Divine Comedy-I: Inferno : Resumen |

El Infierno es la primera parte del poema de Dante Alighieri, la Divina Comedia, que narra el viaje de Dante hacia Dios, y se compone del Infierno (Infierno), Purgatorio (Purgatorio) y Paradiso (Para√≠so). Los poemas son bastante breves: tomar√≠a tanto tiempo leer el Infierno completo como leer los detallados res√ļmenes y an√°lisis del canto, aunque podr√≠an ser √ļtiles para comprender el dif√≠cil lenguaje de Dante. En el Infierno, Dante comienza en el nivel del suelo y se abre camino hacia abajo; recorre todo el camino a trav√©s de la tierra y el infierno y termina en la base de la monta√Īa del Purgatorio en el otro lado. En la cima del Purgatorio est√° el para√≠so terrestre (el jard√≠n del Ed√©n), y luego se abre camino a trav√©s de las esferas celestiales. La trama de la Divina Comedia es, pues, muy simple: es la narraci√≥n del viaje de Dante hacia la redenci√≥n. Generalmente se piensa que El Infierno es la parte mejor y m√°s interesante, lo que puede ser el resultado de su estructura inversa: la trama moral es menos visible porque Dante desciende al Infierno. Dios est√° casi totalmente ausente, y Dante, no excesivamente constre√Īido por la piedad, se siente libre para hacer que el infierno sea colorido y animado, lo que no es necesariamente el caso en el Paradiso.

El Infierno comienza cuando Dante, en la mitad de su vida, se pierde en un bosque oscuro metaf√≥rico que es el pecado. Ve una colina iluminada por el sol, pero no puede escalarla porque tres bestias salvajes lo asustan (estas simbolizan diferentes pecados). Afortunadamente, entonces conoce el esp√≠ritu del poeta √©pico romano Virgilio, quien dice que ha sido enviado por Beatriz para llevarlo a la salvaci√≥n. (Beatrice era el esp√≠ritu de una mujer que Dante amaba mucho, que hab√≠a muerto a√Īos antes). Sin embargo, dice Virgil, deben atravesar el infierno para llegar all√≠. Dante est√° un poco asustado, pero se anima al pensar que Beatrice lo est√° mirando.

Primero, Dante y Virgil atraviesan el espacio fuera del infierno en el inframundo, donde los espíritus neutrales, que no eran ni buenos ni malos, se lamentan de su destino que ni el cielo ni el infierno los aceptarán. Luego llegan al Acheron, un río infernal, donde el barquero Caronte transporta las almas condenadas al Infierno. Un terremoto deja a Dante inconsciente, y cuando despierta se encuentran en el primer círculo del Infierno, Limbo.

En el Limbo están los virtuosos no cristianos: antiguos héroes griegos y romanos, filósofos, etc. También hay algunos árabes dignos, y los judíos virtuosos del Antiguo Testamento estuvieron allí hasta que Cristo los llevó al cielo. A Dante le complace verse aceptado como un igual por los grandes poetas clásicos. Los espíritus del Limbo no están atormentados: viven en prados verdes con una suave tristeza. Virgil fue uno de ellos.

Pasaron al segundo c√≠rculo, donde el demonio Minos juzg√≥ a los pecadores y les asign√≥ su lugar en el infierno. En el segundo c√≠rculo, los lujuriosos eran castigados con un viento incesante que les soplaba el √°nimo. Dante habl√≥ con el esp√≠ritu de Francesca da ‘Rimini, que se hab√≠a enamorado infelizmente del hermano menor de su marido. Sinti√≥ tanta pena por ella que se desmay√≥ de dolor.

Cuando Dante despertó estaban en el tercer círculo, donde se castigaba a los glotones. Después de que Virgil pacificara al demonio Cerberus, que parecía un perro, vieron dónde yacían los glotones en el barro, atormentados por una lluvia fría y pesada. Uno de ellos, Ciacco, predijo el futuro político de Florencia para Dante.

