El agente secreto : Resumen |

Adolf Verloc, un agente secreto al servicio de la Embajada, ha sido incorporado al Comit├ę Rojo socialista en Londres. Es convocado a la Embajada para reunirse con el Primer Secretario Sr. Vladimir, quien lo reprende por la falta de resultados concretos de su trabajo; en lugar de limitarse a prevenir ataques, a Verloc se le ordena que dirija a sus asociados radicales a llevar a cabo un acto terrorista que atacar├í al tejido mismo de la clase media brit├ínica, para que finalmente permitan una legislaci├│n represiva.

El Sr. Verloc, que vive con su esposa Winnie, su hermano Stevie, un discapacitado mental, y su madre en su tienda que vende productos turbios, recibe a los miembros del Comit├ę Rojo Michaelis, el camarada Ossipon y Karl Yundt. Los radicales se apresuran a soltar declaraciones jactanciosas, pero Verloc desespera de que puedan realizar el acto extraordinario que Vladimir le ha pedido que produzca.

En una fecha posterior, Ossipon se encuentra con el profesor, un hombre exc├ęntrico y solitario que produce explosivos. Ossipon le muestra un art├şculo de peri├│dico sobre la indignaci├│n de la bomba de Greenwich que hab├şa tenido lugar en Greenwich Park esa ma├▒ana: una bomba destinada al Observatorio Real de Greenwich deton├│ prematuramente y vol├│ el bombardero en pedazos sin herir a nadie ni causar ning├║n da├▒o. El art├şculo dice que el Sr. Verloc fue el atacante muerto.

Al salir de su reuni├│n, el profesor se encuentra con el inspector jefe Heat, un oficial de polic├şa que acaba de investigar la escena del atentado. Despu├ęs de despedir al profesor, Heat se re├║ne con el asistente del comisionado, su superior, y revela su antiguo conocimiento del Sr. Verloc. El Subcomisario, molesto por lo que Heat le ha estado ocultando, se queja a su vez a su propio superior, Sir Ethelred, el Ministro del Interior, sobre el peligro de utilizar agentes secretos como el Sr. Verloc. Despu├ęs de su reuni├│n, camina hacia la tienda del Sr. Verloc.

En las ├║ltimas semanas, Verloc ha pasado alg├║n tiempo en Europa; desde que regres├│, ha estado dando largos paseos con Stevie. La Sra. Verloc, que se preocupa como madre por su hermano altamente sensible y f├ícilmente devoto, se alegra de ver que su esposo aparentemente se ocupa del ni├▒o. Sin embargo, el d├şa del atentado contra la bomba, el Sr. Verloc, que de hecho no ha sido asesinado, regresa a casa luciendo f├şsicamente enfermo. Despu├ęs de una visita del Sr. Vladimir y otra del Inspector Jefe Heat, la Sra. Verloc se entera de que el Sr. Verloc le hab├şa dado a Stevie una bomba para el Observatorio de Greenwich, pero que Stevie tropez├│ y solt├│ la bomba antes de tiempo.

Al principio, la Sra. Verloc está muda por la conmoción, pero luego surge su resentimiento de años hacia su esposo y ella lo apuñala fatalmente. Aterrorizada por la perspectiva de ser ahorcada como asesinato, se suicida desde un puente. En su camino, se encuentra con Ossipon y le ruega que escape con ella al continente. Sin embargo, cuando Ossipon ve al Sr. Verloc muerto en su casa, se siente terriblemente confundido y asustado y termina abandonando a la Sra. Verloc en un tren hacia el puerto. Más tarde se suicida en el transatlántico que cruza el Canal de la Mancha.

Deja un comentario