El olvido de la ley natural



Ensayos críticos Relaciones entre padres e hijos: El olvido de la ley natural

en el coraz√≥n de Rey Lear radica la relaci√≥n entre padre e hijo. Central a este tema filial es el conflicto entre la ley del hombre y la ley de la naturaleza. La ley natural es sin√≥nimo de la autoridad moral generalmente asociada con la justicia divina. Los que se adhieren a los principios de la ley natural son los personajes del texto que instintivamente act√ļan por el bien com√ļn: Kent, Albany, Edgar y Cordelia.

Eventualmente, Gloucester y Lear aprenden la importancia de la ley natural cuando reconocen que violaron estos principios básicos, y ambos finalmente recurren a la naturaleza para encontrar respuestas a por qué sus hijos los traicionaron. Sus contrapartes, Edmund, Goneril, Regan y Cornwall, representan el mal que obra en violación de la ley natural. Los cuatro conspiradores no tienen conciencia y carecen del reconocimiento de una autoridad moral superior, ya que nunca consideran la justicia divina mientras traman su maldad. Su ley es hecha por el hombre y se enfoca en el individuo, no en el bien de la comunidad. La tragedia se desarrolla a medida que dos historias paralelas y cuidadosamente entrelazadas exploran el abandono del orden natural y la traición antinatural de padres e hijos.

En la trama principal, Lear traiciona a su hija menor y es traicionado por sus dos hijas mayores. De manera casi idéntica, la trama secundaria revela a otro padre, Gloucester, que traiciona a su hijo legítimo mayor y que es traicionado por su hijo ilegítimo menor. En ambos casos, la relación filial natural entre padre e hijo es destruida por la falta de conciencia, la renuncia a la justicia básica y el orden natural, y el juicio precipitado basado en las emociones. Al final de la obra, el abandono del orden natural deja el escenario sembrado de cadáveres de padres e hijos.

En el acto de apertura, Lear crea una prueba de amor para justificar darle a Cordelia una mayor parte de su reino. Aunque se supone que su reino se divide por igual, Lear claramente ama m√°s a Cordelia y quiere darle la mayor parte de su riqueza. A cambio, Lear espera un exceso de halagos y efusivas confesiones de amor. Pero en cambio, la respuesta de Cordelia es moderada, honesta y razonable: la costumbre dicta que ella comparta su amor entre su esposo y su padre.

Tan pronto como Cordelia no cumple con las expectativas de su padre, Lear la repudia. Con Cordelia perdida, Goneril y Regan se aprovechan r√°pidamente. Es posible que hayan amado genuinamente a su padre una vez, pero ahora parecen cansados ‚Äč‚Äč‚Äč‚Äčde ser ignorados a favor de su hermana peque√Īa. Despu√©s de que Lear declara su obvia preferencia por Cordelia, las hermanas mayores se sienten libres de buscar su venganza, cambiando el orden natural de la familia en su o√≠do. Al mismo tiempo, Lear no logra ver la fuerza y ‚Äč‚Äčla justicia en la ley natural y desconoce a su hijo menor, desencadenando as√≠ el desastre que sigue. Lear organiza una competencia entre hermanas que las llevar√° a la tumba.

En una relaci√≥n padre-hijo similar, la escena inicial de Rey Lear posiciona a Gloucester como un padre irreflexivo. La presentaci√≥n de la audiencia a este segundo padre le hace hablar del nacimiento de Edmund de manera despectiva. Aunque Gloucester dice que ama a Edmund y Edgar por igual, la sociedad no los considera iguales, y Gloucester tampoco, cuyo amor se limita a palabras en lugar de acciones de igualdad. Seg√ļn la ley de la naturaleza, Edmund es tanto hijo de Gloucester como Edgar; pero de acuerdo con la ley del derecho de nacimiento del hombre, Edmund no es reconocido como el heredero de Gloucester.

En una de las primeras informaciones ofrecidas sobre Edmund, Gloucester le dice a Kent que Edmund ha estado fuera en busca de su fortuna, pero que ahora ha regresado. Seg√ļn la ley inglesa, Edmund no tiene fortuna en casa ni derechos. El regreso de Edmund en busca de la fortuna familiar proporciona el primer indicio de que aprovechar√° lo que la ley inglesa no le otorga. Claramente, las acciones de Edmund son el resultado de la preferencia de su padre, tanto legal como filial, por Edgar, su hijo mayor y leg√≠timo. Este favoritismo lleva al plan de Edmund de destruir a su padre en un intento por ganar la legitimidad y propiedad de Gloucester. Una vez m√°s, se ignora el orden natural de la familia.

