el camino del mundo



Resumen y An√°lisis Acto I

Resumen

El tel√≥n se levanta cuando Mirabell es derrotada por Fainall en un voluble juego de cartas en la casa de chocolate. La conversaci√≥n revela que Mirabell est√° enamorada de Millamant, pero el tutor de Millamant la odia intensamente. La aversi√≥n de Lady Wishfort parece tener alguna justificaci√≥n: Mirabell una vez fingi√≥ cortejarla para ocultar su amor por su sobrina. Tiene cincuenta y cinco a√Īos, y su vanidad se ofendi√≥ cuando descubri√≥ que Mirabell no la amaba.

Cuando Fainall se va por un momento, entra un sirviente e informa a Mirabell que su sirviente se cas√≥ ese d√≠a. Mirabell est√° complacida de que su matrimonio sea el preludio necesario de alg√ļn plan secreto, uno que no se revela. Luego entran Witwoud y Petulant, y obtenemos la informaci√≥n adicional de que el hermano mayor de Witwoud viene a la ciudad para cortejar a Millamant. Witwoud y Petulant tambi√©n est√°n cortejando a Millamant, pero solo porque ella es la reina actualmente. Incluso se habla de un t√≠o de Mirabell que viene a cortejar a Lady Wishfort. Los hombres van a dar un paseo por el parque.

An√°lisis

El resumen de este acto se√Īala una de las dificultades en la estructura de la obra. El primer acto no parece avanzar. Contiene s√≥lo una exposici√≥n parcial por lo que al lector le resultar√° dif√≠cil seguir la obra. Las relaciones entre Mirabell y Fainall no est√°n claras. Ser√≠a tarea de los actores sugerir la tensi√≥n entre ellos. El lector habilidoso y, podr√≠amos decir, suspicaz, puede captar gran parte de los discursos.

Fainall sospecha con raz√≥n de Mirabell. Sospecha de la naturaleza de la amistad entre Mirabell y su esposa antes de la boda. Tambi√©n sospecha que su amante, la Sra. Marwood, ama a Mirabell. Mirabell est√° al tanto de las sospechas de Fainall y, por supuesto, sospecha que la Sra. Marwood es la amante de Fainall. Cuando Mirabell dice que ¬ępor el descubrimiento de este amor estoy en deuda con su amiga, o amiga de su esposa, la Sra. Marwood¬Ľ, el actor enfatizar√° ¬ęo la amiga de su esposa¬Ľ para sugerir que el inocente comentario es mordaz. Fainall responde enf√°ticamente: ¬ę¬ŅQu√© deber√≠a provocar que ella sea tu enemiga, a menos que haya hecho insinuaciones que despreciaste? Las mujeres no perdonan f√°cilmente las omisiones de esta naturaleza¬Ľ. El actor debe leer las l√≠neas correctamente en el escenario, as√≠ como el lector.

Otras l√≠neas tambi√©n requieren una lectura cuidadosa. La conversaci√≥n sobre Lady Wishfort no es meramente casual: ella es muy importante en la acci√≥n posterior. Los comentarios sobre el personaje de Millamant son muy significativos. A pesar del ingenio y la iron√≠a de Mirabell, debemos darnos cuenta de su sinceridad. La diatriba que comienza con ¬ęMe gusta con todos sus defectos¬Ľ es una admisi√≥n de amor muy ir√≥nica pero absolutamente convincente. La preocupaci√≥n bastante misteriosa con el matrimonio de Waitwell parece extra√Īa hasta que se produzcan nuevos acontecimientos.

Witwoud y Petulant son un par de petimetres e ingeniosos que abundaron en la Restauraci√≥n de Londres, o al menos en el drama de la Restauraci√≥n. No participan en el el camino del mundo; a lo sumo, sirven para sugerir el cortejo de pretendientes de Millamant. La habilidad de l√≠nea de Congreve es tal que, a lo largo de los a√Īos, los cr√≠ticos se han quejado de la brillantez de algunos de los discursos de Witwoud; por ejemplo, ¬ęuna carta tan pesada como un elogio en un serm√≥n f√ļnebre¬Ľ no es una mala l√≠nea. . Pero vemos que Witwoud carece del estilo y la dignidad tan marcados en Mirabell, el caballero ideal de la Restauraci√≥n, y es tan engre√≠do que no sabe distinguir entre la burla leg√≠tima y los insultos personales que Mirabell le lanza. y Fainall. Como dice ir√≥nicamente Mirabell: ¬ęTiene una buena calidad, sin duda, no es excepcional;… convertir√° una afrenta en una broma, y ‚Äč‚Äčllamar√° a la groser√≠a y al lenguaje grosero, la s√°tira y el fuego¬Ľ.

Petulant es un caso más claro. Se acerca a los tipos de personajes que ves en Jonson. La altanería de ambos personajes puede verse reforzada por las artes del vestuario y del actor.



Deja un comentario