rango de teniente, un puesto que Iago quer√≠a para s√≠ mismo. Yago planea provocar la ca√≠da de Otelo y Rodrigo tendr√° a Desd√©mona. Primero, deben despertar a Brabantio y provocar una protesta. Tocan y gritan hasta que Brabantio sale al balc√≥n. Yago le dice con palabras feroces que Desd√©mona se ha escapado con Otelo, y Brabantio, enfurecido, se une a Roderigo para despertar a los vecinos y organizar un grupo de b√ļsqueda.

An√°lisis

La obra comienza con una especie de ri√Īa entre Iago y Rodrigo y, como tal, cumple varias funciones. Su tono atrae f√°cilmente nuestro inter√©s y revela la naturaleza astuta de Iago; debe hacer las paces con Roderigo por no despertar el inter√©s de Desd√©mona por √©l. Despu√©s de todo, Yago tiene la intenci√≥n de mantener su mano en la cartera de este rico noble que, dice Rodrigo, pertenece a Yago, ¬ęcomo si las cuerdas fueran tuyas¬Ľ (3). Yago se disculpa profusamente por fallarle a Roderigo y afirma que nunca so√Ī√≥ que pudiera ocurrir tal escape: ¬ęSi alguna vez so√Ī√© con tal asunto¬Ľ, dice, ¬ęlo aborrezco¬Ľ (5-6).

Se desconoce exactamente cu√°nto tiempo lleva Iago capitalizando la credulidad de Roderigo, pero est√° claro que Iago no respeta la inteligencia de Roderigo. La astucia que usa abiertamente para estar en el buen lugar de Roderigo ni siquiera es particularmente astuta; descaradamente, por ejemplo, le dice a Rodrigo: ¬ęYo no soy lo que soy¬Ľ (65). Adem√°s de que esta declaraci√≥n es una c√°psula de condena para Iago, sirve para resaltar que Roderigo confianza este hombre. As√≠ Rodrigo gana una medida de nuestra piedad; es una figura d√©bil, probablemente v√≠ctima de todos, no solo en este asunto del enga√Īo.

Sin embargo, mucho m√°s importante que capturar nuestro inter√©s y establecer el car√°cter b√°sico de Yago, esta escena inicial presenta los elementos clave del conflicto de la tragedia: revela el profundo resentimiento de Yago hacia Otelo. Hay al menos algunas interpretaciones de los sentimientos de Yago hacia Otelo. Una es que Iago esperaba ser ascendido al rango de primer teniente bajo Othello y le dice a Rodrigo que tres venecianos influyentes (¬ęlos tres grandes de la ciudad¬Ľ) lo hab√≠an recomendado a Othello. En cambio, Otelo eligi√≥ a Casio, un hombre, le dice Iago a Roderigo, cuya ineptitud militar es un insulto a la probada superioridad de Yago en el campo de batalla. La otra interpretaci√≥n es que Yago nunca se present√≥ como candidato y que invent√≥ todo este conjunto de circunstancias, incluidas las ¬ęgrandes¬Ľ sin nombre, para convencer a Roderigo de su odio por Otelo. Este argumento se ve reforzado por el hecho de que ninguno de los otros personajes, incluidos Otelo y Emilia (la esposa de Yago), mencionan o aluden a estos hechos y, de hecho, Yago nunca los vuelve a mencionar.

Iago incluso le se√Īala a Roderigo que Cassio, el teniente reci√©n nombrado, no es un verdadero soldado. Ni siquiera es veneciano, dice Iago, pero, por supuesto, tampoco lo es Otelo. Cassio es florentino, Iago le recuerda a Rodrigo, que es un ep√≠teto condenatorio que condena la reputaci√≥n de la ciudad como una colecci√≥n de financieros y contadores. El conocimiento de Cassio sobre el campo de batalla, seg√ļn Iago, lo obtuvo de los libros de texto; en otras palabras, es un estudiante, no un practicante de batalla. Incluso una solterona, dice Iago, sabe m√°s sobre ¬ędividir una batalla¬Ľ (23) que este ¬ęte√≥rico de libros¬Ľ (24). Compare esta valoraci√≥n de la capacidad militar de Cassio con la que hace Yago cuando habla con Montano: ¬ę√Čl [Cassio] es un soldado apto para estar al lado de C√©sar / y dar direcci√≥n¬Ľ (II, iii, 122).

Yago se enfada por ser de Otelo el viejo – es decir, su insignia. Adem√°s, no hay nada que Yago pueda hacer sobre la situaci√≥n: ¬ęno hay remedio¬Ľ (35). Percibe que ¬ęla preferencia pasa por la letra y el cari√Īo¬Ľ (36) y no por la ¬ęvieja gradaci√≥n¬Ľ (37) (el orden tradicional de la sociedad). Pero seguir√° apareciendo para ¬ęservir¬Ľ a Otelo para que eventualmente pueda ¬ęservir¬Ľ [his] volverse contra √©l¬Ľ (42). Yago, sin embargo, no est√° empe√Īado en una mera venganza. El alcance y la profundidad de su odio hacia Otelo y su deseo y deseo de destruirlo por completo exigen una motivaci√≥n m√°s convincente que haber sido pasado por alto para esta promoci√≥n. Esta motivaci√≥n radica en las actitudes raciales identificadas en las conversaciones, referencias e im√°genes difamatorias de los personajes de esta escena. consumir Iago, pero sus motivaciones son menos importantes para la trama y los temas del plan que los resultados de sus perversas manipulaciones. En esta escena, Iago se revela a Roderigo y al p√ļblico como un individuo ego√≠sta y malicioso que utilizar√° todos los artificios para lograr su ¬ępeculiar fin¬Ľ (60).

