el diario de ana frank



An√°lisis de personajes Miep

Miep fue descrita por alguien que la conoci√≥ despu√©s de la guerra como ¬ęuna joven peque√Īa, delicada e inteligente¬Ľ. Naci√≥ en Viena y fue enviada a Holanda despu√©s de la Primera Guerra Mundial como una ¬ęni√Īa desnutrida¬Ľ en la que se hab√≠a interesado una organizaci√≥n de bienestar.

Permaneci√≥ en √Āmsterdam y, en 1933, conoci√≥ al Sr. Frank, quien la contrat√≥ para trabajar en la empresa Travis. Cuando Austria fue absorbida por Alemania, se le otorg√≥ un pasaporte alem√°n y, despu√©s de que los alemanes ocuparon los Pa√≠ses Bajos en 1940, fue invitada a unirse a un nuevo club llamado ¬ęEl Club de Chicas Alemanas en los Pa√≠ses Bajos¬Ľ. Ella se neg√≥, afirmando sin rodeos que no quer√≠a participar. Unos d√≠as despu√©s, fue convocada al consulado alem√°n, su pasaporte fue sellado como inv√°lido despu√©s de tres meses, cuando tendr√≠a que convertirse en ciudadana holandesa o emigrar como ¬ęap√°trida¬Ľ.

En ese momento, Miep y Henk van Santen, un joven holandés, tenían la intención de casarse, y la situación creada por los nazis les obligó a adelantar la fecha. Hubo varias dificultades técnicas y burocráticas, pero al final, con la cooperación de otros ciudadanos holandeses, Miep y Henk se casaron en julio de 1941 y Miep pudo permanecer legalmente en los Países Bajos.

Henk, como muchos holandeses, trabajó en la organización de resistencia clandestina holandesa, que ayudó a judíos y opositores nazis a esconderse de sus opresores. Miep y Koophuis sabían o adivinaban lo que estaba haciendo Henk, pero ninguno de los dos trató de detenerlo.

Durante todo el tiempo que Anne y los dem√°s miembros del grupo estuvieron escondidos, Miep los ayud√≥ y anim√≥. Les tra√≠a comida y los visitaba en su escondite, trayendo noticias del exterior y un soplo de aire fresco cuando llegaba. Anne anhelaba tener a alguien nuevo con quien hablar y Miep era una buena amiga para ella. Junto con Elli, organiz√≥ peque√Īos obsequios y sorpresas en cumplea√Īos y fiestas, trajo flores silvestres y, en general, hizo todo lo posible para que la situaci√≥n del grupo oculto fuera un poco m√°s tolerable.

Miep y Henk incluso pasaron una noche en el ¬ęAnexo secreto¬Ľ porque los ni√Īos realmente quer√≠an ¬ętener invitados¬Ľ. Fue una noche de terror para ellos; sin embargo, y solo los dem√°s durmieron profundamente, acostumbrados al miedo y la incomodidad.

Cuando lleg√≥ la polic√≠a para llevar al grupo al escondite, Miep estaba en la oficina, junto con el Sr. Kraler, Sr. Koophuis y Elli. Todos ellos excepto el Sr. Kraler, se les orden√≥ permanecer donde estaban mientras se realizaba la b√ļsqueda del ¬ęAnexo Secreto¬Ľ. El se√Īor. Koophuis trat√≥ de convencer a Miep de que se fuera porque era obvio que arrestar√≠an a todos tambi√©n, pero ella se neg√≥ a irse. As√≠ que el Sr. Koophuis le dio las llaves de la oficina y le dijo que insistiera en que no sab√≠a lo que estaba pasando. ¬ęNo puedes salvarnos¬Ľ, dijo. ¬ęSalva lo que se pueda salvar. Primero, aseg√ļrate de no estar involucrado¬Ľ.

Miep estaba en la oficina cuando el grupo oculto descendi√≥ las escaleras, con escolta policial. Ella dijo: ¬ęPod√≠a o√≠r las botas pesadas, los pasos ligeros [of the others], y los pasos muy ligeros de Anne. A lo largo de los a√Īos, ha aprendido a caminar tan suavemente que solo podr√≠as escucharla si supieras qu√© escuchar. Solo la hab√≠a visto el d√≠a anterior y nunca la volver√≠a a ver, ya que la puerta de la oficina estaba cerrada cuando todos pasaron.

Después de que los Frank y los demás fueran llevados en una camioneta de la policía, uno de los oficiales interrogó a Miep. A ella le gustaba el Sr. Koophuis le había dicho. Ella afirmó que no sabía sobre el grupo oculto. El oficial aceptó su versión pero le dijo que siguiera viniendo a la oficina todos los días, amenazándola con que si no lo hacía, arrestarían a su esposo e insinuando que él sabía de sus actividades de resistencia.

Henk y Miep se quedaron despiertos hasta altas horas de la noche discutiendo qu√© hacer, pero no hab√≠a nada que pudieran hacer. Cuando Miep estaba en la oficina al d√≠a siguiente, uno de los vendedores ambulantes de la empresa llam√≥ y Miep le cont√≥ lo que hab√≠a sucedido. Sugiri√≥ que Miep tratara de sobornar a la polic√≠a, y que lo hiciera r√°pidamente, mientras los prisioneros a√ļn estaban en √Āmsterdam. Se ofreci√≥ a contribuir con sus propios ahorros, y el panadero a quien Koophuis le compraba pan para el grupo oculto tambi√©n se ofreci√≥ a contribuir con algo. Miep fue a la sede de la Gestapo en √Āmsterdam unos d√≠as despu√©s y trat√≥ de conseguir la liberaci√≥n de los prisioneros a cambio de dinero, pero le dijeron que si bien esto hab√≠a sido posible en el pasado, ya no era as√≠.



Deja un comentario