Capitulo dos



Resumen y An├ílisis Parte 1: Cap├ştulo II

Resumen

Ya vestido a su gusto, Don Quijote emprende su primera aventura. Viaja todo el d├şa hasta que llega a una posada al anochecer. Decepcionado por no haber encontrado ninguna aventura, se complace en pensar que la posada es un gran castillo con contrafuertes, foso y agujas alt├şsimas. El posadero no tiene comida para su extra├▒o hu├ęsped m├ís que pescado salado (es viernes) y pan mohoso, pero la locura de Don convierte su comida en delicadas truchas y excelente pan. Las dos putas que le sirven son hermosas doncellas en su mundo de fantas├şa, y ├ęl las trata como grandes damas. Las prostitutas ayudan al caballero a quitarse la armadura, pero ├ęste no les permite cortar las cintas verdes que sujetan su yelmo. A pesar de su ayuda, Don Quijote tiene grandes dificultades para comer y beber con el casco puesto; tambi├ęn est├í obligado a acostarse con ├ęl.

Análisis

Considerando la venta como un castillo y las prostitutas como nobles doncellas, Don Quijote emprende su primera aventura. Una vez m├ís su voluntad prevalece sobre la situaci├│n cotidiana, pues el ventero se ve obligado a responder a su extra├▒o hu├ęsped como debe responder un castellano al recibir a un caballero andante. Y las dos prostitutas manejan a don Quijote con tanta consideraci├│n y dulzura como si realmente fueran cortesanas damas de calidad. El autor realista escribe el cap├ştulo para que el lector disfrute de la extravagancia del caballero. A pesar de lo burlesco, a pesar de la objetividad de Cervantes, Don Quijote transforma la escena hasta que hasta el lector puede creer que la venta es un castillo y las rameras doncellas de alta alcurnia. El ventero hasta se alegra de dejar ir a su hu├ęsped sin pagarle el alojamiento, como si fuera un castellano que agasaja a un caballero.



Deja un comentario