El pescador y su mujer, hermanos Grimm


El cuento del pescador y su esposa es en realidad un cuento de hadas sobre una esposa que le pidi√≥ a su esposo lo imposible. √Čl atrap√≥ un pez m√°gico y ella le pidi√≥ que la dejara vivir. √Čl fue amable y complaci√≥ su demanda y ella le concedi√≥ tres deseos. El pescador no ten√≠a deseos y la dej√≥ nadar.

Cuando le contó a su esposa lo que había sucedido, ella dijo que quería que el pez cumpliera sus deseos. El pescador no se emocionó con esto porque pensó que no debíamos aprovecharnos de la bondad de los demás y también estaba satisfecho con su vida y no pidió nada más que su esposa.

La moraleja de la historia es que las personas codiciosas nunca estar√°n satisfechas y que equiparan el deseo de tener algo con las cosas caras. Estas son las personas que se aprovechan de la bondad de los dem√°s y su √ļnico prop√≥sito es satisfacer sus propias necesidades ego√≠stas. La mujer del pescador tiene un apetito insoportable y al final se queda sin nada. Se queda con su esposo en la peque√Īa casa, pero no puede ver todo lo que realmente tiene debido a su codicia.

Resumen

√Črase una vez un pescador que viv√≠a en una peque√Īa casa de madera situada en una hermosa playa de arena. No viv√≠a solo. Ten√≠a una esposa a la que amaba inmensamente. Amaba las olas, el mar azul profundo y amaba la pesca. Cantaba en el camino y hablaba con los animales.

Su esposa casi nunca estaba de buen humor. No le gustaba su casa y quería una casa grande donde tuviera sirvientes y un armario lleno de hermosos vestidos. Todos los días ella lo reprendía por no ganar suficiente dinero para satisfacer sus necesidades.

Siguió pescando hasta que le entró el cansancio. Mientras él pescaba, su esposa trabajaba en el jardín, pero no cultivaban muchas verduras debido al clima.

El pescador salió al mar como todos los días y vio salir el sol. Esa hermosa foto lo llenó de alegría y se alegró de que no lloviera como el otro día. Pensó que podría pescar muchos más peces que en días anteriores.

Persistía en su deseo de atrapar algo, pero cada vez que lanzaba el cebo, los cangrejos se los comían. No sabía qué hacer porque no podía ir a casa con las manos vacías a su esposa porque ella estaría furiosa.

Mientras pensaba en ello, atrapó un pez. Era enorme y apenas podía sacarlo del mar. Cuando la colocó en su bote, ella comenzó a hablar. Pidió que la devolvieran al mar y que le concediera 3 deseos si le concedía uno. El pescador la soltó, pero no pidió nada.

Fue a su casa y le cont√≥ a su esposa todo lo que hab√≠a sucedido. Estaba furiosa porque √©l hab√≠a dejado caer el pez sin hacer ninguna demanda. No entend√≠a muy bien a su esposa y ella le pregunt√≥ si no le parec√≠a extra√Īo que los peces hablaran. √Čl todav√≠a la miraba y ella le orden√≥ que volviera ma√Īana y recuperara el pescado para concederle tres deseos.

Se fue a pescar para no tener que escuchar las recriminaciones de su esposa, pero no esperaba volver a ver los peces porque su esposa no quería nada más que una casa grande con muebles caros, un jardín y un gallinero.

El pescador llam√≥ al pez y ella se zambull√≥ en el mar y le pregunt√≥ qu√© quer√≠a. √Čl le cont√≥ sobre su situaci√≥n con su esposa y ella le pregunt√≥ cu√°les eran los deseos de su esposa. El t√≠mido pescador le dijo que quer√≠a una casa grande con muebles caros, un jard√≠n y un gallinero.

El pez concedió sus deseos por su amabilidad y luego desapareció de nuevo. El pescador fue a la casa y vio la magnífica casa que su esposa quería. El interior y el interior de la casa estaban lujosamente decorados y el armario estaba lleno de hermosos vestidos. La mujer del pescador se sentó en la silla y miró fijamente el candelabro.

El pescador estaba feliz de que su esposa cumpliera su deseo y se sent√≠a bien viviendo en una casa m√°s grande en lugar de una caba√Īa peque√Īa.

Despu√©s de unos d√≠as, su esposa comenz√≥ a quejarse nuevamente. Ella le dijo que el jard√≠n era demasiado peque√Īo y que no era lo suficientemente brillante como para que los cultivos se desperdiciaran y tambi√©n que ya no quer√≠a limpiar el gallinero. Le pregunt√≥ por qu√© no estaba m√°s contenta con la casa grande, el gallinero y los armarios llenos. √Čl no entend√≠a c√≥mo ella pod√≠a estar descontenta con todo lo que ten√≠an mientras los otros pescadores todav√≠a viv√≠an en peque√Īas chozas.

Ella no se dio por vencida y le dijo que le pidiera al pez un castillo con torres y sirvientes porque ya no puede limpiar. Hizo hincapié en que el pez tenía que conceder todos sus deseos.

