Dr. Jekyll y Mr. Hyde Capítulos 7-8: Resumen y análisis

Capítulo 7: Incidente en la ventana

Resumen:

Una vez más, el Sr. Enfield y el Sr. Utterson pasan por la puerta misteriosa. A través de una de las ventanas, Utterson ve al Dr. Jekyll, a quien no ve desde hace semanas.

Utterson llama a Jekyll y le dice que debería salir más. Jekyll responde que desearía poder hacerlo, pero no se atreve. Cuando termina su frase, su sonrisa desaparece de su rostro y una mirada de terror absoluto se apodera de él. Parece que Jekyll sufre algún tipo de convulsión. Enfield y Utterson solo vieron brevemente el dolor en el rostro de Jekyll antes de que cerrara rápidamente la ventana, pero ambos están horrorizados. Siguen caminando sin hablar del incidente.

Análisis:

El comienzo del Capítulo 7 refleja el Capítulo 1, cuando Enfield y Utterson pasan por la misteriosa puerta de Hyde. Sin embargo, en el año intermedio, muchas cosas han cambiado. Para Enfield, Utterson y el resto del mundo, Jekyll se ha encarcelado dentro de los confines de su hogar y de su identidad alternativa, Hyde.

En este punto, el lector todavía no debe conocer las identidades duales de Jekyll, y la sensación de misterio que rodea la relación de Jekyll y Hyde y el comportamiento solitario de Jekyll crece. Mientras tanto, el mundo de Utterson se ha vuelto cada vez más oscuro y horroroso, ya que Lanyon muere y Jekyll se esconde del mundo.

A través de estos eventos, el mundo lógico y racional de Utterson se está desintegrando lentamente en un mundo de confusión y misterio. Además, mientras los eventos de la novela se vuelven cada vez más extraños, el lenguaje y los detalles se vuelven cada vez más escasos. Este patrón aparece por primera vez en una incapacidad para describir el horror específico del rostro de Hyde, se vuelve más poderoso cuando Lanyon se niega a discutir los detalles de su horrible conmoción, y continúa desarrollándose en este capítulo cuando Enfield y Utterson acuerdan en silencio no hablar del aparente comportamiento de Jekyll. convulsión y comportamiento extraño. Por lo tanto, a medida que la acción dramática continúa desarrollándose, crece el suspenso y el misterio que rodea a Jekyll.

Capítulo 8: La última noche

Resumen:

Algún tiempo después, Utterson está sentado en su casa junto a la chimenea cuando Poole, el mayordomo de Jekyll, lo visita. Poole parece bastante angustiado y Utterson le ofrece una copa de vino para calmar sus nervios. Poole acepta, aunque deja el vino intacto. Poole revela que ha venido a Utterson desesperado. Está muy preocupado por el bienestar del Dr. Jekyll, ya que el hombre ha estado encerrado en su gabinete durante semanas y no permite que nadie lo vea. Poole admite que cree que ha habido un «juego sucio», pero se niega a entrar en detalles. Utterson ha sospechado durante mucho tiempo del comportamiento de Jekyll y se ha preocupado por su amigo. Por lo tanto, al escuchar las preocupaciones de Poole, rápidamente acepta ayudar. Los dos hombres abandonan la casa de Utterson y se dirigen a la de Jekyll.

Dentro de la casa de Jekyll, Utterson ve que todos los sirvientes están «apiñados como un rebaño de ovejas». Claramente, Poole no está solo en su preocupación, y una criada rompe a sollozar. Este asunto es mucho más serio de lo que jamás imaginó Utterson. Poole lleva a Utterson por el jardín trasero y le dice que no vaya a la habitación de Jekyll, incluso si está invitado. Utterson está asombrado por el grado de miedo y terror en el hogar, y comienza a sentir un poco de miedo por lo que encontrará en el gabinete de Jekyll.

Utterson y Poole se acercan a la puerta del gabinete de Jekyll en el laboratorio, y Poole anuncia que Utterson está pidiendo ver al Dr. Jekyll. Una voz que no suena como Jekyll grita para decir que no verá a nadie. Poole regresa al lugar donde se escondía Utterson y pregunta si la voz sonaba como Jekyll. Utterson está de acuerdo en que «parece haber cambiado mucho». Utterson comienza a tener miedo cuando Poole explica que en veinte años de trabajar para Jekyll, ha llegado a conocer su voz. En su corazón, Poole sabe que esa no es la voz de Jekyll, y le dice a Utterson que hace ocho días escuchó a Jekyll gritar de agonía. Poole cree que su amo fue asesinado, y que el culpable, «algo que solo conoce el cielo», se ha estado escondiendo en el gabinete de Jekyll desde entonces, pretendiendo ser el dueño de la casa.

