Condesa Ellen Olenska



An√°lisis del personaje Condesa Ellen Olenska

Ellen, la condesa Olenska, cumple el deseo de Newland de una vida de fantasía emocional. Sus palabras, su gusto poco convencional en ropa y decoración de interiores, y sus actitudes personifican lo exótico a lo tradicional de Newland. Ella lo hace cuestionar su estrecha existencia y saca a relucir sus instintos protectores. Donde May es hielo, Ellen es fuego. El ímpetu y el estilo de Ellen se sentirían como en casa en Europa, pero parecen excesivamente apasionados y poco ortodoxos en la ciudad de Nueva York.

Emocionalmente, ella es lo opuesto a May Welland Archer. Muestra compasión por Regina Beaufort, víctima de la censura social. A menudo hace que Newland se pregunte por qué todos deberían ser y actuar exactamente igual. Su tolerancia hacia los rebeldes de la sociedad revela su benevolencia, un rasgo poco apreciado por los neoyorquinos. Esto hace posible que May use la dulzura de Ellen a su favor, porque sabe que Ellen nunca se escapará con Newland cuando May revele su posible embarazo. La falta de preocupación de Ellen por las reglas sociales y la etiqueta la convierte en blanco de las lenguas maliciosas, pero en una heroína de los desposeídos. A diferencia de las esposas locas de la sociedad, ella tiene una mente propia y la usa bien y con preocupación por los demás. Desafortunadamente, esto sella su destino porque a la sociedad de Nueva York le cuesta entender a las mujeres solteras que viven separadas de sus maridos, y su estilo de vida pone nerviosa a su familia, así como a su clase social.

Ellen se enamora de Newland, pero es realista. Ella le pregunta: ¬ę¬ŅAlguien quiere saber la verdad aqu√≠?¬Ľ c√≥mo percibe la estrecha hipocres√≠a de su mundo social. Ellen sabe que no pueden vivir una vida fuera de lo convencional sin lastimar a los dem√°s. Ella le recuerda a Newland que se deben mantener los est√°ndares sociales, religiosos y de clase. Un romance clandestino con √©l no significa honor, ni principios, ni felicidad. Como ella explica, ¬ęNo puedo amarte a menos que renuncie a ti¬Ľ. Desinteresada al hacer precisamente eso, se da cuenta de que est√°n ¬ęencadenados a su destino¬Ľ y se va porque una vida poco convencional no puede sobrevivir en la d√©cada de 1870 en Nueva York.

La historia de su vida tras su partida se revela de segunda mano. El lector debe considerar que nunca se volvió a casar y vivió una vida de soltera en París. Probablemente era capaz de saborear la vida del museo de arte, las fiestas nocturnas, los posibles amantes, el buen vino y la buena comida. Esta vida más amplia y apasionada no habría sido la suya en Nueva York. Ella sigue siendo un misterio para Newland hasta el final, pero un símbolo de su vida imaginaria del alma.



Deja un comentario