En el tiempo de las mariposas : Resumen

En el tiempo de las mariposas se divide en tres secciones de cuatro capítulos cada una. Cada parte se abre con Dede en una narración en tercera persona, mientras que la narración se da en primera persona para las otras hermanas. Los capítulos de Dede se dividen en dos partes: 1994 (el presente) y el pasado, cuando sus hermanas estaban vivas, comenzando con 1943. El marco temporal del «presente» es un lapso de una tarde, en la que Dedé da una entrevista. Pero las preguntas del entrevistador transportan a Dede y al lector al pasado y a la conciencia de las hermanas.

Parte I

Dedé comienza una entrevista con una mujer alrededor de las tres de la tarde. Es 1994. Cuando Dedé le pregunta qué quiere saber, el entrevistador responde: «Cuéntame todo». Dedé es transportado de regreso a 1943, a «una noche clara de luna antes de que comenzara el futuro». Toda la familia está en el patio delantero bajo el árbol anacahuita, relajándose y contando historias.

En 1938, Patria y Minerva van a la Inmaculada Concepción como estudiantes internos. Minerva conoce a Sinita Perozo, quien le cuenta cómo Trujillo destruyó a su familia, matando a sus tíos, su padre y su hermano. Minerva considera, por primera vez, que Trujillo no es el santo que se hace pasar. Esta comprensión se hace patente cuando en 1941, su amiga Lina Lovaton es elegida para ser una de las amantes de Trujillo, lo que destruye su oportunidad de tener una vida plena. Minerva y sus amigas son elegidas para dar una actuación de recitación para Trujillo en la celebración del centenario, pero termina desastrosamente cuando Sinita rompe el guión y camina hacia la silla de Trujillo, apuntándolo.

María Teresa ha recibido un diario de Minerva para su Primera Comunión. Patria se ha casado y ha dado a luz a dos hijos, Noris y Nelson, y está embarazada de un tercero. María Teresa comienza la escuela en Inmaculada Concepción, donde elige mentir por Minerva, quien ha estado escapándose de la escuela para encontrarse en secreto con sus amigos en la casa de Don Horacio. Una de esas amigas, Hilda, se esconde en Inmaculada Concepción, pretendiendo ser una estudiante, pero pronto es capturada por los guardias. En julio, Minerva se gradúa y Patria aborta, perdiendo a su hijo.

En 1946, Patria tiene 22 años y, a pesar de creer siempre que acabaría siendo monja, ha optado por casarse con Pedrito Gonzales. Está preocupada por Minerva, que está hablando en contra del gobierno. Al preocuparse por la pérdida de fe de Minerva, ella misma comienza a luchar con su fe. Tras el aborto espontáneo del tercer hijo de Patria, Chea Mirabal decide llevarse a todas sus hijas en peregrinación a Higüey, donde se revela que Enrique Mirabal le es infiel.

Parte II

De vuelta al presente, en 1994, Dede considera que Fela, su sirvienta de toda la vida, cree que está poseída por los espíritus de las hermanas Mirabal muertas. El entrevistador le recuerda a Lio Morales, a quien Dede y Minerva conocieron un verano y posteriormente invitaron a jugar al voleibol en Tio Pepe’s. Cuando un periódico que informa que Lio es «un comunista, un subversivo», mamá se enoja porque lo ha dejado pasar tiempo en su casa. Aunque ella niega estar enamorada de él, Minerva continúa viéndolo, en citas dobles con Jaimito y Dedé. La noche en que Jaimito le propone matrimonio a Dedé, Lio le entrega una carta para que se la entregue a Minerva, pidiéndole a Minerva que se exilia con él y sus compañeros. Dedé decide que no expondrá a su hermana a ese peligro, por lo que quema la carta en la lámpara.

