El cuento del padre de la monja



Resumen y an√°lisis El cuento del cura de las monjas

Resumen

Una viuda muy pobre vive en una peque√Īa choza con sus dos hijas. Su principal posesi√≥n es un gallo noble llamado Chaunticleer. Este gallo es hermoso, y en ninguna parte de la tierra hay un gallo que lo iguale en el canto. √Čl es el amo, seg√ļn √©l piensa, de siete hermosas gallinas. La m√°s hermosa de ellas es la hermosa y graciosa Senhora Pertelote. Ella tiene el coraz√≥n de Chaunticleer y comparte todas sus glorias y todos sus problemas.

Una ma√Īana de primavera, Chaunticleer se despierta de un sue√Īo aterrador en el que una bestia deambula por el patio trasero tratando de agarrarlo. El color y las marcas de esta bestia eran muy similares a las de un zorro. Lady Pertelote le grita: ¬ęQu√© verg√ľenza… Fie on you / heartless coward¬Ľ (¬ęAvoi (cobarde)… fy on you, herteless¬Ľ) y le dice que tener miedo a los sue√Īos es cobard√≠a y que, al mucho miedo, perdio su amor. Ella le dice que so√Ī√≥ porque comi√≥ demasiado y que se sabe que los sue√Īos no tienen sentido; simplemente necesita un laxante. Chaunticleer agradece gentilmente a Lady Pertelote, pero cita autoridades que sostienen que los sue√Īos tienen un significado muy definido e insiste en que no necesita un laxante.

Más tarde, Chaunticleer ve a un zorro llamado Don Russell, que se esconde cerca del corral. Chaunticleer comienza a correr, pero el zorro grita suavemente que solo ha venido para escuchar la hermosa voz de Chaunticleer. Al oír esto, el gallo vanidoso cierra los ojos y comienza a cantar. En ese momento, el zorro corre hacia el gallo, lo agarra por el cuello y huye con él. Las gallinas del corral hacen un alboroto tan terrible que despiertan a toda la casa. Pronto la viuda, sus dos hijas, los perros, las gallinas, los gansos, los patos y hasta las abejas están persiguiendo al zorro.

Chaunticleer sugiere que el zorro se dé la vuelta y grite insultos a sus perseguidores. El zorro, pensando que la idea de Chaunticleer es buena, abre la boca y Chaunticleer escapa ágilmente a la copa de un árbol. El zorro intenta una vez más atraer a Chaunticleer con elogios y halagos, pero el gallo ha aprendido la lección.

Al final del cuento, la Hostia alaba al Sacerdote de la Monja. Al notar el magn√≠fico f√≠sico del Sacerdote, comenta que si el Sacerdote fuera secular, su virilidad requerir√≠a no solo siete gallinas, sino diecisiete. Agradece a ¬ęSir Priest¬Ľ por la hermosa historia y recurre a otro para la siguiente historia.

An√°lisis

El cuento del padre de la monja es uno de los cuentos m√°s brillantes de Chaucer y funciona en m√ļltiples niveles. El cuento es un ejemplo notable del estilo literario conocido como bestiario (o uno f√°bula de la bestia) en el que los animales se comportan como humanos. En consecuencia, este tipo de f√°bula es a menudo un insulto al hombre o un comentario sobre las debilidades del hombre. Sugerir que los animales se comportan como humanos es sugerir que los humanos a menudo se comportan como animales.

Esta historia est√° contada usando la t√©cnica de burl√≥n-heroico, que toma un evento trivial y lo eleva a algo de gran importancia universal. Poema del Papa Alejandro La violaci√≥n de la cerradura es un excelente ejemplo de composici√≥n heroica; trata un hecho trivial (el robo de un mech√≥n de cabello, en este caso) como si fuera sublime. Entonces, cuando Don Russell, el zorro, huye con Chaunticleer en sus fauces, la persecuci√≥n que sigue involucra a todas las criaturas del lugar, y toda la escena est√° narrada en el lenguaje elevado que se encuentra en las grandes epopeyas, donde ese lenguaje se usaba para realzar las haza√Īas espl√©ndidas. de h√©roes √©picos. Chaucer usa un lenguaje elevado para describir a un zorro atrapando un gallo en un corral, muy lejos de las epopeyas cl√°sicas. La persecuci√≥n en s√≠ es una reminiscencia de la persecuci√≥n de H√©ctor por parte de Aquiles a trav√©s de las almenas de la Il√≠ada. Comparar la situaci√≥n de Chaunticleer con la del H√©ctor de Homero y sugerir que la persecuci√≥n del zorro es una persecuci√≥n √©pica similar a las epopeyas cl√°sicas indica lo absurdo y c√≥mico de la situaci√≥n.

