Doctor Faustus (Marlowe) : Resumen |

El doctor Faustus, un talentoso erudito alemán en Wittenburg, critica los límites del conocimiento humano. Ha aprendido todo lo que puede aprender, o eso cree, de las disciplinas académicas convencionales. Todas estas cosas lo han dejado insatisfecho, por lo que ahora recurre a la magia. Llegan un buen ángulo y un ángel maligno, que representan la elección de Fausto entre la conciencia cristiana y el camino de la condenación. El primero le aconseja que deje de perseguir la magia y el segundo lo tienta. De dos compañeros eruditos, Valdés y Cornelius, Fausto aprende los fundamentos de las artes negras. Se emociona con el poder que tendrá y las grandes hazañas que realizará. Convoca al diablo Mephostophilis. Completan los términos de su acuerdo, con Mephostophilis representando a Lucifer. Fausto venderá su alma, a cambio de veinticuatro años de poder, con Mephostophilis como sirviente de todos sus caprichos.

En una escena de alivio cómico, nos enteramos de que el sirviente de Fausto, Wagner, ha aprendido algo de magia. Lo usa para convencer a Robin the Clown de que sea su sirviente.

Antes de que llegue el momento de firmar el contrato, Fausto tiene recelos, pero los deja de lado. Mephostophilis regresa y Fausto firma su alma, escribiendo con su propia sangre. Las palabras «Homo fuge» («Mosca, hombre) aparecen en su brazo, y Fausto es presa del miedo. Mephostophilis lo distrae con una danza de demonios. Fausto pide una esposa, una demanda que Mephostophilis niega, pero le da a Fausto libros llenos. del conocimiento.

Ha pasado algún tiempo. Fausto maldice a Mephostophilis por privarlo del cielo, aunque ha visto muchas maravillas. Se las arregla para atormentar a Mephostophilis, no puede soportar la mención de Dios, y el diablo huye. El Ángel Bueno y el Ángel Maligno vuelven a llegar. El Ángel Bueno le dice que se arrepienta, y el Ángel Maligno le dice que se ciña a sus malos caminos. Lucifer, Belzebub y Mephostophilis regresan para intimidar a Fausto. Se siente intimidado por ellos y accede a hablar y no pensar más en Dios. Lo deleitan con un desfile de los siete pecados capitales, y luego Lucifer promete mostrarle a Fausto el infierno. Mientras tanto, Robin el Payaso ha conseguido uno de los libros de magia de Fausto.

Fausto ha explorado los cielos y la tierra desde un carro tirado por dragones y ahora está volando a Roma, donde está a punto de celebrarse la fiesta en honor a San Pedro. Mephostophilis y Fausto esperan al Papa, representado como un hombre arrogante y decididamente impío. Ellos juegan una serie de trucos, usando magia para disfrazarse y hacerse invisibles, antes de irse.

El Coro vuelve a contarnos que Fausto regresa a casa, donde su vasto conocimiento de la astronomía y sus habilidades le otorgan un gran reconocimiento. Mientras tanto, Robin the Clown también ha aprendido magia y la usa para impresionar a su amigo Rafe y convocar a Mephostophilis, que no parece muy feliz de que lo llamen.

En la corte de Carlos V, Fausto realiza ilusiones que deleitan al Emperador. También humilla a un caballero llamado Benvolio. Cuando Benvolio y sus amigos intentan vengar la humillación, Fausto hace que sus demonios los lastimen y los transformen cruelmente, de modo que les crecen cuernos en la cabeza.

Fausto estafa a un Corcel de caballos, y cuando el Corredor de caballos regresa, Fausto le juega una broma aterradora. Fausto luego se va a servir al duque de Vanholt. Robin el Payaso, su amigo Dick, el Corredor de Caballos y un Carter se encuentran. Todos han sido estafados o heridos por la magia de Fausto. Se dirigen a la corte del duque para ajustar cuentas con Fausto.

Fausto entretiene al duque y la duquesa con pequeñas ilusiones, antes de que llegue Robin el payaso y su banda de rufianes. Fausto juega con ellos, superándolos con magia, para el deleite del duque y la duquesa.

Se acaban los veinticuatro años de Fausto. Wagner le dice a la audiencia que cree que Fausto se prepara para la muerte. Ha hecho su testamento, dejando todo a Wagner. Pero incluso cuando se acerca la muerte, Fausto pasa sus días festejando y bebiendo con los otros estudiantes. Para el deleite de sus compañeros de estudios, Fausto convoca un espíritu para tomar la forma de Helena de Troya. Más tarde, entra un anciano, advirtiendo a Fausto que se arrepienta. Fausto opta por el placer y le pide a Mephostophilis que le lleve a Helena de Troya, para que sea su amor y consuelo durante estos últimos días. Mephostophilis está de acuerdo.

Más tarde, Fausto les dice a sus amigos eruditos que está condenado y que su poder vino a costa de su alma. Preocupados, los Eruditos salen, dejando que Fausto se enfrente a su destino.

A medida que se acerca la hora, Mephostophilis se burla de Fausto. Fausto culpa a Mephostophilis de su condenación, y el diablo se atribuye el mérito con orgullo. Llegan el Ángel del Bien y el Mal, y el Ángel del Bien abandona a Fausto. Se abren las puertas del infierno. El Ángel Maligno se burla de Fausto, nombrando las horribles torturas que se ven allí.

El Reloj da las once. Fausto da un monólogo final y frenético, lamentando sus elecciones. A medianoche entran los demonios. Mientras Fausto ruega a Dios y al diablo que se apiade, los diablos se lo llevan. Más tarde, los amigos Eruditos encuentran el cuerpo de Fausto, hecho pedazos.

Epílogo. El Coro enfatiza que Fausto se ha ido, su gran potencial una vez desperdiciado. El Coro advierte a la audiencia que recuerde su caída y las lecciones que ofrece.

Deja un comentario