Rodrigo es el primero en sacar a la luz esta actitud racista cuando se refiere a Otelo como ¬ęel de labios gruesos¬Ľ (66); luego Iago, insatisfecho con la habilidad de Roderigo para enfurecer a Brabancio, se refiere a Otelo como ¬ęuna vieja oveja negra¬Ľ (88) que ¬ęest√° acariciando a su oveja blanca¬Ľ (89) (Desdemona), ¬ęun caballo b√°rbaro¬Ľ (89) 111) y ¬ęel moro lascivo¬Ľ (126). Y finalmente, en esta escena, despu√©s de haberle dicho a Rodrigo que no es un pretendiente bienvenido para Desd√©mona, Brabantio descubre que su hija se ha escapado con Otelo y le dice a Roderigo: ¬ę¬°Ah, que la ten√≠as!¬Ľ. La repentina preferencia de Brabantio por Roderigo, quien ya ha demostrado ser un poco tonto con respecto a Otelo, no tiene una base l√≥gica o obvia ahora ni en ning√ļn momento de la obra, aparte del racismo continuamente impl√≠cito.

Nos enteramos de que Brabantio advirti√≥ a Roderigo que ¬ęno anduviera por mis puertas¬Ľ (96); ¬ęmi hija no es para ti¬Ľ (98). As√≠, se presenta otra dimensi√≥n de esta situaci√≥n. Roderigo no es s√≥lo un rico y apasionado pretendiente que paga a Yago buenos sueldos para llevar a cabo su aventura con la hija del senador. Rodrigo fue rechazado por Brabantio como candidato para la mano de Desd√©mona, un hecho que ofrece un paralelo interesante: a Yago se le neg√≥ la oportunidad de convertirse en el lugarteniente de Otelo, y a Rodrigo se le neg√≥ la oportunidad de convertirse en pretendiente reconocido de Desd√©mona. El rechazo y la venganza, entonces, son ingredientes doblemente potentes en esta tragedia.

Yago pronto se da cuenta de que el t√≠mido Rodrigo nunca provocar√° lo suficiente la ira del padre de Desd√©mona, por lo que interrumpe a su patr√≥n y lanza a√ļn m√°s insultos a Otelo. Sin embargo -y este hecho es importante- Iago ha todav√≠a no nombr√≥ a Otelo como el culpable, como el hombre que secuestr√≥ a Desd√©mona y huy√≥ con ella. Por ejemplo, Yago grita que Desd√©mona est√° siendo montada actualmente por un ¬ęcaballo b√°rbaro¬Ľ (112). Los sobrinos de Brabantio, dice, relinchar√°n, e igualmente los primos de Brabantio ser√°n ¬ęgennets¬Ľ (113) (caballos negros espa√Īoles). Aun as√≠, sin embargo, no identific√≥ a Otelo por su nombre; ni siquiera enfatiza que es de Venecia General Otelo que huy√≥ con la hija de Brabantio. Este descuido por parte de Yago -su incapacidad para identificar a Otelo- es dram√°ticamente importante. Como Brabantio parece denso e incomprensible, Yago puede continuar maldiciendo la llamada naturaleza villana de Otelo y as√≠ revelar al p√ļblico las profundidades de su propia corrupci√≥n (la de Yago).

Las descaradas afirmaciones de Iago y las t√≠midas disculpas de Roderigo por despertar a Brabantio finalmente son efectivas. Brabantio entiende lo que dicen Iago y Roderigo y, de hecho, recuerda un sue√Īo que presagiaba tal calamidad. Los sue√Īos y presagios de este tipo son comunes en la literatura de esta √©poca y crean la sensaci√≥n de que el destino de alguna manera tiene algo que ver con los tr√°gicos eventos que seguir√°n.

Cuando Brabantio entra en acci√≥n, pidiendo m√°s luces y despertando a los miembros de su casa, Iago huye, pero no sin antes explicar sus razones para hacerlo: no debe ser de conocimiento p√ļblico que el propio Iago es enemigo de Otelo; para que las maquinaciones de Yago tengan √©xito, debe exteriormente ¬ęmostrar un estandarte y una se√Īal de amor, / que en realidad es solo una se√Īal¬Ľ (157-158). De esa manera podr√° permanecer en las buenas gracias de Othello. Por esta raz√≥n, debe ir y unirse a su general.

Este discurso no solo nos recuerda la peligrosa y diab√≥lica traici√≥n de Yago, sino que tambi√©n sirve para informarnos sobre la importancia de Otelo para Venecia. Othello es una figura p√ļblica superior que pronto ser√° llamada a poner fin a las guerras de Cyprian y un hombre de quien depende la seguridad del estado veneciano. Este hecho est√° contenido en el comentario de Yago de que ¬ęotro de su rango no tienen / Para dirigir sus asuntos¬Ľ (153-154). Otelo es un hombre de alta posici√≥n y de gran honor, y por lo tanto digno de ser considerado un h√©roe tr√°gico.

Glosario

‘sangre (4) [Obsolete] eufemismo para por la sangre de Dios; usado como insulto.

libro teorico (24) el estudiante, no el practicante.

al fin (39) [Obsolete] bajo obligación; vinculado.

girado (48) despedido (pero no necesariamente sin honor).

recortado (50) [Obsolete] vestir.

peculiar (60) privado.

alabanza externa (63) apariencia externa.

daws (sesenta y cinco) torres o cuervos; aquí, tontos.

labios gruesos (66) el p√°ramo.

zounds (86) [Archaic] por las heridas de Dios.

borradores destemplados (99) bebidas embriagantes.

granja (106) una finca aislada.

Gennets para alemanes (113) Espa√Īol para familiares.

accidente (142) una ocurrencia

Sagitario (158) el nombre de una posada.

para merecer (183) premio.



Deja un comentario