El gato negro : Resumen |

El cuento de Edgar Allan Poe ¬ęEl gato negro¬Ľ utiliza un narrador poco confiable para contar una historia de inestabilidad mental implacable que termina con la autorrevelaci√≥n de un asesino de su acto mortal.

El narrador se jacta de su conocida bondad y compasi√≥n hacia los animales, que fue reflejada por su esposa. Su mascota favorita era un gran gato negro llamado Plut√≥n. Con el paso de los a√Īos, el narrador se volvi√≥ m√°s obsesionado por la bebida y consumido por su propia crueldad y perversidad. Abus√≥ de su esposa y de los animales.

Plutón, que era su favorito, soportó la peor parte de su rabia. Un día, el narrador le cortó uno de los ojos al gato y, poco después, lo colgó de la rama de su árbol.

La noche del ahorcamiento, la casa del narrador se incendió y todo se perdió. Una pared de yeso restante presentaba la sangría del cuerpo de un gato, que se atribuyó a que un vecino arrojó al gato dentro de la ventana para advertir a los durmientes del fuego. Esta imagen horrorizó por completo al narrador.

Con el tiempo, el narrador comenzó a suspirar por el gato. Para su gran deleite, encontró un gato que se parecía mucho a Plutón en un bar de buceo, y se lo llevó a casa. A este gato también le faltaba un ojo, pero su pelaje tenía una mancha blanca, a diferencia del color negro sólido de Plutón.

El narrador también comenzó a despreciar a esta criatura, y su excesiva atención hacia él lo dejó insensible de rabia. Un día, el narrador y su esposa se aventuraron en el sótano del edificio donde ahora vivían, y el gato pasó corriendo por las escaleras. El narrador blandió un hacha para intentar matarlo, pero cuando su esposa lo detuvo, él la mató. Decidió tapar su cuerpo en una de las paredes del sótano.

Después de completar su tarea, se sintió satisfecho con su trabajo y el hecho de que el gato negro aparentemente había desaparecido.

Despu√©s de cuatro d√≠as, la polic√≠a vino a investigar a fondo su lugar. No sinti√≥ una punzada de culpa, solo la confianza de que nunca encontrar√≠an el cuerpo de su esposa. Golpe√≥ alegremente las paredes del s√≥tano, jact√°ndose de su construcci√≥n. Sin embargo, con ese golpeteo, un terrible aullido sali√≥ del interior de la pared. La polic√≠a lo derrib√≥ y encontr√≥ el cad√°ver, as√≠ como el gato negro adentro, mirando directamente al narrador con su √ļnico ojo.

Deja un comentario