episodio de oasis



Resumen y An√°lisis Parte 2: Episodio Oasis

Resumen

A la ma√Īana siguiente, Santiago se despierta para ver hileras de palmeras datileras que se extienden por el desierto, donde antes solo hab√≠a visto estrellas. El ingl√©s se siente aliviado de haber llegado al oasis; ahora puede encontrar al alquimista. Santiago piensa en su tesoro y lo lejos que est√°. Se da cuenta de que cuanto m√°s se acerca a la realizaci√≥n de su sue√Īo, m√°s lejos parece.

Mientras tanto, el alquimista est√° mirando. Se da cuenta de la alegr√≠a abrumadora de los viajeros, que aprecian el verde repentino del oasis. ‚ÄúQuiz√°s Dios cre√≥ el desierto para que el hombre pudiera disfrutar de las palmeras datileras‚ÄĚ, piensa. Entonces decide centrar su atenci√≥n en asuntos m√°s pr√°cticos. Presagios le dijo al alquimista que un hombre importante lleg√≥ con la caravana. Debe ense√Īarle a este hombre los secretos de la alquimia.

El camellero le dice a Santiago que un oasis se considera territorio neutral porque est√° habitado principalmente por mujeres y ni√Īos. Las tribus en guerra luchan en el desierto y dejan el oasis en paz. Como un oasis no puede albergar tropas, todos los viajeros de caravanas deben entregar sus armas.

Santiago y el ingl√©s preguntan a una mujer con velo negro ya varios hombres por el alquimista. Todos afirman no saber su paradero exacto. Sin embargo, se refieren al alquimista como un hechicero y ¬ęel muy poderoso¬Ľ.

Entonces Santiago se acerca a una hermosa joven junto a un pozo. Tu cabeza est√° cubierta, pero no tu cara. En lugar de preguntarle d√≥nde vive el alquimista, Santiago guarda silencio. ¬ęEn ese momento, le pareci√≥ que el tiempo se detuvo, y el Alma del Mundo surgi√≥ dentro de √©l… aprendi√≥ la parte m√°s importante del idioma que todos hablaban, el idioma que todos en la tierra eran capaces de entender en su corazones… Era amor¬Ľ.

Animado por el ingl√©s, Santiago deja de lado sus sentimientos por la ni√Īa, que se llama F√°tima, y ‚Äč‚Äčpregunta d√≥nde vive el hombre que cura las enfermedades de la gente. F√°tima apunta al sur. El ingl√©s luego desaparece para encontrar al alquimista, y F√°tima se va con su agua. Santiago se queda junto al pozo, pensando en ella. Instintivamente sabe que su amor por F√°tima ¬ęle permitir√° descubrir todos los tesoros del mundo¬Ľ.

Santiago regresa al pozo al d√≠a siguiente con la esperanza de encontrar a F√°tima. En cambio, encuentra al ingl√©s, quien encontr√≥ al alquimista y le dijo que quer√≠a aprender los secretos de la alquimia. El alquimista pregunt√≥ si alguna vez hab√≠a convertido el plomo en oro. No, dijo el ingl√©s, eso era lo que hab√≠a venido a aprender al oasis. ¬ęMe dijo que deber√≠a intentarlo¬Ľ. Tras la marcha del ingl√©s, F√°tima llega al pozo. Santiago le dice que la ama y quiere que sea su esposa. F√°tima deja caer la jarra y derrama un poco de agua.

Despu√©s de un mes en el oasis, el l√≠der de la caravana re√ļne a todos los viajeros y les dice que como la guerra tribal contin√ļa, no podr√°n viajar m√°s. Santiago busca al ingl√©s y descubre que ha construido un horno de le√Īa fuera de su tienda. El ingl√©s le dice a Santiago que est√° completando la primera fase de la alquimia, separando el azufre. Para hacer esto, una persona no puede tener miedo al fracaso, y este miedo es lo que detuvo al ingl√©s de intentar realizar la Obra Maestra.

Despu√©s de que se pone el sol, Santiago explora el desierto, esperando que le diga si continuar o no con su b√ļsqueda. Pronto ve dos halcones volando en el cielo. Cuando un halc√≥n ataca a otro, Santiago imagina un ej√©rcito atacando el oasis.

M√°s tarde, Santiago le cuenta a los caciques que manejan el oasis de su visi√≥n. Los jefes se preguntan por qu√© el desierto revelar√≠a sus secretos a un extra√Īo. Santiago dice que el desierto le cont√≥ sus secretos porque sus ojos est√°n frescos y puede ver cosas que otros podr√≠an dar por sentadas.