El pescador trat√≥ de convencer a su esposa de que no necesitaban un castillo al lado de una casa tan grande, pero no pudo hacerla cambiar de opini√≥n. √Čl le dijo que le resultaba inc√≥modo pedirle m√°s deseos al pez, pero ella no lo escuch√≥.

Fue al mar y llamó a los peces. Ella vino y lo escuchó. Ella lo entendió y cumplió con los deseos de su esposa.

Cuando llegó a la casa vio un magnífico castillo con torres y un patio. Corrió hacia su esposa y exploraron juntos el castillo. Una habitación era más hermosa que la otra, con magníficos espejos y candelabros de cristal. Las mesas se llenaron de platos de plata y oro, y los sirvientes les trajeron la comida.

Al d√≠a siguiente, continuaron explorando el castillo, luego caminaron por el patio y entraron a los establos. Dondequiera que pisaban, los sirvientes se inclinaban ante ellos. El esposo quer√≠a saber si su esposa estaba satisfecha con el cumplimiento de su √ļltimo deseo y ella confirm√≥ que s√≠, pero ten√≠a otro deseo. Ella quer√≠a convertirse en la reina. Le dijo a su esposo que fuera a buscar el pescado.

Desafortunadamente, la convicción del pescador de que un castillo es suficiente no fue suficiente porque la mujer era despiadada. Se sintió incómodo pidiéndole al pez otro favor.

El pescador fue al mar y llamó al pez que ya sabía que tenía otro deseo. Ni siquiera pronunció el deseo porque ella ya sabía que su esposa quería convertirse en reina.

El pescador estaba sorprendido pero feliz de no tener que volver a dar explicaciones al pez y ella cumplió con los deseos de su esposa.

Cuando el pescador regresó al castillo, vio a la nueva reina que no era tan hermosa como debería ser una reina. Era obesa, tenía una corona y un collar de perlas y muchas pulseras de oro.

El pescador estaba desesperado y esperaba que su esposa estuviera feliz con la nueva situación. Tenía sirvientes que la servían y un guardia que velaba por ella y el castillo.

Su satisfacción no duró mucho y cuando su esposo quiso saber la causa de su miseria, ella le dijo que quería ser emperatriz porque quería ser algo más que una reina cualquiera. Ella le ordenó que volviera al pescado.

No tuvo corazón para hacerlo porque el deseo ya le había concedido más de lo que ella debía y no quería aprovecharse de ella.

La esposa tampoco se dio por vencida esta vez. Su codicia era más fuerte que cualquier otra cosa y él tuvo que volver a salir al mar, pero estaba tan avergonzado que no podía mirar al pez.

√Čl le pidi√≥ otro deseo y ella dijo que se le conceder√°. Su esposa estaba descontenta otra vez y quer√≠a convertirse en Papa. El pescador se sorprendi√≥ por su deseo y se neg√≥ a hacerlo, pero ella lo oblig√≥ a hacerlo.

Volvi√≥ al pez y pidi√≥ lo imposible. Se sinti√≥ muy inc√≥modo, pero el pez le concedi√≥ su deseo. Cuando regres√≥ a casa, su esposa volvi√≥ a sentirse infeliz porque esta vez quer√≠a ser Dios. √Čl pens√≥ que ella hab√≠a perdido la cabeza y dijo que ser√≠a castigada por blasfemia. Ella lo hizo volver al pez.

Hizo esto mientras una terrible tormenta rug√≠a afuera. Intent√≥ llamarla, pero ella no apareci√≥. Solo escuch√≥ el viento soplar, y cuando regres√≥ a casa vio la misma vieja caba√Īa con su esposa insatisfecha.

Estaba encantado de que las cosas volvieran a la normalidad porque nunca quiso vivir en un castillo lujoso lleno de cosas caras. Ahora podría volver a pescar y lo que pescaría sería suficiente para él y su esposa que todavía estaba insatisfecha.

Género: cuento de hadas

Lugar: playa, mar, castillo/casa

Caracteres: pescador, pescado, esposa

an√°lisis de personajes

Pescador – era un dios y un esposo trabajador que quer√≠a complacer a su codiciosa esposa. √Čl ingenuamente esperaba que ella quedara satisfecha de una vez por todas, pero ella se convirti√≥ en todo lo contrario y √©l no pudo satisfacer sus deseos imposibles. El pez m√°gico lo ayud√≥ por su amabilidad, pero la √ļltima vez no apareci√≥ y todo volvi√≥ a la normalidad.

esposa de pescador – Persona codiciosa e insatisfecha, que se aprovech√≥ del buen coraz√≥n de su marido. √Čl concedi√≥ todos sus deseos y ella segu√≠a siendo infeliz. Desde el momento en que pidi√≥ convertirse en Dios, la magia desapareci√≥ y todo volvi√≥ a la normalidad. Tuvo que vivir con su esposo en la peque√Īa caba√Īa con la esperanza de que pescara suficientes peces para que sobrevivieran.

Biografía de los hermanos Grimm



Deja un comentario