Elvira Griffiths



An√°lisis de personajes Elvira Griffiths

La madre de Clyde cree en un Dios Todopoderoso misericordioso. Ella tambi√©n cree que a trav√©s de su fe y buenas obras fue llamada a difundir la palabra de Dios. Aunque preocupada por la salvaci√≥n de las almas, ama profundamente a sus hijos, sabiendo muy bien que ellos cargan con las debilidades y los pecados de toda la humanidad. Mal vestida y mal alojada, cree en la lucha y el sufrimiento por la gloria y la salvaci√≥n de Dios, no en la vanidad y la ganancia material. Est√° tan pose√≠da por el fervor espiritual que es incapaz de comprender el grado de los antiguos sue√Īos de Clyde.

Sus propios sue√Īos comenzaron a formarse despu√©s de enamorarse del visionario Asa Griffiths. Como campesina ignorante, hab√≠a prestado poca atenci√≥n a la religi√≥n. Pero inoculada por el ¬ęvirus¬Ľ de la evangelizaci√≥n, se uni√≥ a las aventuras religiosas de su esposo en campos m√°s verdes y escurridizos. Antes de Kansas City, Denver y San Francisco, los Griffith hab√≠an llevado a cabo misiones o predicado en las calles de Grand Rapids, Detroit, Milwaukee, Quincy y Chicago. Al igual que su marido, Elvira ignora la necesidad de formaci√≥n pr√°ctica o profesional de sus hijos.

A pesar de sus dolores, esta protestante extrema se mantiene optimista. Ella trata de resolver los problemas familiares y las dificultades profesionales a través de sus oraciones. Sublimando sus propios impulsos, Elvira ve el mundo físico como el patio de recreo del diablo, donde las delicias del mal tientan a los inocentes ya los incautos. Intuye una vida eterna después de la muerte. Sin embargo, cuando su instinto maternal se despierta, anhela salvar a sus hijos de la desgracia y la muerte.

Sus motivos para tratar de salvar a Esta y Clyde son buenos, pero la necesidad de Clyde pone a prueba sus recursos hasta el límite, especialmente porque duda de su veracidad. En un esfuerzo por salvarlo, se expone al resplandor de la publicidad y al aguijón del ridículo. Aunque no logra salvar la vida de Clyde, beneficia a Esta. Sin embargo, por su valiente acto de adoptar al hijo ilegítimo de Esta, ella se trae el tormento de vivir una mentira.

Todav√≠a creyendo en una Deidad ben√©fica, reza por la salvaci√≥n del alma de Clyde. De hecho, su fe no solo est√° intacta, sino que es m√°s fuerte a causa de su sufrimiento. Elvira llega a sentir la poderosa influencia de Green-Davidson, los compa√Īeros de b√ļsqueda de placer, evasi√≥n, tentaci√≥n sexual y alta sociedad en su d√©bil hijo. Tambi√©n se da cuenta de lo poco que ha ayudado a Clyde a prepararse para la vida en este mundo. Para √©l, le da a su nieto Russell diez centavos para un helado.



Deja un comentario