Santiago es informado de que los hombres del oasis se armar√°n. Sin embargo, debido a la tendencia de la arena a arruinar las armas de fuego, si al menos un arma no se usa para la puesta del sol del d√≠a siguiente, se usar√° un arma en Santiago. A√ļn as√≠, Santiago sigue aliviado de haber compartido su visi√≥n.

An√°lisis

Los árboles del oasis son palmeras datileras, es decir, árboles frutales. Esto sugiere que la estadía de Santiago en el oasis será fructífera, lo cual, de hecho, resulta ser.

Los lectores pueden pensar que el hombre importante al que se refiere el alquimista es el ingl√©s, ya que est√° buscando al alquimista. El ingl√©s estudi√≥ alquimia durante a√Īos y se llev√≥ muchos libros sobre el tema a trav√©s del desierto. Pero algo en la incertidumbre del alquimista sugiere que el candidato obvio -el ingl√©s, con todos sus libros- no ser√° la elecci√≥n del alquimista.

Hasta ahora pens√°bamos en Santiago como el pastorcillo. Pero Santiago ha ido madurando a lo largo de su camino. Ya no es un ni√Īo, Santiago es el hombre al que el alquimista le ense√Īar√° sus secretos.

Este cambio repentino en el escenario de la novela es f√≠sica y emocionalmente dram√°tico. Anteriormente, la acci√≥n se desarrollaba en un terreno un tanto dif√≠cil: las praderas monta√Īosas de Andaluc√≠a, las calles y callejones llenos de gente y sinuosos de T√°nger y el desierto implacable. El entorno ahora es benigno, lo que permite que los personajes se concentren en otras preocupaciones. Bajan la guardia, comen, beben (agua u otras bebidas no alcoh√≥licas, ya que el Islam proh√≠be el consumo de alcohol) y hablan.

Es en estas condiciones, cuando Santiago ayuda al ingl√©s a buscar al alquimista, sin pensar en seguir su Leyenda Personal, que encuentra por primera vez a F√°tima, es decir, al amor. Anteriormente, la √ļnica preocupaci√≥n de Santiago era encontrar el tesoro escondido. De repente, debe tener en cuenta tu coraz√≥n.

Junto a la anciana que interpreta el sue√Īo de Santiago, F√°tima es uno de los dos personajes femeninos de la novela. Y es significativo que F√°tima sea uno de los pocos personajes de El Alquimista que recibe un nombre. Esto indica que ella es importante para la novela, a pesar de que aparece solo brevemente.

Adem√°s, el nombre F√°tima era el nombre de la hija del profeta musulm√°n Mahoma. Un s√≠mbolo √°rabe tradicional de buena suerte en forma de palma se conoce como ¬ęla mano de F√°tima¬Ľ. F√°tima misma es un presagio de buena suerte; ella, emocionada, insta a Santiago a seguir adelante, anim√°ndolo a cumplir su Leyenda Personal y salir del oasis para buscar el tesoro escondido.

Aunque vive entre ellos, el alquimista no es particularmente valorado por los habitantes del oasis. Su posici√≥n refleja la de otras figuras hist√≥ricas importantes, incluido Jes√ļs, el hijo de un carpintero que no fue reconocido como especialmente importante por muchos en su propia comunidad.

La visi√≥n de Santiago de los dos halcones peleando es sumamente significativa. Los halcones son aves rapaces que suelen cazar otras aves m√°s peque√Īas. Es raro que los halcones se ataquen entre s√≠. Asimismo, es inusual que un ej√©rcito invada el remanso de paz del oasis. Pero eso es exactamente lo que suceder√°.

Cuando Santiago visita la tienda del jefe tribal, es enorme y blanca; el propio jefe est√° vestido con t√ļnicas doradas y blancas, al igual que su hijo, el joven √°rabe que primero lleva a Santiago a la tienda. El blanco es el color de la pureza, y el oro es el metal m√°s preciado y el color que representa la riqueza. Por lo tanto, debemos reconocer que el jefe de la tribu no solo es rico, como descubre Santiago al entrar en la tienda, sino puro, incorruptible. El encuentro del blanco y el oro tambi√©n puede simbolizar y presagiar el encuentro de Santiago, que es puro, y el alquimista, que puede transformar el plomo en oro.



Deja un comentario