El gran resumen breve |

La gran apuesta cuenta la historia del per√≠odo previo a la crisis financiera de 2007-2008. Se centra en particular en unas pocas personas excepcionales que pudieron predecir la crisis de antemano y, por tanto, sacar provecho de ella. La narrativa gira en torno a estos personajes: Steve Eisman de los socios de FrontPoint, que apostaron contra la industria de pr√©stamos de alto riesgo gracias al consejo de Greg Lippmann, un operador de bonos de Deutsche Bank que reconoci√≥ el beneficio de poner en corto la industria; Michael Burry, un gestor de fondos de cobertura peculiar y aislado que utiliz√≥ el dinero de sus inversores para apostar contra los bonos hipotecarios de alto riesgo; y Cornwall Capital, una empresa que apost√≥ en contra de los bonos en el lado posterior y opt√≥ por vender en corto a los de mayor calificaci√≥n. En el camino, Lewis tambi√©n profundiza en las personalidades y acciones de las personas en Wall Street que contribuyeron a la profundizaci√≥n de la crisis. Concluye relacionando esta crisis con sus ra√≠ces en la d√©cada de 1980 y se√Īalando que no ha cambiado mucho en Wall Street en los a√Īos posteriores al colapso.

Lewis comienza el libro con un prólogo en el que explica su historia personal en Wall Street. Trabajó para Salomon Brothers como vendedor de bonos en la década de 1980, lo que lo expuso a las prácticas corruptas que eventualmente lo llevaron a un colapso en la década de 1990. Lewis explica que originalmente escribió su primer libro, Póquer del mentiroso, creyendo que la gente cambiaría sus costumbres si él arrojara luz sobre la corrupción de la década de 1980. En cambio, la industria pareció comenzar a ocultar mejor sus prácticas. Pasó a escribir La gran apuesta en 2011 para centrarse en la crisis financiera de 2007-2008, que cree que tiene sus raíces en la década de 1980.

En los primeros cap√≠tulos, Lewis describe a Steve Eisman y Michael Burry, dos personajes particularmente extravagantes. Eisman era conocido por su descaro y su voluntad de desafiar las normas de Wall Street y la industria en su conjunto. Despu√©s de la muerte de su hijo peque√Īo, se volvi√≥ a√ļn m√°s c√≠nico acerca de la industria, que cre√≠a que estaba impulsada por un solo credo: ¬ęque se jodan los pobres¬Ľ. Comenz√≥ a investigar la industria de pr√©stamos de alto riesgo, con la ayuda de su nuevo empleado Vincent Daniel, para ver si hab√≠a alguna corrupci√≥n que pudiera desenterrar o alg√ļn aspecto en el que pudiera apostar. Cuando fue abordado por Greg Lippmann, un vendedor de bonos de Deutsche Bank que hab√≠a descubierto cu√°n lucrativo podr√≠a ser comprar permutas de incumplimiento crediticio sobre bonos hipotecarios de alto riesgo, Eisman aprovech√≥ la oportunidad de estar en contra de Wall Street.

Al mismo tiempo, Michael Burry hab√≠a abierto su propio fondo de cobertura, Scion Capital, despu√©s de dejar una prometedora carrera como neur√≥logo. Siempre hab√≠a explorado las finanzas en su tiempo libre y ten√≠a un talento poco com√ļn para hacer predicciones y dar buenos consejos; cuando abri√≥ su fondo de cobertura, tuvo un √©xito inmediato. Pero cuando Burry decidi√≥ apostar contra el mercado de bonos hipotecarios de alto riesgo, sus inversores se opusieron. Esto parec√≠a un plan condenado al fracaso, ya que todos cre√≠an que el mercado de bonos hipotecarios de alto riesgo nunca podr√≠a fallar. Burry se enfrentar√≠a a una enorme reacci√≥n violenta de sus inversores mientras se apegaba a su plan. Al mismo tiempo, pas√≥ por pruebas personales, como descubrir que a su hijo le hab√≠an diagnosticado Asperger y que lo m√°s probable es que √©l tambi√©n tuviera el s√≠ndrome. Sin embargo, mantuvo su apuesta.

