Don Juan



An√°lisis del personaje de Don Juan

A los diecis√©is a√Īos, don Juan ha completado su educaci√≥n formal y est√° listo para emprender la ¬ęgran gira¬Ľ que, en Inglaterra, a menudo segu√≠a a la graduaci√≥n universitaria. El propio Byron hab√≠a realizado numerosas giras por el Cercano Oriente despu√©s de graduarse en Cambridge. Juan fue producto de una experiencia de crianza que le fue provista por su madre. Recibi√≥ instrucci√≥n solo de tutores y no asisti√≥ a las escuelas. Aprendi√≥ los cl√°sicos de ediciones expurgadas y, como consecuencia, tuvo que aprender los hechos b√°sicos de la vida por experiencia. No hab√≠a aprendido ¬ęhistoria natural¬Ľ. Su crianza no lo prepar√≥ para Donna Julias y Had√©es. Como pertenec√≠a a la nobleza, recibi√≥ instrucci√≥n en las artes de la guerra: equitaci√≥n, esgrima, artiller√≠a y t√©cnicas para el asalto a una fortaleza. Su educaci√≥n tambi√©n incluy√≥ una abundancia de instrucci√≥n religiosa y moral.

Juan es por naturaleza amable, simp√°tico, impulsivo, cort√©s, valiente y sensual. Tiene todas las virtudes que un chico de diecis√©is a√Īos puede razonablemente esperar tener, excepto el autocontrol en cuestiones sexuales. La educaci√≥n sexual no formaba parte de su educaci√≥n formal. Por lo tanto, el sistema de su madre fue indirectamente responsable de su ca√≠da en desgracia en el Canto I.

A los veinti√ļn a√Īos, en el Canto XVI, Juan perdi√≥ parte de su impulsividad e ingenuidad. La experiencia hab√≠a sido su maestra despu√©s de que se fue de casa a los diecis√©is o diecisiete a√Īos. Todav√≠a tiene todas sus buenas cualidades, pero ha adquirido un conocimiento de las formas del mundo y es capaz de analizar y juzgar ese mundo. Ya no est√° a merced del impulso. El coraz√≥n y la cabeza ahora trabajan juntos.



Deja un comentario