episodio de la caravana



Resumen y An√°lisis Parte 2: Episodio Caravana

Resumen

Santiago y los ingleses se suman a la caravana, formada por m√°s de doscientas personas. Justo antes de irse, el ingl√©s dice: ¬ęNo hay coincidencia¬Ľ. Santiago reflexiona que ¬ęCuanto m√°s te acercas a la realizaci√≥n de tu Leyenda Personal, m√°s se convierte esa Leyenda Personal en tu verdadera raz√≥n de ser…¬Ľ.

Cruzando el desierto con la caravana, Santiago se pregunta si est√° aprendiendo el ¬ęlenguaje universal que trata del pasado y el presente de todos los pueblos¬Ľ. La madre de Santiago se refiri√≥ a este conocimiento como una corazonada, mientras que el comerciante de cristales us√≥ el t√©rmino maktub (¬ęest√° escrito¬Ľ); tambi√©n podr√≠a llamarse intuici√≥n. Santiago tira su libro cuando se da cuenta de que aprender√° m√°s de la caravana y el camellero y tambi√©n de observar a su propio camello.

Por la noche, el camellero le cuenta a Santiago sobre su vida anterior como granjero en las afueras de El Cairo con un huerto lleno de fruta. Tenía hijos y tierras, y aprovechó para hacer la misma peregrinación a La Meca de la que hablaba el mercader de cristales. El Nilo inundó sus orillas, sin embargo, destruyó sus árboles frutales y lo obligó a convertirse en camellero. Como resultado, aprendió una lección dolorosa pero importante: no hay necesidad de temer a lo desconocido si puedes lograr lo que necesitas para sobrevivir.

Debido a la amenaza de peligro, la caravana comienza a viajar m√°s r√°pido y en silencio. El l√≠der de la caravana decide que ya no deben encender un fuego despu√©s del anochecer. Una noche, cuando el ingl√©s no puede dormir, le pregunta a Santiago sobre sus experiencias con el comerciante de cristales y queda impresionado por lo que escucha. ‚ÄúEste es el principio que rige todas las cosas‚ÄĚ, explica el ingl√©s. ¬ęEn alquimia, se llama el Alma del Mundo. Cuando quieres algo con todo tu coraz√≥n, es cuando est√°s m√°s cerca del Alma del Mundo. Siempre es una fuerza positiva¬Ľ.

Santiago intenta leer libros en ingl√©s. Sin embargo, estos son libros extra√Īos que cubren las propiedades del mercurio y la sal, y hablan de reyes y dragones. Y afirman una proposici√≥n por encima de todas las dem√°s: que ¬ętodas las cosas son la manifestaci√≥n de una cosa¬Ľ. De hecho, el texto m√°s significativo de toda la alquimia consta de unas pocas l√≠neas grabadas en la superficie de una esmeralda. Si la verdad de todo est√° escrita en la superficie de una sola piedra preciosa, Santiago se pregunta, ¬Ņpor qu√© la gente necesita leer tantos libros geniales?

El libro que m√°s le interesa a Santiago cuenta las historias de vida de famosos alquimistas, quienes dedicaron su vida a la purificaci√≥n de los metales. Estos alquimistas cre√≠an que si calentaban un metal durante muchos a√Īos, se liberar√≠a de sus propiedades individuales, dejando atr√°s el Alma del Mundo. El Alma del Mundo permit√≠a a los alquimistas comprender todo lo que hay en la tierra, ya que era ¬ęel lenguaje con el que se comunicaban todas las cosas¬Ľ. Los alquimistas llamaron al descubrimiento de este lenguaje una Obra Maestra.

Santiago se entera de que la Obra Maestra se compone de dos partes, una l√≠quida y otra s√≥lida. (No est√° claro c√≥mo algo puede ser tanto l√≠quido como s√≥lido, as√≠ como un lenguaje y tambi√©n un alma). La porci√≥n l√≠quida se conoce como Elixir de la Vida, que cura enfermedades y es responsable de mantener j√≥venes a los alquimistas. La parte s√≥lida de la Obra Maestra se llama la Piedra Filosofal, una peque√Īa astilla de la cual es todo lo que se necesita para convertir cualquier metal en oro.