En el cuarto círculo tuvieron que pasar al demonio Plutus, quien elogió a Satanás. Allí, el avaro y el pródigo rodaron pesos en direcciones opuestas, reprendiéndose mutuamente por sus pecados. Llegaron a la Estigia, donde atormentaban a los airados y malhumorados. Los airados lucharon en el agua fangosa y los hoscos se hundieron debajo de ella y se lamentaron con voces gorgoteantes. El barquero Phleygas los transportó con resentimiento, pasando la sombra colérica de Filippo Argenti, que trató de atacar a Dante.

Luego llegaron a las murallas de la ciudad de Dis, pero los ángeles caídos del interior les impidieron el paso. Afortunadamente, un mensajero del cielo vino en su ayuda, abrió las puertas y se fue.

El sexto c√≠rculo ten√≠a herejes, que fueron encarcelados en sepulcros al rojo vivo. Dante habl√≥ con Farinata, un epic√ļreo de gran coraz√≥n que predijo el exilio de Dante de Florencia. Tambi√©n conoci√≥ a Cavalcante de ‘Cavalcanti, el padre de su amigo Guido. Pasaron junto a la tumba de un papa hereje.

Llegaron a un valle apestoso. Virgil se tomó un momento para acostumbrarse al hedor y le explicó a Dante la estructura del infierno. Tenía forma de cono y estaba formado por círculos cada vez más estrechos. En Dis verían los castigos de los violentos, los fraudulentos y los traidores. Estos fueron pecados más graves que los de los círculos anteriores, que resultaron de la debilidad humana y la indulgencia excesiva.

En el primer anillo del séptimo círculo pasaron al Minotauro y se encontraron con un grupo de centauros, que dispararon a los pecadores que intentaban escapar con sus flechas. El primer círculo lo formaban los violentos contra los demás: tiranos y asesinos. Estos fueron atormentados en un río de sangre hirviendo: el Phlegethon.

En el segundo anillo encontraron un bosque negro lleno de árboles retorcidos. Estos fueron suicidios: Dante habló con uno después de ver sangrar una ramita rota. El suicidio fue Pier della Vigna, que se había suicidado mientras estaba encarcelado injustamente por su patrón. Fueron interrumpidos por dos almas que corrían por el bosque, perseguidas por sabuesos negros. Estos eran los que habían sido violentos con sus propias posesiones: los que habían dilapidado sus bienes.

En el tercer círculo estaban los violentos contra Dios: blasfemos, sodomitas y usureros. Estos fueron castigados con tener que sentarse o caminar sobre arena en llamas bajo una lluvia de fuego. Dante habló afectuosamente con un sodomita, Ser Brunetto, que había sido una especie de mentor para él cuando estaba vivo. Otros tres florentinos, también gente a la que Dante respetaba, le preguntaron noticias sobre la ciudad y él dijo que le iba mal.

Virgilio llamó al monstruo Gerión, que simbolizaba el fraude, desde el octavo círculo, mientras Dante hablaba con algunos usureros. Gerión llevó a Dante y Virgil al octavo círculo en un viaje aterrador. El octavo círculo era Malebolge, y estaba formado por diez recintos diferentes en los que se castigaban diferentes tipos de fraude.

En el primero, Dante vio a pecadores desnudos siendo azotados por demonios. Reconoció a uno de ellos como Venedico Caccianemico, que había vendido a su hermana a un marqués lujurioso. También vio a Jason. Eran complacientes y seductores: personas que usaban el fraude en materia de amor.

En el segundo, los aduladores estaban sumergidos en un guiso de excrementos humanos.

En el tercero, los simonistas fueron castigados con ser clavados boca abajo en una roca con los pies en llamas. En particular, Dante habló con el Papa Nicolás III allí, quien predijo que el Papa actual también sería condenado por ese pecado. Dante se mostró muy poco comprensivo.

En el cuarto recinto, los adivinos, astrólogos y magos fueron castigados con la cabeza al revés. Dante estaba triste al ver tal distorsión de la humanidad, pero Virgil endureció su corazón.

