El mito de la frontera



Ensayos críticos El mito de la frontera

Una de las cr√≠ticas m√°s devastadoras y humor√≠sticas del mundo de El asesino de ciervos y el otro ¬ęCuentos de medias de cuero¬Ľ fue escrito por Mark Twain. Su ataque sat√≠rico a los ¬ędelitos literarios¬Ľ de Cooper se bas√≥ en el mundo irreal de la frontera estadounidense retratado en ¬ęCuentos de Leatherstocking¬Ľ. Mark Twain, por ejemplo, estaba molesto por todas las ramas secas que se romp√≠an cuando los personajes de las novelas de Cooper persiguen a sus enemigos Mingo o son perseguidos por sus oponentes igualmente sigilosos; y sugiri√≥ que ¬ęLeatherstocking Tales¬Ľ deber√≠a cambiarse el nombre a ¬ęThe Broken Twig Series¬Ľ. Es cierto que Cooper utiliza este esfuerzo descriptivo muy a menudo en el cazador de ciervos, pero Mark Twain, al seleccionar este manierismo, se esforzaba por criticar todo el concepto de Cooper de la experiencia estadounidense en ese momento.

Aunque Twain enumer√≥ dieciocho de los ¬ędelitos¬Ľ de Cooper, el comediante estadounidense fue el m√°s cr√≠tico con el personaje de Natty Bumppo por ser poco realista y contradictorio. Por ejemplo, Mark Twain no pudo conciliar la gram√°tica y el vocabulario a menudo incorrectos de Natty Bumppo con las manifestaciones po√©ticas del h√©roe en las vistas de Glimmerglass y en el entorno natural del lago. Dos escuelas de interpretaci√≥n y expresi√≥n literaria est√°n involucradas en esta controversia: Mark Twain pertenece a la era realista a fines del siglo XIX, y Cooper es un rom√°ntico a principios del mismo siglo. Dos escritores, acerc√°ndose a un mismo escenario, retratar√°n ese entorno seg√ļn sus respectivas filosof√≠as del arte y de la vida.

Cooper pretende idealizar, mitificar y elevar el tema de su novela. El hecho de que El asesino de ciervos es una novela indica esta intenci√≥n del autor, y Cooper defiende esta posici√≥n en los prefacios. En resumen, Cooper no tiene la intenci√≥n de reproducir de manera precisa o completamente realista los eventos que seleccion√≥. Basta con que el lago y su entorno sean precisos. Incluso aqu√≠, sin embargo, el escritor est√° justificado al elegir las mejores partes del entorno f√≠sico y dar a estos elementos el beneficio de su visi√≥n rom√°ntica. Si Cooper solo hubiera retratado las acciones rutinarias y cotidianas de los colonos y pioneros en su batalla contra los indios y la naturaleza, no habr√≠a alcanzado tanta fama en el extranjero. Cooper interpret√≥ la experiencia americana y la elev√≥ al nivel de una epopeya. Cre√≥ as√≠ un mito que utiliz√≥ s√≥lo la materia prima de los hechos reales como base para su b√ļsqueda filos√≥fica del significado de la frontera.

As√≠, la vida m√°s bien prosaica y normal de los hombres y mujeres de la frontera se convierte en la idea de que dos mundos est√°n en fuerte colisi√≥n. Dos tradiciones muy diferentes est√°n en conflicto por la tenencia de la tierra, una primitiva y la otra civilizada. Pocos de los participantes reales consideraron o incluso se dieron cuenta de este argumento porque estaban demasiado ocupados y desinformados. De hecho, Cooper fue criticado por elevar demasiado el list√≥n de los personajes de la novela. Los cr√≠ticos han sugerido que el discurso y los argumentos po√©ticos y filos√≥ficos (especialmente de Natty Bumppo) no reflejan la atm√≥sfera real y los problemas reales. De la misma manera, los personajes fronterizos sol√≠an ser tipos fuertes y bruscos que no ten√≠an inter√©s en ning√ļn tema que no estuviera directamente en la frontera del lado pr√°ctico de la vida.

Date prisa, Harry y Tom Hutter, que representan este aspecto brutal de la frontera, tienen un debate filosófico con Natty. Incluso estos dos personajes, entonces, que sugieren la intención de Cooper de retratar las fuerzas desfavorables, peligrosas y destructivas en la frontera, son idealizados por su habilidad para sostener argumentos complejos. Cooper, para enfatizar los contrastes, hábilmente yuxtapuso sus personajes simbolizando los mejores y peores aspectos de la contribución del hombre blanco al Nuevo Mundo. Si pintó no de manera realista, sino romántica, Cooper aportó una interpretación filosófica e ideológica a la historia del continente americano.

Cooper captur√≥, en palabras del historiador Allan Nevins, ¬ęla grandeza de la frontera¬Ľ. Cooper vio en los cambios que se estaban produciendo, especialmente en torno a la zona conocida de Glimmerglass, profundos significados y serios problemas. Es americano en su defensa y confrontaci√≥n de los problemas de su tiempo: se recuerdan sus constantes explicaciones de su nacionalismo y patriotismo a sus compatriotas despu√©s de su regreso de Europa en 1833. Se estaba produciendo una gran transformaci√≥n del mundo, y Cooper busc√≥ para entender las ramificaciones de estos eventos. Si es posible, tambi√©n se esforz√≥ por iluminar a aquellos en el pa√≠s y en el extranjero que no eran conscientes del esp√≠ritu de la frontera. Y, si es posible, quer√≠a mejorar el tono del desarrollo fronterizo y cambiar algunas de las caracter√≠sticas de la era pionera a las que atribu√≠a un declive de la verdadera imagen estadounidense.

Es correcto concluir que Cooper, no s√≥lo en El asesino de ciervos pero en los cinco ¬ęCuentos de Leatherstocking¬Ľ, cre√≥ el mito de la frontera, pero sacrific√≥ el realismo, y tal vez el naturalismo, por su interpretaci√≥n de la historia estadounidense. De hecho, las constantes disputas de Cooper con sus vecinos, la prensa y los cr√≠ticos en 1833 se debieron en parte a su cr√≠tica abierta de los aspectos perversos del sue√Īo americano. Al mismo tiempo, Cooper siempre busc√≥ escribir de una manera interesante para que los lectores encontraran placer y entretenimiento en las novelas. Su influencia y su continua popularidad tal vez hayan cambiado un poco la actitud de los estadounidenses, ya que ellos, como el viejo Natty Bumppo en el final de la serie, la pradera, empujado hacia el oeste en el Oc√©ano Pac√≠fico. Este deseo de explicar el l√≠mite es tambi√©n una raz√≥n parcial por la que Cooper escribe sobre El asesino de ciervos (18 a√Īos despu√©s los pioneros, el primer volumen de los cuentos), en el que se remonta a mediados del siglo XVIII y al comienzo de la carrera de Natty Bumppo, a otra y anterior b√ļsqueda del mito de la frontera.



Deja un comentario