El tono heroico tambi√©n se usa en otros casos: cuando el sacerdote de la monja describe la captura de Don Russell y se refiere al evento en t√©rminos de otros traidores destacados (refiri√©ndose al zorro como ¬ęun nuevo Iscariote, un segundo Ganel√≥n y un falso hip√≥crita , griego Sinon¬Ľ) y cuando los animales de corral discuten elevados temas filos√≥ficos y teol√≥gicos. Que Lady Pertelote y Chaunticleer discutan la presciencia divina en un alto tono intelectual y moral en el contexto de las gallinas de corral es el colmo de la iron√≠a c√≥mica. Tambi√©n debemos recordar la causa de la discusi√≥n del conocimiento divino: Lady Pertelote piensa que el sue√Īo o pesadilla de Chaunticleer fue el resultado de su estre√Īimiento, y recomienda un laxante. La refutaci√≥n de Chaunticleer es un uso brillante de las fuentes cl√°sicas que comentan sobre los sue√Īos y es un medio maravillosamente c√≥mico de demostrar que no est√° estre√Īido y que no necesita un laxante. En el transcurso de la burla heroica, la humanidad pierde gran parte de su dignidad humana y se reduce a valores animales.

Las ideas y posiciones del sacerdote de la monja se exponen en su actitud genialmente ir√≥nica tanto hacia la vida sencilla de la viuda como hacia la vida de los ricos y grandes representada por el gallo, Chaunticleer (en el ingl√©s de Chaucer, el nombre significa ¬ęcantar claro¬Ľ . ). Las primeras l√≠neas de The Nun’s Priest marcan el contraste. Una viuda anciana pobre, con pocas propiedades y pocos ingresos, lleva una vida escasa y no le cuesta mucho salir adelante. La implicaci√≥n es que vivir la vida cristiana humilde es m√°s f√°cil para los pobres que para los ricos, quienes tienen, como Chaunticleer, muchas obligaciones y grandes responsabilidades (despu√©s de todo, si Chaunticleer no canta al amanecer, el sol no puede salir).

The Nun’s Priest contrasta los dos mundos humanos de los pobres y los ricos en la descripci√≥n de la viuda pobre y el elegante Chaunticleer. El ‘bour and halle’ (habitaci√≥n) de la viuda estaba ‘holl√≠n’, es decir, negro por la llama de la chimenea donde hab√≠a comido demasiadas comidas magras o esbeltas. N√≥tese el contraste: el t√©rmino ¬ębour and halle¬Ľ proviene del verso cortesano de la √©poca y evoca la imagen de un castillo. La idea de una ¬ęsala de holl√≠n¬Ľ o sal√≥n es absurda: los ricos nunca permitir√≠an tal cosa. Sin embargo, el holl√≠n es inevitable en la choza de un campesino, y desde el punto de vista del campesino, el fetiche de limpieza de los ricos tambi√©n puede ser absurdo. Una comida ligera (¬ęsklendre meel¬Ľ) obviamente ser√≠a impensable entre los ricos, pero eso es todo lo que tiene la viuda pobre. Asimismo, la viuda no tiene gran necesidad de ninguna ¬ęsalsa poynaunt¬Ľ porque no tiene comida de caza (venado, cisne, patos, etc.), ni carnes en conserva despu√©s de la temporada, ni recetas aristocr√°ticas. Ella no tiene ¬ępedacito del d√≠a¬Ľ para pasar por su ¬ęgarganta¬Ľ, pero luego, cuando Chaucer reemplaza la palabra ¬ęgarganta¬Ľ (¬ęthroat¬Ľ) con los esperados ¬ęlabios¬Ľ, la delicada pieza que evoca la imagen ya no es muy delicada. … La enfermedad aristocr√°tica de la gota no impide que la viuda baile, pero es poco probable que baile de todos modos. El baile es para los j√≥venes o los ricos. Como cristiana piadosa de clase baja, ella desprecia el baile de todo tipo. En resumen, toda la descripci√≥n de la viuda mira ir√≥nicamente tanto a los ricos como a los pobres.

Cuando el sacerdote de la monja se vuelve hacia Chaunticleer, comienza a comentar sobre la vida de los ricos de otras formas ir√≥nicas. Chaunticleer tiene grandes talentos y serias responsabilidades, pero el talento del gallo (cantar) es un poco absurdo, por muy orgulloso que sea. (En ingl√©s medio, como en ingl√©s moderno, ¬ęcroing¬Ľ tambi√©n puede significar jactarse o jactarse). Y la responsabilidad del Chaunticleer de asegurarse de que el sol nunca se vuelva a poner por la ma√Īana es rid√≠cula. Sus otras responsabilidades, cuidar de sus esposas, son igual de tontas. Parte del m√©todo del sacerdote de la monja en su an√°lisis despreocupado del orgullo humano es una identificaci√≥n ir√≥nica de Chaunticleer con todo lo noble que pueda imaginar. Su descripci√≥n f√≠sica, que utiliza muchos de los adjetivos que se utilizar√≠an para describir al guerrero/caballero (palabras como ¬ęamarillento¬Ľ, ¬ęmuro del castillo¬Ľ, ¬ęcoral fino¬Ľ, ¬ępulido azabache¬Ľ, ¬ęazul¬Ľ, ¬ęlirios¬Ľ, y ¬ęoro pulido¬Ľ, por ejemplo) se asemeja a un elegante caballero de brillante armadura.

