Disparar a un elefante : Resumen |

¬ęShooting an Elephant¬Ľ de George Orwell es un ensayo narrativo sobre la √©poca de Orwell como oficial de polic√≠a del Raj brit√°nico en la Birmania colonial. El ensayo profundiza en un conflicto interno que experimenta Orwell en su papel de representante del Imperio Brit√°nico y de defender la ley. En la apertura del ensayo, Orwell explica que se opone al proyecto colonial brit√°nico en Birmania. En t√©rminos expl√≠citos, dice que est√° del lado del pueblo birmano, que siente que est√° oprimido por el dominio colonial. Como oficial de polic√≠a, ve las brutalidades del proyecto imperial de cerca y de primera mano. Le molesta la presencia brit√°nica en el pa√≠s.

Entonces, inevitablemente, se enfrenta a desaf√≠os como oficial de polic√≠a que representa al poder imperial brit√°nico. La gente de Birmania tambi√©n odia al imperio y, por lo tanto, odia a Orwell, porque √©l es el rostro del imperio. Lo acosan y se burlan de √©l y buscan oportunidades para re√≠rse de √©l. Explica que en el momento de los hechos es demasiado joven para comprender el dilema de su situaci√≥n o para saber c√≥mo afrontarlo. Por lo tanto, tambi√©n se siente resentido con el pueblo birmano. Lo √ļnico que tienen los birmanos sobre los brit√°nicos es la capacidad de burlarse de ellos y ridiculizarlos. Todo el enfoque de Orwell como oficial de polic√≠a se convierte en evitar el rid√≠culo de los birmanos.

La narrativa se centra en el evento de un d√≠a en el que todas estas emociones en conflicto se manifiestan y Orwell las enfrenta y las comprende. En este d√≠a, Orwell se entera de que un elefante ha roto su cadena y est√° sufriendo un ataque de ¬ęmust¬Ľ (un trastorno hormonal pasajero que hace que los elefantes se vuelvan incontrolablemente violentos). El elefante est√° arrasando un bazar, causando estragos. Sinti√©ndose obligado a hacer una vigilancia decente, Orwell se pone en marcha con un peque√Īo rifle para ver qu√© est√° sucediendo. Afirma que no tiene intenci√≥n de matar al elefante.

Cuando llega al barrio de chabolas, se encuentra con el desastre que ha causado el elefante. Ha pisoteado chozas de hierba y ha volcado una camioneta de recogida de basura y ha matado a un hombre. Orwell envía por un rifle de elefante, aunque todavía no tiene intención de matar al elefante. Afirma que simplemente quiere defenderse. Con el rifle, lo conducen a los arrozales donde ve al elefante gigante pastando pacíficamente.

Al poner los ojos en el elefante, instantáneamente siente que estaría mal matarlo. No tiene ninguna inclinación a destruir algo tan complejo y hermoso. Describe la belleza y el gran valor del animal. Ir en contra de todo en él matarlo. Dice que sería como un asesinato. Pero cuando mira hacia atrás para ver a la gente mirando, se da cuenta de que la multitud es enorme, ¡al menos dos mil personas!

Siente sus ojos sobre √©l y sus grandes expectativas sobre su papel. Quieren ver el espect√°culo. Pero lo que es m√°s importante, siente, esperan que mantenga el desempe√Īo del poder que debe representar como oficial del Imperio Brit√°nico. En esta etapa, Orwell tiene la clara revelaci√≥n de que todos los hombres blancos del mundo colonizado est√°n en deuda con las personas que colonizan. Si vacila, abandonar√° el disfraz de poder, pero sobre todo, crear√° una oportunidad para que la gente se r√≠a. Nada le aterroriza m√°s que la perspectiva de la humillaci√≥n por parte de la multitud birmana. Ahora, la perspectiva de ser pisoteado por el elefante ya no lo asusta porque correr√≠a el riesgo de morir. La peor parte de esa perspectiva ser√≠a que la multitud se riera. De esta manera, se da cuenta de que toda la empresa del imperio se mantiene a flote por el miedo personal a la humillaci√≥n de los oficiales individuales.

De este modo, se arroja al suelo, apunta con la poderosa pistola elefante con ret√≠cula en el visor y dispara al cerebro del elefante. Golpea al elefante y la multitud ruge. Pero el elefante no muere. Se produce un cambio perturbador y simplemente parece envejecer. Dispara de nuevo y esta vez lo pone lentamente de rodillas. Pero todav√≠a no baja. Dispara de nuevo y vuelve a subir, elev√°ndose dram√°ticamente sobre las patas traseras y levantando su tronco antes de tronar contra la tierra. Sin embargo, sigue vivo. Orwell se acerca y descubre que todav√≠a respira. √Čl procede a descargar bala tras bala en el coraz√≥n del elefante, pero no morir√°. La gente ha entrado en tropel para robar la carne. Sin describir su verg√ľenza o culpa, deja vivo al elefante, sufriendo terriblemente. M√°s tarde se entera de que el elefante tard√≥ media hora en morir. Hay una discusi√≥n entre los otros polic√≠as sobre si hizo lo correcto o no. Los mayores creen que s√≠. Los m√°s j√≥venes sienten que es una pena dispararle a un elefante por matar a un collie birmano.

Deja un comentario