En el quinto, los barradores fueron arrojados a un lago de brea caliente y fueron custodiados por demonios, los Malebranche. Dante se asust√≥ al ver a un diablo venir con un oficial de Lucca y arrojarlo. Virgilio convenci√≥ a Malebranche de que deb√≠an dejarlos pasar ilesos, y se les dio una escolta de demonios. Mientras pasaban, un pecador no se zambull√≥ en la cancha lo suficientemente r√°pido y fue atrapado por un diablo. Sin embargo, mediante enga√Īos logr√≥ escapar ileso y dos demonios cayeron al campo, mientras Dante y Virgil se marchaban discretamente.

Finalmente, perseguidos por demonios furiosos, Dante y Virgil r√°pidamente se pusieron a salvo en la sexta bolsa de Malebolge, donde se obligaba a los hip√≥critas a usar t√ļnicas de plomo pesadas. Entre ellos hab√≠a dos frailes joviales, l√≠deres deshonestos de Florencia.

Les costó mucho llegar al séptimo recinto, donde los ladrones fueron mordidos por serpientes y luego se transformaron en serpientes. Dante vio a algunos ladrones famosos cambiar de forma de esta manera. Uno de ellos predijo una desgracia política para Dante.

En la octava valija, los consejeros fraudulentos estaban en llamas. Dante se enter√≥ de la historia de la muerte de Ulises y escuch√≥ la amarga historia de Guido da Montefeltro, quien hab√≠a sido enga√Īado para aconsejar al Papa que masacrara a algunas personas, pensando que su alma estaba protegida por una absoluci√≥n papal.

Dante estaba horrorizado por la sangre en la novena bolsa, donde los sembradores del escándalo y el cisma fueron mutilados por un diablo con una espada. Entre ellos vio al fundador del Islam y a su sobrino, y también al líder de una orden herética contemporánea.

En la décima bolsa había tres grupos de falsificadores. Los falsificadores de metales (alquimistas) estaban plagados de una enfermedad como la lepra. Dante habló con dos de ellos, quienes enérgicamente se rascaron las costras. El segundo grupo estaba formado por aquellos que personificaban a otras personas, como Gianni Schicci y Myrrha. Estos eran una locura. También hubo falsificadores y mentirosos.

Pasando al noveno círculo, Dante se asustó con un fuerte toque de corneta. Lo que pensó que era una ciudad con torres resultó ser una serie de gigantes, incluidos Nimrod y los que se habían rebelado contra los olímpicos. Un gigante relativamente inocente ayudó a Dante y Virgil a entrar en el pozo del noveno círculo.

En el primer anillo del noveno círculo, Dante vio pecadores congelados en hielo (el círculo era un lago congelado). Estos eran traidores contra sus parientes, incluidos dos hermanos que se habían asesinado entre sí. El segundo anillo, donde los pecadores estaban más hundidos en el hielo, contenía a los que traicionaban a sus partidos y sus países de origen. Dante atormentó a uno de ellos, Bocca, para hacerle confesar su nombre.

Dos pecadores se congelaron muy juntos, uno comiendo la cabeza del otro. Dante se enteró de que el caníbal era el conde Ugolino, que había muerto de hambre con sus hijos inocentes por el arzobispo Ruggieri.

Dante habl√≥ con algunos otros pecadores en el tercer anillo, que hab√≠an asesinado a sus invitados. Descubri√≥ para su sorpresa que era posible que un alma estuviera en el infierno cuando su cuerpo a√ļn viv√≠a.

En el cuarto anillo, los traidores contra sus benefactores estaban totalmente cubiertos de hielo. Finalmente, en el fondo del Infierno, Dante vio la gigantesca figura de Lucifer, quien aplastó a Judas, Bruto y Casio en sus tres bocas. Virgil y Dante treparon a Lucifer todo el camino a través del centro de la tierra y al otro lado, donde finalmente emergieron en el hemisferio sur.

Deja un comentario