Capítulo LVI-LVII



Resumen y Análisis Parte 2: Capítulo LVI-LVII

Resumen

Llega el día del torneo. El duque instruye a Tosilos sobre cómo derrotar a Don Quijote sin hacerle daño, y el campo se prepara para el combate, mientras espectadores de cerca y de lejos se reúnen para presenciar el evento. Tosilos, resplandeciente en su armadura, montado en un brioso corcel, acepta los términos del desafío, que son casarse con su hija si pierde o ser liberado de la obligación si gana. Tosilos, sin embargo, de repente mira con admiración a la hija de Rodríguez, y cuando Don Quijote comienza a atacar, llama al mariscal de campo que ha decidido no pelear y se casará con la dama de inmediato. Se cancela la justa y, aunque se reconoce que Tosilos no es el hombre adecuado para quitarse el casco, madre e hija aceptan la propuesta de matrimonio. Don Quijote, al ver tan asombrado al duque, le asegura que los hechiceros siempre transforman el rostro de sus adversarios, y que si esperaba dos semanas, el lacayo volvería a ser el amante original.

Mientras Don Quijote se prepara para salir del castillo en busca de aventuras, el administrador del duque le entrega a Sancho una bolsa de 200 coronas. En el momento de la partida, Altisidora se acerca a Don Quijote y le canta una despedida fingida. Acusándolo de insensibilidad en el amor, va más allá y sugiere que él le robó tres pañuelos y dos ligas. Completamente imperturbable, el caballero le asegura al enojado duque que Altisidora se está vengando de su amor no correspondido. Sancho dice que le dieron los pañuelos, y entonces la doncella recuerda que tiene las ligas. Digno a pesar de esta última broma, Don Quijote parte para Zaragoza.



Deja un comentario