Después de graduarse de Inmaculada Concepción, Minerva vive en su casa desde hace algunos años. Ella descubre accidentalmente a Carmen, la mujer con la que su padre ha tenido una aventura, y a sus cuatro medias hermanas. También descubre cuatro cartas de Lio, que su padre le ha estado ocultando. La familia está invitada a un baile del Día del Descubrimiento en uno de los palacios de Trujillo; Manuel de Moya intenta seducir a Minerva, y cuando Trujillo la toca de manera inapropiada, le da una bofetada al dictador. Cuando él la acerca de manera inapropiada, empujándola de una manera vulgar, ella le da una bofetada. Empieza una tormenta y los Mirabal escapan; pero en el camino a casa, Minerva se da cuenta de que ha puesto las cartas de Lio en el bolsillo del forro de su bolso, que dejó en el palacio. Enrique Mirabal es enviado a la capital para «interrogarlo», y mientras está allí, Minerva trae dinero a su familia ilegítima. Minerva y Chea Mirabal van a la capital a pedir la liberación de papá. Lo liberan después de tres semanas, pero se ha vuelto loco. En su encuentro con Trujillo, Minerva hace una apuesta con el dictador; ella gana y él le permite estudiar derecho.

María Teresa tiene un nuevo diario, que es otro regalo de Minerva. Enrique Mirabal ha fallecido y María Teresa está de luto por su muerte, pero también se ha enamorado de sus dos primos, Raúl y Berto. El 3 de julio María Teresa se gradúa de Inmaculada Concepción, y en septiembre se incorpora a Minerva en la universidad de la capital, y son compañeras de cuarto. Minerva se casa con Manolo en 1955, por lo que se muda con él. Pronto da a luz a Minou, y en 1957 se mudan a Monte Cristi.

Trujillo le juega una mala pasada a Minerva al no otorgarle una licencia para ejercer la abogacía; su diploma es inútil. María Teresa ayuda a Minerva a instalar su nuevo hogar en Monte Cristi. Ella accidentalmente intercepta una entrega de armas de Leandro, nombre en clave Palomino, a la casa. Manolo y Minerva explican sobre el underground nacional que se está formando. María Teresa se une a ellos y comienza a enamorarse de Leandro, con quien se casa el día de San Valentín de 1958.

Ahora es 1959 y los hijos de Patria, Nelson y Noris, han crecido. Todos viven en la casa del bisabuelo de Pedrito. Minerva y Manolo visitan desde Monte Cristi todas las semanas; se encuentran en la tierra de Patria y Pedrito con muchos otros revolucionarios. Esta situación le da a Nelson la oportunidad de involucrarse cuando regresa de la escuela. Él le informa que los revolucionarios esperan una invasión de los libertadores de Cuba.

Aunque está embarazada de Raúl Ernesto, Patria decide irse de retiro con el Padre de Jesús y el grupo Salcedo a Constanza. El 14 de junio se bombardea la ladera de la montaña. La primera ola de la invasión liberadora es el objetivo; seis días después, la segunda oleada es interceptada y también derrotada. Padre de Jesús cambia el nombre del grupo de retiro a Acción Clero-Cultural, o ACC. Aunque Pedrito protesta al principio, en la casa de Patria y Pedrito se funda el Movimiento 14 de Junio.

Parte III

En la tarde de 1994, Dede se despide del entrevistador justo cuando llega Minou de Fela’s. En 1960, Dedé se ha vuelto solitario y siente que Jaimito se ha convertido en un «macho mandón y pasado de moda» que no se da cuenta de su infelicidad. Sus hermanas vienen a pedirle que se una a su célula revolucionaria, y Dede decide en silencio dejar a Jaimito. Está a punto de pedirle consejo al sacerdote, pero cuando se da cuenta de que el padre de Jesús es «uno de ellos», tiene miedo de que la convenza de unirse a la revolución, por lo que huye. Jaimito la ha dejado con sus hijos, pero Manolo los convence de reconciliarse y tomarse unas vacaciones juntos. La semana siguiente, arrestan a Leandro, Pedrito y Nelson, y la casa de Patria ha sido incendiada hasta los cimientos. Minerva tiene tuberculosis, pero ella y Manolo también son arrestados antes de que pueda recibir tratamiento. Dede y Jaimito pueden reconstruir algo de fuerza en su matrimonio en su esfuerzo por salvar a sus hermanas.