Como siempre, Utterson trabaja para racionalizar estos eventos recientes. Razona que si alguien asesinara a Jekyll, él no estaría todavía en la casa. Poole explica que el hombre, o «lo que sea», ha estado pidiendo un tipo específico de medicamento, «noche tras noche». Antes de desaparecer aparentemente, Jekyll también había estado buscando un medicamento específico, y escribía sus órdenes y se las pasaba por debajo de la puerta a Poole. Siguiendo las órdenes de su maestro, Poole buscó por todas partes la medicina, pero todo lo que ha traído se ha considerado inútil o impuro. Utterson pide ver una solicitud por escrito y Poole saca una de su bolsillo. La nota parece bastante profesional, expresa un sentido de urgencia y luego cae en la desesperación: «Por el amor de Dios, búscame algunos de los viejos [drug]. «

Utterson está de acuerdo en que algo debe estar mal. Poole luego revela que ha visto a la persona escondida en la habitación de Jekyll. Se encontró con él un día mientras el hombre estaba revisando cajas en el laboratorio. Poole explica que la «criatura», que aparentemente llevaba una máscara, gritó al ver al mayordomo e inmediatamente corrió escaleras arriba. Utterson propone que tal vez Jekyll haya sido «presa de una de esas enfermedades que torturan y deforman al enfermo», y aún podría recuperarse. Sin embargo, Poole está convencido de que el culpable es el juego sucio y que Jekyll ha sido asesinado.

Utterson se da cuenta de que no tiene más remedio que resolver este misterio de una vez por todas. Él y Poole toman un hacha de la sala de operaciones para derribar la puerta del armario. Antes de hacerlo, ambos están de acuerdo en que creen que Hyde está en la habitación de Jekyll y ha matado al médico. Los dos hombres le piden a Bradshaw, uno de los sirvientes de Jekyll, que haga guardia en la entrada de la calle de la puerta del laboratorio. Dándole tiempo suficiente para llegar a su puesto, acuerdan que en diez minutos derribarán la puerta.

A medida que pasan los minutos, escuchan las extrañas pisadas que emanan del gabinete de Jekyll. Finalmente ha llegado el momento. Utterson grita: «Jekyll, exijo verte. Una voz suplica:» ¡Por el amor de Dios, ten piedad! «Utterson sabe que es la voz de Hyde. Poole destruye la puerta del armario con el hacha. Finalmente, la cerradura se rompe y el Los hombres pueden entrar a la habitación. En el interior, todo parece estar en orden, excepto que el cuerpo contorsionado de un hombre está acostado boca abajo en el suelo, con una mano agarrando un frasco. El cuerpo se describe como enano y con ropa demasiado grande que Utterson cree que Hyde se ha suicidado en lugar de enfrentar el castigo por sus malas acciones. Luego, él y Poole comienzan a buscar el cuerpo de Jekyll, pero no encuentran nada.

En la sala de disección, encuentran la llave de Hyde de la puerta de la calle rota y oxidada. De vuelta en el gabinete de Jekyll, Poole señala la gran cantidad de «sal blanca» que Jekyll había pedido. Utterson toma uno de los libros de Jekyll y se sorprende por el terrible lenguaje y las declaraciones escritas en el margen. Y, al mirar el espejo de cuerpo entero en la habitación, los hombres coinciden en que ha sido testigo de muchas cosas extrañas. En la mesa de Jekyll, Utterson encuentra un sobre grande con su nombre. Lo abre y encuentra varios recintos. Primero encuentra un testamento que deja todas las posesiones materiales de Jekyll a Utterson, no a Hyde, como se había designado previamente. Examina el siguiente trabajo, que parece haber sido escrito ese mismo día y reconoce la letra de Jekyll. Utterson se pregunta si el hombre todavía está vivo. El breve mensaje indica que Jekyll ha desaparecido y teme que su muerte sea segura. Jekyll solicita que Utterson lea primero la carta sellada del Dr. Lanyon, y si todavía tiene preguntas sin respuesta, que luego lea el sobre sellado más grande que contiene la «confesión» de Jekyll.

Utterson le pide a Poole que no diga nada de estos documentos, ya que tal vez aún puedan salvar la reputación del buen médico. Son las diez de la noche y Utterson decide irse a casa para leer los documentos en cuestión. Promete regresar antes de la medianoche y luego llamar a la policía.