Todos en la caravana est√°n nerviosos, desconfiados de cualquier cosa que pueda sugerir un ataque de una de las tribus del desierto en guerra. S√≥lo el amigo de Santiago, el camellero, parece despreocupado. Le dice al pastor que la raz√≥n por la que no le teme a la guerra entre las tribus es porque solo vive en el presente. ¬ęSi siempre puedes concentrarte en el presente, ser√°s un hombre feliz¬Ľ, dice. ¬ęLa vida ser√° para ti una fiesta, una gran fiesta, porque la vida es el momento que estamos viviendo ahora¬Ľ.

An√°lisis

En palabras del camellero: ‚ÄúTenemos miedo de perder lo que tenemos, ya sea nuestra vida o nuestros bienes y propiedades. Pero este miedo se evapora cuando comprendemos que nuestras historias de vida y la historia del mundo fueron escritas con la misma mano. ¬ę

Esta lecci√≥n parece consistente con maktub (¬ęescrito est√°¬Ľ), la filosof√≠a que impidi√≥ que el mercader de cristales persiguiera activamente su sue√Īo de visitar La Meca, es decir, de intentar cumplir su Leyenda Personal. Aqu√≠, sin embargo, Coelho da un giro positivo: Es nuestro deber tomar lo que la vida nos da, parece decir el autor a trav√©s de su personaje del camellero, y aprovecharlo al m√°ximo.

Tenga en cuenta que, si bien Santiago no est√° tratando de entender el idioma del mundo, sin darse cuenta est√° aprendiendo a hacerlo. Si bien su propia b√ļsqueda es hacia su leyenda personal y, por lo tanto, el tesoro enterrado, el simple pastor espa√Īol no puede evitar comenzar a convertirse en uno con el universo.

Lo hace viajando a mundos que son nuevos para √©l (T√°nger, el Sahara), y observando una nueva religi√≥n (Islam) y nuevos pueblos (√°rabes y africanos). Como le dice Santiago al ingl√©s, todav√≠a perdido en sus libros en medio del desierto: ¬ęDeber√≠as prestar m√°s atenci√≥n a la caravana… Damos muchos rodeos, pero siempre vamos al mismo destino¬Ľ.

Al hablar con Santiago sobre sus experiencias en la vitrina china, el ingl√©s hace una afirmaci√≥n que es central para El alquimista‘s – que ¬ęla tierra est√° viva… y tiene un alma. Somos parte de esa alma, por lo que rara vez reconocemos que est√° trabajando para nosotros. Pero en la tienda de cristal probablemente not√≥ que incluso los lentes estaban colaborando para el suyo . ¬ę√©xito¬Ľ. Si bien esta idea es nueva para Santiago, la atribuci√≥n de esp√≠ritus a objetos inanimados es una forma de religi√≥n com√ļn a muchas culturas primitivas conocida como animismo.

El descubrimiento de Santiago de que la superficie de una sola esmeralda contiene el conocimiento m√°s importante del mundo apunta a otro El alquimistaproposiciones fundamentales: que los libros deben ser directos y f√°ciles de entender. La gente hace que todo, incluidos sus libros, sea muy complicado y finalmente no logra volver a las verdades simples que todos conocieron alguna vez.

Santiago comienza a preguntarse si, trabajando para el comerciante de cristales, podr√≠a estar involucrado en alg√ļn tipo de alquimia. El ingl√©s, por otro lado, cree que la alquimia solo se puede aprender de un maestro alquimista y despu√©s de leer muchos libros dif√≠ciles sobre el tema. Este es otro ejemplo de El alquimistapunto de vista de que la experiencia es la mejor maestra. La lecci√≥n final del episodio, impartida a Santiago por el camellero, no es contraria a esto: vivir en el presente es la forma de vida m√°s rica y satisfactoria.



Deja un comentario