Entendiendo las obras de Bradbury



Ensayo crítico Comprensión de las obras de Bradbury

Cuando otros escritores de fantas√≠a y ciencia ficci√≥n le preguntan a Ray Bradbury de d√≥nde saca el material para sus historias, √©l explica que todo lo que escribe surge de una idea. Una vez que se ha establecido la idea, crea personajes para encarnar esa idea. La clave para comprender las estrechas relaciones entre sus personajes y las principales ¬ęideas¬Ľ o temas que aparecen a lo largo de sus relatos son las im√°genes de Bradbury.

A medida que usa constantemente los mismos términos, se basa en conceptos establecidos y regresa a temas, imágenes, incidentes y personajes familiares, uno puede sentir fácilmente que Bradbury presenta una visión integral del universo. Sin embargo, Bradbury no está tan interesado en el universo como lo está en el hombre mismo, en el hombre individual, y en cómo puede y debe funcionar en la realidad. En consecuencia, Bradbury se centra en el mundo microcósmico de la humanidad. Con un ojo imparcial pero perspicaz, disecciona al hombre, exponiendo sus fragilidades, sus miedos y sus debilidades. Las imágenes recurrentes a lo largo de sus obras son las herramientas con las que realiza esta tarea. Estas imágenes, a su vez, sirven para retratar ciertos temas específicos que, de la misma manera, se relacionan con este mundo microcósmico.

Los temas recurrentes en las obras de Bradbury muestran al hombre deseoso de saber qui√©n es y c√≥mo puede alcanzar su m√°ximo potencial, temeroso de envejecer y morir, y siendo sincero en su b√ļsqueda de una manera en la que pueda lidiar efectivamente con el problema del mal.

Como resultado de los temas de Bradbury, sus obras a menudo adquieren un tono fuertemente evang√©lico, ya que insiste en que la √ļnica esperanza para el mundo est√° en el hombre mismo. ¬ęMe di cuenta muy tarde de que podr√≠a haber sido un buen sacerdote o ministro¬Ľ, confiesa Bradbury, y su conciencia moral sugiere la verdad de la declaraci√≥n, porque despu√©s de que Bradbury ha expuesto al hombre por lo que es, le da al hombre algunos valor moral. . aliento, mostr√°ndole lo que puede ser. Aqu√≠, le presenta a la humanidad una visi√≥n del mejor de los mundos posibles, una utop√≠a y, en opini√≥n de Bradbury, f√°cilmente alcanzable. Su idealismo filos√≥fico insiste en que una vez que el hombre haya descubierto y logrado esta utop√≠a dentro de s√≠ mismo, su universo tambi√©n mejorar√°. Sin embargo, antes de que el hombre pueda alcanzar la utop√≠a de Bradbury, primero debe conquistar o al menos aprender a lidiar adecuadamente con el mal que lo confronta en cada momento, sus sentimientos de soledad e incompletitud, su incapacidad para conocerse completamente a s√≠ mismo, su miedo a crecer. . anciano, y su miedo a la muerte. Este conocimiento le da al hombre sus ritos de paso a la Utop√≠a de Bradbury.

Los temas predominantes de la muerte, la insatisfacci√≥n con uno mismo, la realidad del mal y c√≥mo enfrentarlo y, en √ļltima instancia, el logro del autoconocimiento aparecen en cada uno de los escritos de Bradbury. Esses temas s√£o demonstrados atrav√©s de uma s√©rie de imagens recorrentes que funcionam da mesma maneira cada vez que aparecem: suas imagens de ravina, suas imagens de espelho, suas imagens de carnaval, suas imagens de sol e fogo, seu uso do sorriso e suas imagens de agua.

Tanto los aspectos f√≠sicos como psicol√≥gicos de la muerte y el morir se examinan mediante el uso de im√°genes del barranco de Bradbury. Bradbury cree que si el hombre puede enfrentar y comprender su muerte final, entonces podr√° apreciarse a s√≠ mismo y a su propia vida en un grado m√°s pleno. Piensa que es necesario ¬ęencontrar y conocer y masticar y tragar la muerte como escritor y como lector¬Ľ, exorcizarla del subconsciente para que el hombre no tenga que pensar en ella todo el tiempo y pueda seguir adelante. su verdadero negocio – vivir.

