Entre el mundo y yo : Resumen

Entre el mundo y yo es una carta al hijo de quince a√Īos de Ta-Nehisi Coates, Samori. Teje su desarrollo personal, hist√≥rico e intelectual en sus cavilaciones sobre c√≥mo vivir en un cuerpo negro en Estados Unidos.

Coates escribe sobre su crianza en los guetos de Baltimore en los que aprendió los códigos de la calle para sobrevivir, pero nunca los abrazó por completo. Su padre fue duro con él, pero Coates ahora ve que los padres negros a menudo lo son para no perder a sus hijos. Crecer negro en Baltimore solía ser crecer pobre, marginado y desesperado por afirmar la propia humanidad. La fanfarronería y el estruendo de los hombres en las esquinas era su forma de protegerse y anunciar su presencia como seres humanos.

Cuando era joven, la escuela (y la religi√≥n) le parec√≠an in√ļtiles a Coates, pero prosigui√≥ sus estudios para asistir a la Universidad de Howard. All√≠ experiment√≥ un despertar intelectual, maravill√°ndose de la diversidad de la gente negra en Howard y realizando estudios sobre escritores negros e historia negra. Aprendi√≥ sobre su propia gente y se enfrent√≥ a su comprensi√≥n imperfecta de esta historia. All√≠ conoci√≥ a su futura esposa y a muchos amigos de toda la vida. Comenz√≥ a escribir y finalmente se convirti√≥ en periodista.

Mientras estudiaba en Howard, se enter√≥ de la muerte de uno de sus compa√Īeros de clase, Prince Jones. Prince era un hombre negro apuesto, carism√°tico y acomodado que fue asesinado por la polic√≠a en una situaci√≥n que recuerda a las que menciona Coates al comienzo de su obra: Michael Brown, Trayvon Martin, Tamir Rice y otros. La muerte de Prince hizo que Coates se sintiera intensamente enojado, desilusionado y resentido. Vio claramente c√≥mo los cuerpos negros carec√≠an de valor en Estados Unidos y pod√≠an ser destruidos al azar; incluso viniendo de un entorno privilegiado no podr√≠a salvar a una persona. Ni siquiera fue el oficial individual quien mat√≥ a Prince, afirma Coates, porque ese oficial fue una expresi√≥n directa de las creencias de Estados Unidos.

Esta historia de destrucci√≥n del cuerpo negro, que Coates afirma es herencia de este pa√≠s, no solo tiene sus ra√≠ces en la esclavitud sino en las batallas de la Guerra Civil, las desmoralizadoras leyes Jim Crow, la brutalidad policial y la discriminaci√≥n racial, y la creaci√≥n y promoci√≥n. del Sue√Īo. Este Sue√Īo es uno de los temas principales de su obra. Afirma que los estadounidenses desean comodidad, seguridad, una bonita casa en un vecindario suburbano, barbacoas y fiestas en la piscina, etc. Es lo que las personas que piensan que son blancas (Coates deconstruye las nociones de raza determinadas biol√≥gicamente, explicando c√≥mo la blancura y la negritud son construcciones intercambiables ) luchar y proclamar es un objetivo noble. Cierran los ojos ante cualquier cosa que les resulte inc√≥moda, nunca se creen racistas y piensan que si logran el Sue√Īo se debe √ļnicamente a su temple y audacia, no a las ventajas que les proporciona su supuesta blancura.

Coates le habla directamente a su hijo sobre los peligros de ser un joven negro, de tener que ser ¬ęel doble de bueno¬Ľ y asumir la responsabilidad de las acciones de otras personas negras, de tener que conocer y seguir ¬ęlas reglas¬Ľ, de tener para luchar m√°s que todos los dem√°s. Sabe que su hijo ha crecido de manera diferente a √©l y sus experiencias de ser negro son diferentes, pero la cruda realidad sigue siendo que habitar un cuerpo negro en Estados Unidos est√° plagado de peligros. Le duele no poder ayudar a su hijo o hacerlo bien; es profundamente frustrante ser siempre el ‚Äúabajo‚ÄĚ del pa√≠s de uno, tener que esforzarse siempre m√°s.

Termina su carta describiendo su visita a la madre de Prince Jones, la Dra. Mabel Jones. Escucha la historia de su vida y se maravilla de su fortaleza y elegancia; él también se da cuenta de que ella sufre bajo el peso de saber que a su país no le importaba su hijo, asesinó a su hijo, se olvidó de su hijo.

Hay pocas posibilidades, concluye Coates, de que los Dreamers despierten a la conciencia. Los Dreamers contin√ļan saqueando la tierra mientras saquean cuerpos negros. Alg√ļn d√≠a habr√° un ajuste de cuentas, pero esto no es algo que esperar porque cuando los So√Īadores cosechen lo que sembraron, todos los dem√°s tambi√©n lo har√°n. Los negros deben deleitarse en su comunidad y encontrar alegr√≠a en ella porque es lo que tienen. La lucha es dura pero da sentido a esta vida.

Deja un comentario