Hacia la mitad del libro, Lewis cambia su enfoque de estos dos personajes hacia la explicaci√≥n de las complejidades de Wall Street y sus diferentes industrias. Explica que la industria de pr√©stamos de alto riesgo se invent√≥ por primera vez para hacer que el sistema fuera m√°s eficiente, pero que gradualmente se convirti√≥ en una forma de ocultar riesgos y aprovecharse de los estadounidenses pobres, otorg√°ndoles pr√©stamos que, de manera realista, nunca podr√≠an reembolsar. Lewis habla espec√≠ficamente sobre CDO u obligaciones de deuda garantizadas. Un CDO reuni√≥ un centenar de bonos hipotecarios diferentes, generalmente los m√°s riesgosos, y los utiliz√≥ para erigir una nueva ‚Äútorre‚ÄĚ de bonos que ayud√≥ a que parecieran m√°s atractivos para los inversores potenciales. B√°sicamente, lograron que los bonos de riesgo se volvieran a calificar como triple A, la calificaci√≥n m√°s segura, lo que redujo deshonestamente su riesgo percibido. Afirmaron que las 100 plantas bajas reunidas de 100 edificios de hipotecas de alto riesgo diferentes de 100 bonos diferentes con calificaci√≥n triple B eran todos una cartera diversificada de activos, y deber√≠an recibir una calificaci√≥n triple A por esta raz√≥n cuando, de hecho, eran todos los misma calidad: triple-B (una puntuaci√≥n muy baja). Lewis compara el CDO con un ¬ęservicio de lavado de cr√©dito para los residentes de la clase media baja de Estados Unidos¬Ľ y explica que era la columna vertebral de un sistema que estaba condenado al fracaso cuando los pr√©stamos inevitablemente no pod√≠an reembolsarse.

En el √ļltimo tercio del libro, Lewis tambi√©n presenta a los fundadores de Cornwall Capital, Charlie Ledley y Jamie Mai. Ambos ten√≠an muy poca experiencia previa en Wall Street, pero comenzaron Cornwall Capital con la convicci√≥n de que pensar en un panorama m√°s amplio valdr√≠a la pena. Sus principios rectores eran que pensar globalmente era importante, pero Wall Street lo descuidaba, que pag√≥ bien a mucha gente por su limitada experiencia ya poca gente mal por ver el panorama general. Tambi√©n cre√≠an que las personas tend√≠an a estar demasiado seguras acerca de cosas inherentemente inciertas y, por lo tanto, ten√≠an dificultades para asignar probabilidades adecuadas a eventos improbables. Estos principios los llevaron a buscar opciones a largo plazo que pudieran comprar a bajo precio, cuando ten√≠an la sensaci√≥n de que ser√≠an m√°s valiosas en el futuro. Continuaron apostando contra bonos con calificaci√≥n A, lo que no se hab√≠a hecho anteriormente, porque cre√≠an que esta apuesta a largo plazo contra el m√°s seguro de los bonos tambi√©n eventualmente dar√≠a frutos. Hab√≠an tropezado con esta apuesta al final del juego, lo que tambi√©n les dio la ventaja de tener m√°s informaci√≥n y saber con m√°s certeza que se avecinaba un accidente.

Al final del texto, Lewis explica c√≥mo ocurri√≥ finalmente el accidente de 2007-2008. Aunque fue inesperado para la mayor√≠a de Wall Street y sorprendi√≥ desagradablemente a la mayor parte del pa√≠s, sus personajes centrales lo hab√≠an esperado durante mucho tiempo. Eisman, Lippmann, Burry y Cornwall Capital obtuvieron grandes beneficios del colapso. Pero, al mismo tiempo, estos personajes estaban consternados porque su visi√≥n pesimista de Wall Street hab√≠a sido correcta despu√©s de todo. Ninguno de ellos se sinti√≥ completamente reivindicado por el desastre, sino que sinti√≥ que era una victoria hueca. Hasta el d√≠a de hoy, Lewis se√Īala que Wall Street no ha visto el error de sus caminos. En cambio, simplemente ha cambiado sus estrategias y su terminolog√≠a, una vez m√°s.

Deja un comentario