El lector debe estar constantemente atento al ir√≥nico contraste entre el corral y el mundo real, que puede ser otro tipo de corral. En otras palabras, la ¬ęhumanidad¬Ľ y la ¬ęnobleza¬Ľ de los animales se yuxtaponen ir√≥nicamente a su vida de corral. Este contraste es un comentario oblicuo sobre las pretensiones y aspiraciones humanas contra el fondo, que queda claro cuando Don Russell desaf√≠a a Chaunticleer a cantar, y la adulaci√≥n de Chaunticleer lo ciega a la traici√≥n. Aqu√≠, el cuento se refiere a los seres humanos y la traici√≥n encontrada en la corte a trav√©s de la adulaci√≥n. El escape del Chaunticleer tambi√©n se efect√ļa mediante el uso de halagos. Don Russell aprende a no balbucear ni escuchar halagos cuando es mejor quedarse callado. Y Chaunticleer aprendi√≥ que la adulaci√≥n y el orgullo preceden a la ca√≠da.

Glosario

la rueda equinoccial banda imaginaria que rodea la tierra y se alinea con el ecuador. La rueda equinoccial, como la Tierra, gira 360 grados cada 24 horas: así que quince grados equivaldrían a una hora. Era una creencia popular en la época de Chaucer que los gallos cantaban a tiempo.

azul una piedra semipreciosa, hoy llamada lapislázuli. En la descripción de Chaunticleer, el uso del azul refuerza su apariencia cortés.

estados de √°nimo (estados de √°nimo) en la √©poca de Chaucer y el Renacimiento, los ¬ęhumores¬Ľ eran los fluidos elementales del cuerpo (sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla) que regulaban la salud f√≠sica y la disposici√≥n mental de una persona.

Catón Dionisio Catón, autor de un libro de máximas utilizadas en la educación elemental (que no debe confundirse con los más famosos Marco Catón el Viejo y Marco Catón el Joven, que fueron famosos estadistas de la antigua Roma).

martes ocurriendo cada tres días.

lauriol, centaura y fumaria hierbas que se usaban como cat√°rticos o laxantes.

perrera un joven pr√≠ncipe que, a la edad de siete a√Īos, sucedi√≥ a su padre, pero fue asesinado por una t√≠a.

macrobio autor de un famoso comentario sobre el relato de Cicer√≥n de El sue√Īo de Escipi√≥n.

Daniel Véase Daniel vii.

Joseph Ver Génesis xxxvii y xxxix-xli.

Creso (Creso) Rey de Lydia, conocido por su gran riqueza.

Andr√≥maca esposa de H√©ctor, l√≠der de las fuerzas troyanas, quien una noche so√Ī√≥ con la muerte de H√©ctor.

In principio / Mulier est hominis confusio una frase latina que significa ¬ęLa mujer es la ruina del hombre¬Ľ. Chaunticleer le juega una broma a Lady Pertelote y traduce la frase como ¬ęLa mujer es la alegr√≠a y la felicidad del hombre¬Ľ.

Tauro, el toro el segundo signo del zodiaco.

lanceta del lago el popular caballero de la legendaria Mesa Redonda del Rey Arturo.

Iscariote, Judas el traidor de Jes√ļs a los romanos.

Ganelón, Geeniloun el traidor de Roldán, sobrino de Carlomagno, a los moros en la epopeya medieval francesa La Canción de Roldán.

Sinón un griego que persuadió a los troyanos para que llevaran el caballo de madera de los griegos a su ciudad, lo que resultó en la destrucción de Troya.

Fisiología una colección de folklore de la naturaleza, que describe tanto lo natural como lo sobrenatural.

Don Brunel el burro una obra del siglo XII del ingl√©s Nigel Wireker. El cuento se refiere al hijo de un sacerdote que le rompe la pata a un gallo arroj√°ndole una piedra. En venganza, el p√°jaro se niega a cantar la ma√Īana del d√≠a en que el sacerdote ser√° ordenado y recibir√° un beneficio; el sacerdote no se despierta a tiempo y, tarde para la ceremonia, pierde su preferencia.

Geoffrey referencia a Geoffrey de Vinsauf, autor sobre el uso de la retórica durante el siglo XII.

pirro el griego que mató a Príamo, el rey de Troya.

Asdr√ļbal el rey de Cartago cuando fue destruida por los romanos. Su mujer grit√≥ tan fuerte que todo Cartago la oy√≥, y muri√≥ arroj√°ndose en la pira funeraria de Asdr√ļbal. La comparaci√≥n con Lady Pertelote es pertinente.

Ner√≥n Un tirano que, seg√ļn cuenta la leyenda, envi√≥ a la muerte a muchos de los senadores acompa√Īado de los gritos y lamentos de sus esposas. Entonces Lady Pertelote ser√° similar a las esposas romanas si pierde a su esposo, Chaunticleer.

jack paja líder de los disturbios en Londres durante la Revuelta de los Campesinos de 1381.



Deja un comentario