Gloucester rechaza la ley natural y el amor de un padre por su hijo cuando se convence fácilmente de que Edgar, el hijo al que dice amar tanto, lo ha traicionado. Gloucester también confía en el dominio del lenguaje persuasivo de Edmund mientras rechaza el amor que su hijo mayor siempre le ha mostrado. Con esta jugada, el Conde demuestra que puede dejarse influir por la elocuencia, una construcción hecha por el hombre para una fácil persuasión, que le lleva a rechazar la ley natural y el vínculo entre padre e hijo.

Edmund ignora y abraza la ley natural. Al traicionar a su padre ante Cornwall y Regan, el curso de acci√≥n ego√≠sta de Edmund abandona el orden de la naturaleza y, en cambio, presagia el argumento neodarwinista de la supervivencia del individuo m√°s fuerte. Su capacidad para sobrevivir y ganar no se basa en estrategias competitivas ni en relaciones familiares sanas; en cambio, Edmund obtendr√° lo que quiere, enga√Īando a quienes conf√≠an en √©l y lo aman.

La codicia de Edmund favorece la ley natural sobre la ley del hombre porque a la ley natural no le importa que Edmund sea ileg√≠timo. Reclama a la naturaleza como su aliada porque es descendiente ¬ęnatural¬Ľ y porque la ley del hombre no reconoce sus derechos de herencia. Pero la naturaleza solo le sirve a Edmund como una excusa conveniente para sus acciones. Sus acciones contra su hermano y su padre son m√°s una faceta de la codicia que cualquier confianza en la ley natural.

Se podría argumentar que la actitud caballerosa de Gloucester hacia la concepción de Edmund mitiga las acciones de Edmund. Al combinar esta posibilidad con la escena final de Edmund, en la que trata de salvar a Cordelia y Lear, Edmund muestra claramente que tiene un tejido diferente al de Goneril, Regan y Cornwall. En muchos sentidos, Gloucester es responsable de lo que se convierte Edmund. Edmund es tan hijo de Gloucester como Edgar. Al adoptar leyes hechas por el hombre que rechazan los derechos legales de Edmund, Gloucester está negando las leyes naturales que igualarían a Edmund y Edgar.

Gloucester tambi√©n va en contra de la naturaleza al rechazar a Edgar sin evidencia suficiente de su fechor√≠a; por lo tanto, Gloucester comparte la responsabilidad de las acciones que siguen, al igual que la prueba de amor de Lear resulta en su rechazo a Cordelia. Ambos hombres son f√°cilmente enga√Īados y, en consecuencia, ambos rechazan la ley natural y sus hijos. Ambos act√ļan sin deliberaci√≥n, con respuestas precipitadas que acaban traicionando a sus descendientes.

Al final de la obra, el abandono del orden natural por parte de Goneril y Regan y su adhesi√≥n al mal finalmente los destruy√≥. El p√ļblico descubre al principio de la escena final que Goneril envenen√≥ a Regan y se suicid√≥. Sus muertes son el resultado de una competencia antinatural, tanto por el poder como por el amor. Pero Lear fue quien puso en marcha la necesidad de fortalecerse a trav√©s de la competencia cuando enfrent√≥ a hermana contra hermana en la prueba del amor.

Para el p√ļblico, el conflicto generacional entre padres e hijos es una parte esperada de la vida. Nos impacientamos con nuestros padres y ellos con nosotros. Tratamos de controlar a nuestros hijos y ellos se rebelan. Cuando Goneril se queja de que Lear y sus hombres son disruptivos y est√°n fuera de control, podemos empatizar, reconociendo que las visitas de nuestros padres pueden prolongarse demasiado o que los amigos de nuestros hijos pueden ser demasiado ruidosos. El examen de Shakespeare del orden natural es fundamental para nuestras propias vidas, y esta es una de las cualidades perdurables de Shakespeare. Rey Lear.



Deja un comentario