El retrato de Dorian Gray



Resumen y Análisis Capítulo 7

Resumen

El teatro est√° repleto cuando llegan Dorian, Basil y Lord Henry. Cuando Sibyl aparece en el escenario como Julieta, Lord Henry piensa que es una de las ¬ęcriaturas m√°s hermosas¬Ľ que jam√°s haya visto, como un cervatillo en su gracia e inocencia. Su rendimiento, sin embargo, es peor que decepcionante. Se ve ap√°tica y artificial; de hecho, ella es absolutamente horrible.

Dorian está más disgustado que avergonzado por la actuación de Sybil. Lord Henry y Basil se van, al igual que la mitad de la audiencia, pero Dorian permanece sentado durante toda la obra.

En la sala verde despu√©s de que termina la obra, Sibyl parece encantada con su p√©sima actuaci√≥n y espera que Dorian comprenda que ya no puede actuar porque ha encontrado el amor verdadero en la vida real. Estaba destinada a ser excelente, dice, pero debido a que Dorian le ense√Ī√≥ ¬ęlo que es realmente la realidad¬Ľ, ya no puede creer en el mundo falso de las obras de teatro. Ella le pide a Dorian que se la lleve para que puedan comenzar una vida juntos.

La respuesta de Dorian es fr√≠a y llena de disgusto: ¬ęMataste a mi amor¬Ľ, murmura. La amaba porque era una gran artista, dice. Ahora la encuentra ¬ęsuperficial y est√ļpida¬Ľ y apenas la soporta.

Sibila est√° molesta. Disculp√°ndose por su pobre desempe√Īo, le ruega a Dorian que le d√© otra oportunidad. Sollozando, se derrumba en el suelo y le ruega que no la deje. Mientras llora hist√©ricamente, comienza a contar la amenaza de su hermano de matar a cualquiera que la lastime, pero aparta el pensamiento y se recuerda en voz alta que la amenaza era solo una broma.

Dorian se enoja con Sybil y le dice que ya no puede verla. De repente, se va. Dorian deambula por las calles hasta cerca del amanecer y luego regresa a casa. Al pasar por su biblioteca hacia su habitaci√≥n, se da cuenta del retrato que Basil pint√≥ de √©l. Est√° sorprendido e intrigado, pero se dirige a su habitaci√≥n. Comienza a desvestirse, pero se detiene y regresa a la biblioteca para mirar el retrato. Para Dorian, el rostro del retrato cambi√≥ un poco, adquiriendo un aire de crueldad alrededor de la boca. Yendo a la ventana, ve un amanecer brillante. Vuelve a mirar la pintura. Las ¬ęl√≠neas de crueldad alrededor de la boca¬Ľ todav√≠a est√°n all√≠, incluso m√°s claras que antes. Mirando su reflejo en el espejo, Dorian se ve fresco y joven. De repente recuerda el deseo que hab√≠a pedido antes en el estudio de Basil, que siguiera siendo el mismo que tom√≥ la imagen en las ¬ęl√≠neas de sufrimiento y pensamiento¬Ľ, los diversos signos de corrupci√≥n y edad que la vida de Dorian podr√≠a traerle. . √Čl piensa que tal deseo nunca podr√≠a cumplirse. Ciertamente es imposible.

A√ļn as√≠, est√°n las l√≠neas crueles sobre la boca en el retrato. Dorian comienza a preguntarse si realmente fue cruel con Sibyl. Sin embargo, se convence a s√≠ mismo de que √©l no tiene la culpa de la situaci√≥n. Sibyl tiene la culpa porque lo defraud√≥ y lo hizo soportar las dolorosas tres horas de su terrible actuaci√≥n. Eventualmente, se convence de que Sibyl realmente no lo amaba y concluye que no tiene que preocuparse por ella.

Dorian est√° m√°s preocupado por el retrato alterado que por Sibyl. A Dorian se le ocurre que cada pecado que cometa se reflejar√° en su rostro en la pantalla. Jura nunca volver a pecar para que la pintura, como √©l, nunca cambie. Jura usar el retrato como su conciencia; el peligro de herir el retrato le impedir√° cometer pecados. Se negar√° a ver a Lord Henry o al menos ignorar√° las ¬ęteor√≠as sutiles y venenosas¬Ľ de Lord Henry. Volver√° con Sibyl, se disculpar√° y se casar√° con ella. Coloca un lienzo frente a la pintura y se va. El cap√≠tulo termina cuando Dorian repite el nombre de Sibyl hasta el amanecer.

An√°lisis

En el capítulo 7, la narrativa de Dorian supera a todas las demás en la novela. De ahora en adelante, la historia será suya, no de Lord Henry. La novela se vuelve más dinámica porque el personaje de Dorian crece, cambia, mientras que el de Lord Henry permanece sin cambios.

El cambio en el car√°cter de Dorian en este cap√≠tulo es dram√°tico. Dorian comienza el cap√≠tulo como un amante devoto. Luego, en unas pocas p√°ginas, se convierte en un cr√≠tico asqueado, un desertor sin coraz√≥n, un pecador contrito por un momento y, finalmente, un amante dedicado nuevamente a Sibyl, no porque ame a la mujer, sino porque teme lastimarse a s√≠ mismo y al retrato. . Aunque el cap√≠tulo termina con la intenci√≥n de Dorian de cumplir con ¬ęsu deber¬Ľ siendo honorable y cas√°ndose con Sibyl, su honor es falso porque se basa en el ego√≠smo. Tus ¬ęhonorables intenciones¬Ľ son simplemente una continuaci√≥n de la degradaci√≥n de tu alma. La cantidad y el grado de cambios que experimenta Dorian en este cap√≠tulo, la mayor√≠a de ellos cambios negativos, sugieren la direcci√≥n que tomar√° su naturaleza en el resto del libro.

El capítulo 7 también introduce un elemento que se repetirá a lo largo de la historia: el cambio de retrato. Al final del capítulo, el lector comprende que el retrato simbolizará el estado de alma y espíritu de Dorian. Wilde usará el retrato para ayudar a desarrollar su caracterización de Dorian para el resto del libro.

La relaci√≥n especial de Dorian con su retrato contin√ļa con el tema de Fausto. Su deseo en el retrato sugiere un pacto con el diablo. El deseo de Dorian de escapar de las ¬ęteor√≠as venenosas¬Ľ de Lord Henry indica que ve a su mentor como una mala influencia, pero al igual que Fausto, Dorian parece ansioso por beneficiarse de los frutos de su pacto, es decir, la eterna juventud que te ofrece ese retrato.

Glosario

miranda William Shakespeare protagonista La tormenta.

monstruo un salvaje que es mitad hombre, mitad animal en La tormenta.

exigente exigente; barato; com√ļnmente ornamental.

apático falta de energía o esfuerzo.

Buen peregrino. . . beso de san palmer una cita de Shakespeare Romeo y Julieta, Acto I, Escena 5, 99-102.

T√ļ sabes. . . hablamos esta noche una cita de Shakespeare Romeo y Julieta, Acto II, Escena 2, 85-87.

declaraci√≥n el arte de hablar en p√ļblico.

Aunque me alegro. . . cu√°ndo nos encontramos de nuevo una cita de Shakespeare Romeo y Julieta, Acto II, Escena 2, 116-22.

Porcia William Shakespeare protagonista El mercader de Venecia.

Beatriz William Shakespeare protagonista Tanto ruido para nada.

Cordelia William Shakespeare protagonista Rey Lear.

n√°car madre perla



Deja un comentario