drama de ibsen



Ensayo crítico Teatro de Ibsen

Si bien las obras son interesantes por su mensaje social, el drama ibsenita no sobreviviría hoy si no fuera por su consumada habilidad como técnico. Cada drama está cuidadosamente elaborado en una construcción lógica rígida, donde los personajes están claramente delineados e interrelacionados, y donde los eventos tienen un significado simbólico y real. El simbolismo en las obras de Ibsen rara vez está sobrecargado. Cuidadosamente integrados para unificar el escenario, los eventos y las representaciones de los personajes, los símbolos son incidentales y están subordinados a la verdad y consistencia de su imagen de la vida.

Habiendo estado interesado en estudiar pintura cuando era joven, Ibsen siempre fue consciente de hacer observaciones precisas. Como dramaturgo, también se consideraba a sí mismo fotógrafo, utilizando sus poderes de observación como lente, mientras que sus piezas terminadas representaban la evidencia de un hábil técnico de cuarto oscuro. El realismo de sus obras, la credibilidad de sus personajes, la inmediatez de sus temas atestiguan esas habilidades fotográficas en las que Ibsen trabajó tan conscientemente. Entre sus numerosas revisiones para cada drama, prestó especial atención a la precisión de su diálogo. A través de reescrituras constantes, extrajo el mayor significado en la menor cantidad de palabras, tratando de adaptar cada discurso al carácter del hablante. Además, la habilidad de Ibsen como poeta le dio una belleza especial a su prosa concisa.

Los problemas de los dramas sociales de Ibsen son constantes a lo largo de sus obras. George Brandes, un cr√≠tico contempor√°neo, dijo de Ibsen ya en la d√©cada de 1860 que ¬ęsu progreso de una obra a otra no se debe a una rica variedad de temas e ideas, sino, por el contrario, a un perpetuo escrutinio de las mismas cuestiones¬Ľ. .¬Ľ vistas generales, vistas desde diferentes puntos de vista.‚ÄĚ Interior una casa de mu√Īecas, investig√≥ especialmente los problemas de pasividad social atribuidos a las mujeres en una sociedad machista. Tras considerar la situaci√≥n de Nora Helmer, investig√≥ qu√© pasar√≠a si ella se quedaba en casa. La consecuencia de tus pensamientos aparece como fantasmas Yendo un paso m√°s all√°, Ibsen investig√≥ las falacias inherentes a su propio idealismo. As√≠ como el pastor Manders aplica principios vac√≠os a situaciones reales, se muestra a Gregers Werle tratando de imponer un punto de vista idealista cuando las circunstancias exigen que las personas solo puedan aceptar sus vidas aferr√°ndose a las ¬ęmentiras de la vida¬Ľ. A pesar de que el pato salvaje difiere en el tratamiento de Hedda Gablerambas obras tienen protagonistas que encuentran en su imaginaci√≥n una salida a sus frustraciones. Hedda Gablersin embargo, con su √©nfasis en la psicolog√≠a individual, es un examen detallado de una mujer como Nora Helmer o la Sra. Alving, que busca un sentido personal en una sociedad que niega la libertad de expresi√≥n.

El profesor Koht resume las investigaciones del dramaturgo:

la cosa que llen√≥ [Ibsen’s] la mente era el hombre individual, y √©l med√≠a el valor de una comunidad seg√ļn lo que ayudaba o imped√≠a al hombre a ser √©l mismo. Ten√≠a una norma ideal que impon√≠a a la comunidad y de esa medida part√≠a su cr√≠tica social.

Secundariamente y en conexi√≥n con su idea de que el individuo es de suma importancia, Ibsen cre√≠a que la √ļltima tragedia personal proviene de la negaci√≥n del amor. Desde este punto de vista vemos que Torvaldo es un individuo incompleto porque le da m√°s importancia a un crimen contra la sociedad que a un pecado contra el amor. Lo mismo ocurre con el pastor Manders. Hedda Gabler est√° condenada a una vida insatisfecha porque ella tambi√©n es incapaz de amar, y el tr√°gico suicidio de Hedvig es el resultado de su pat√©tico intento de recuperar el afecto de su padre. En otras obras de Ibsen, particularmente Marcaeste tema es de primera importancia.

En un momento en que las naciones luchaban por la independencia, el sentido de la democracia de Ibsen era pol√≠ticamente prof√©tico. No cre√≠a que el ¬ęderecho¬Ľ fuera prerrogativa de la mayor√≠a de las masas, sino que resid√≠a entre la minor√≠a culta. En el desarrollo y enriquecimiento del individuo vio la √ļnica esperanza de una sociedad verdaderamente culta e ilustrada.



Deja un comentario