Durante tres meses, Patria se queda en casa de su madre sufriendo sin su hijo, esposo o Minerva. Pronto, María Teresa también es arrestada. La Iglesia Católica habla en contra del régimen, y el régimen contraataca encontrando formas de disuadir a la gente de asistir a la iglesia. A través de Margarita, una de las hijas ilegítimas de Enrique Mirabal, Patria y Chea logran comunicarse con Minerva y María Teresa en la prisión La Victoria. El Capitán Peña llega a la casa de Chea Mirabal con pases de visita e informa que Nelson podría ser liberado con la próxima ronda de indultos. Pero Minerva y María Teresa se han negado a recibir sus propios indultos. El próximo martes, se dirigen a la capital para recoger a Nelson.

En la cárcel de La Victoria, María Teresa escribe en un cuaderno de contrabando del primo de Carmen, Santiclo, quien es uno de los guardias de La Victoria. El 11 de abril, María Teresa es llevada a La 40 y azotada frente a Leandro, para tratar de convencerlo de que haga un trabajo para Trujillo, aunque no se describe cuál es el trabajo. Funciona; Leandro grita: «¡Lo haré! ¡Lo haré!» El lunes 23 de mayo, María Teresa y Minerva son procesadas y sentenciadas a cinco años de prisión por «una broma de juicio», sin representación legal. La Organización de los Estados Americanos (OEA) viene a investigar la situación de los presos políticos, y Minerva insta a María Teresa a compartir con la OEA el incidente que ha anotado. Después de su sesión de diez minutos en la sala de visitas con siete miembros del comité, María Teresa deja caer de su trenza la carta que contiene la declaración escrita por Minerva y Sina y firmada «El Movimiento 14 de Junio», y la joven comisaria llevarla a cabo lo recoge. Sin embargo, ella no deja caer la carta con su propia cuenta personal. El 7 de agosto, María Teresa informa que ella y Minerva serán liberadas al día siguiente junto con las otras presas políticas.

Minerva y María Teresa han sido puestas en libertad pero ahora se encuentran en arresto domiciliario. Para ganar dinero, inician un negocio especializado en la confección de vestidos de bautizo para niños. En la cárcel, a Manolo se le destroza el ánimo cuando un grupo de jóvenes es sorprendido repartiendo volantes revolucionarios en Santiago. Delia Santos le dice a Minerva que visite al Dr. Pedro Viñas, quien explica que los «gringos» están ayudando con la revolución. Sin embargo, Manolo teme que también se apoderen del país. Minerva pierde la casa que tiene con Manolo y Dede la ayuda a organizarla y limpiarla. El próximo jueves, mientras se dirigen a visitar a sus maridos, el Capitán Peña les informa que Manolo y Leandro serán trasladados a Puerto Plata, más cerca de donde viven las hermanas. El 25 de noviembre, camino a Puerto Plata, el chofer de las hermanas, Rufino, decide detenerse y recoger a un joven soldado que hace autostop.

Las hermanas se detienen en una tienda llamada El Gallo camino a Puerto Plata para comprar suministros de costura para su empresa. El vendedor, Jorge Almonte, los reconoce y le da a Minerva una advertencia por escrito de «Evite el pase». Pero no hay nada que hacer, así que continúan conduciendo. Sin embargo, llegan sanos y salvos a Puerto Plata y visitan a Leandro y Manolo, quien le pide a Minerva que no conduzca de regreso esa noche. Después de no poder ponerse en contacto con su madre por teléfono, deciden irse a casa.

Deja un comentario