Análisis:

Sin duda, el capítulo 8 contiene más acción que cualquier otro capítulo de la novela. Finalmente, Utterson tiene motivos para enfrentarse a su amigo y buscar activamente la respuesta a los misteriosos incidentes que han asolado el año pasado. Stevenson escribe muchas secuencias narrativas en este capítulo y suceden muchas cosas. Poole llega al final de su paciencia y finalmente pide ayuda a Utterson. Utterson se enfrenta violentamente al hombre que se esconde en el armario de Jekyll, que parece ser Hyde. Hyde se suicida, Utterson y Poole buscan sin éxito el cuerpo de Jekyll, y Utterson se queda con cartas misteriosas que incluyen un nuevo testamento y la confesión personal de Jekyll de la que extraer los detalles de la desaparición de Jekyll y su relación con Hyde. Todavía tenemos que aprender sobre los experimentos y las identidades duales de Jekyll, pero nos estamos acercando cada vez más. Los otros capítulos de la novela tienden a rodear los detalles de un «incidente», pero este capítulo contiene muchos.

Es importante señalar que al comienzo del capítulo, Utterson se mantiene fiel a su personalidad lógica y razonable al tratar de explicar cada pieza de evidencia extraña que Poole proporciona. Aunque inicialmente preocupado y dispuesto a regresar a la casa de Jekyll con Poole para resolver la situación, parece que Utterson no está finalmente convencido de la gravedad de las circunstancias hasta que escucha la voz de Hyde desde el interior de la habitación de Jekyll. Después de eso, Utterson está convencido de haber cometido un delito e insta a Poole a que lo ayude a derribar la puerta del armario.

Tanto Poole como Utterson creen que el hombre en la habitación de Jekyll es Edward Hyde. Incluso después de irrumpir y encontrar el cuerpo de Hyde, con ropa demasiado grande para él, están convencidos de que el hombre asesinó a Jekyll y que su cuerpo debe estar cerca. Utterson todavía está confundido por la situación, ya que no puede entender dónde pudo haber desaparecido Jekyll o por qué Hyde, un hombre tan malvado, se suicidaría. Además, la llave de Hyde de la puerta exterior parece deliberadamente rota y bastante oxidada, lo que significa que el hombre no tenía medios para salir del gabinete, a menos que fuera a través de la casa de Jekyll, donde los sirvientes claramente lo habrían visto y habría sido arrestado por el asesinato de Sir Danvers Carew.

En este punto, el lector aún no es consciente de que Jekyll y Hyde son de hecho el mismo hombre, y que con el suicidio de Hyde, Jekyll también está muerto. Estos detalles saldrán a la luz más adelante a través de las cartas de Lanyon y Jekyll. Sin embargo, mientras Utterson y Poole inspeccionan el gabinete del Dr. Jekyll, en busca de pistas sobre su desaparición, descubren evidencia de la dualidad Jekyll / Hyde. Por ejemplo, Utterson encuentra un libro que Jekyll tenía en gran estima y que ha sido «anotado de su propia mano con asombrosas blasfemias». Utterson está nuevamente confundido al encontrar una versión alterada del testamento de Jekyll donde el nombre de Hyde está tachado y el suyo está escrito. Parece extraño que Hyde haya dejado el testamento de esta manera. Para empeorar las cosas, Utterson lee una de las cartas de Hyde, fechada el mismo día, y reconoce la letra del hombre. Utterson cree que Jekyll debe haber estado allí, en esa habitación, ese mismo día, pero no se encuentra por ninguna parte. En su nota, Jekyll escribe: «Cuando esto caiga en tus manos, habré desaparecido».

El último acto de Utterson es proteger a Jekyll. Vuelve a casa para leer las cartas, con la esperanza de salvar la reputación de su amigo, y promete regresar antes de la medianoche para llamar a la policía. Aquí Stevenson nuevamente enfatiza la importancia de la reputación en la Inglaterra victoriana, y cómo incluso después de presenciar la muerte y eventos sumamente extraños, Utterson desea retrasar la participación de las autoridades en un intento de salvar las apariencias. Los dos últimos capítulos del libro consisten solo en el texto de los documentos: primero, la carta de Lanyon y luego la confesión de Jekyll. El lector no ve más a Utterson y se pregunta cómo llegó a aceptar la extrañeza del trabajo de su amigo y la realidad de su existencia dual.

Deja un comentario