El ascenso de Silas Lapham



An√°lisis del personaje de Silas

Como h√©roe tr√°gico, Silas debe presentarse como un hombre mejor que el promedio. Su gran riqueza lo sit√ļa fuera del √°mbito com√ļn de los hombres. Adem√°s, debe tener un defecto tr√°gico; Silas logra esto teniendo un deseo de riqueza por encima de todas las consideraciones y teniendo un orgullo exaltado en su riqueza. Como personaje c√≥mico, debe exhibir algunas peculiaridades que no sean defectos morales o rasgos que no sean condenatorios. A Silas le gusta presumir, por ejemplo, de su familia, de su pintura y de su nuevo hogar. Tambi√©n tiene falsas aspiraciones sociales, como lo ilustra la construcci√≥n de una nueva casa que cree que lo pondr√° en el mismo nivel social que los Corey.

Como h√©roe c√≥mico tr√°gico, Silas descubre en la mediana edad que no puede lograr su aspiraci√≥n social rom√°ntica pero imposible. Sus rasgos c√≥micos no lo convierten en un objetivo c√≥mico, y su tr√°gica ca√≠da no lo convierte en un verdadero h√©roe; pero en cambio es un hombre muy parecido a nosotros. La psicolog√≠a de su composici√≥n se presenta de manera realista y, al final, es ¬ęm√°s triste pero m√°s sabio¬Ľ, castigado pero no del todo derrotado.

Es rom√°ntico acerca de la riqueza que hizo de su vida un sue√Īo e inmediatamente comete el error de emparejar a su hermosa, en lugar de a su inteligente hija, con Tom Corey. Su realismo crece a medida que avanza la novela, ya que luego se enfrenta a la realidad de su fracaso moral para aprovecharse de Rogers, la realidad de su posici√≥n social como un compatriota grosero y sin educaci√≥n, y la necesidad real de que Pen√©lope se case con Corey. .

Silas tiene pocos valores est√©ticos mientras cubre el paisaje de Nueva Inglaterra con anuncios de su pintura. Sus planos de casa son feos y no aprecia el arte, como lo demuestra su afirmaci√≥n de que la calidad de un cuadro depende √ļnicamente del precio que se paga.

Al igual que la gente en el bote que lleva a su casa de verano, es un hombre com√ļn que no tiene nada m√°s que poes√≠a estadounidense con un prop√≥sito v√≠vido para iluminarlo. Sin educaci√≥n, prefiere los peri√≥dicos, el teatro y las conferencias a los libros. No le gusta ver tragedias en el escenario porque hay muchas en la vida real. Los Corey los encuentra ofensivamente aristocr√°ticos, y no considera asociarse con ellos hasta que necesite presentar a sus hijas a la sociedad. Debido a su gran riqueza, adopta una actitud condescendiente hacia ellos, sin darse cuenta de que su dinero es todo lo que tiene. √Čl cree que su dinero lo hace igual, si no mejor.

Gran trabajador, su esposa dice que √©l trabaja m√°s duro cada a√Īo. Por supuesto, esta es la √ļnica forma que conoce para ganar m√°s dinero. Walker, su contador, dice que Silas sabe lo que quiere y lo persigue. Aunque es un hombre de negocios obstinado y natural, tiene problemas para resolver problemas aritm√©ticos complicados. Compartir la gesti√≥n con Rogers o cualquier otra persona es m√°s de lo que puede manejar. Por s√≠ solo, cree que cada hombre deber√≠a poder cuidarse a s√≠ mismo en lugar de ser atendido como una mujer. Aunque no es brillante, es inteligente, astuto y sensato.

Su relaci√≥n con su esposa degener√≥ del compartir al secreto sobre sus negocios. Sin embargo, les gusta hablarse directamente: ¬ęes la forma de Nueva Inglaterra de expresar confianza y ternura perfectas¬Ľ. Siempre que algo sale mal, la Sra. Lapham todav√≠a puede esperar a que ese hombre de hombros anchos y mand√≠bula cuadrada se lo diga.



Deja un comentario