Las frecuentes imágenes especulares en las historias de Bradbury ilustran el tema de la aparentemente constante insatisfacción del hombre consigo mismo. En algunos casos, Bradbury emplea imágenes de espejo como un emblema de la realidad, retratando el disgusto total y total del hombre con lo que sus espejos le dicen sobre sí mismo. Sin embargo, una investigación de estas imágenes especulares no está completa sin un análisis de la antítesis de la realidad, es decir, la fantasía. Aquí, los espejos de Bradbury permiten que un hombre se visualice con todo el esplendor que desea verse y ser visto por los demás. Inherente a este análisis de imagen especular está la sugerencia de Bradbury de que el hombre es quien es, y cualquier intento de alterarse a sí mismo sólo puede conducir al desastre.

Las imágenes carnavalescas de Bradbury son la fuente principal para una discusión sobre la presencia del mal como una fuerza real en el mundo. Un estudio de las imágenes de carnaval de Bradbury revela su creencia de que el potencial del mal está latente en cada hombre. A menos que el hombre mantenga lo que es bueno dentro de sí mismo en la condición correcta ejercitándolo activamente, perderá su habilidad para combatir el mal, permitiendo así que el mal crezca y se vuelva poderoso.

La batalla entre el bien y el mal se evidencia en varias imágenes contenidas en las obras de Bradbury. Una imagen discutida en este estudio es el sol, con su función primordial como fuente de vida y como totalidad del hombre. Este estudio de imágenes muestra que, para Bradbury, la luz es buena y la oscuridad es mala.

Varias de sus historias van un paso más allá, utilizando imágenes del sol como símbolo de Dios y la promesa de la inmortalidad. Además, las imágenes ardientes de Bradbury se centran en el tema de la victoria del bien sobre el mal. Apropiadamente, sus imágenes del fuego y sus imágenes del sol van de la mano, ya que el fuego, simbólicamente, puede ser considerado como el representante terrenal del sol. Este estudio examinará las imágenes del fuego, primero, como purificador o destructor del mal. Luego se discutirá como un símbolo de transformación y regeneración. Finalmente, se verá como retrata el deseo de aniquilar el tiempo y acabar con todas las cosas. Las obras que tratan más específicamente de imágenes de fuego contienen el comentario social más importante de Bradbury sobre la condición del mundo tal como él lo ve. Aquí están sus llamamientos más intensos a favor de las artes y las humanidades frente a la tecnología estéril.

Otra imagen que usa Bradbury para mostrar posibilidades adicionales para vencer el mal en el mundo es la sonrisa. Las sonrisas y las risas, seg√ļn Bradbury, derivan su poder de su progenitor, el amor, y Bradbury est√° convencido de que el amor es la fuerza m√°s fuerte y humanizadora que posee el hombre.

El conocimiento que tiene el hombre de la muerte como parte de la vida, su aprendizaje para sacar lo mejor de sí mismo y de lo que es, su aceptación del mal y del bien en el mundo, y su lucha para detener ese mal son los descubrimientos que le dan al hombre una visión más amplia. autopercepción

Este autoconocimiento tambi√©n se presenta en los relatos de Bradbury mediante el uso de im√°genes de agua. Bradbury utiliza im√°genes de agua en el sentido tradicional, emple√°ndolas primero para sugerir la fuente de la vida misma y la transici√≥n del ciclo de vida de una fase a otra. Las im√°genes de agua que representan el tema del renacimiento, la regeneraci√≥n y la purificaci√≥n tambi√©n son evidentes en los escritos de Bradbury. Aqu√≠, describe su concepto del tema ¬ęcelebrar la vida¬Ľ, disfrutando de estar vivo a pesar de las dificultades de la vida en lugar de encontrar la vida un trabajo pesado a causa de ellas.

Bradbury tiene grandes esperanzas en el futuro del hombre y en la adquisici√≥n por parte del hombre de la vida m√°s satisfactoria posible, una utop√≠a que ha llegado a la tierra. Aconseja a sus lectores, mostr√°ndoles el mundo ut√≥pico que resultar√° de seguir sus consejos, y describe los horrores que pueden sobrevenir si no se detienen ciertas tendencias contempor√°neas. En sus escritos lleva a sus lectores a Marte oa pueblos y ciudades donde se describen extra√Īos sucesos; deja a sus lectores en casa para que vean los malvados carnavales recorrer las calles de su propio barrio en busca de ellos, pero siempre est√° sugiriendo que la Tierra podr√≠a ser el mejor de los mundos posibles y que el hombre, cuando se comprende a s√≠ mismo, puede entonces hacer de su mundo una utop√≠a, un mundo en el que puede ser tan libre y feliz como siempre so√Ī√≥ ser.



Deja un comentario