capitulo 39



Resumen y análisis Capítulo 39

Resumen

La escena cambia a Grand Isle, donde Víctor está haciendo algunas reparaciones durante la temporada baja en el pensión mientras coqueteaba con Mariequita. Edna aparece de repente, diciendo que ha venido a descansar un poco. Asustado, Víctor se apresura a buscar alojamiento y comida para ella; pide pescado para la cena y pide toallas, anunciando que se va a nadar.

En realidad, planea ahogarse, habiendo decidido durante su noche de insomnio que el suicidio era la √ļnica forma de escapar de las responsabilidades y obligaciones que le impon√≠a la maternidad. Tambi√©n se dio cuenta de que alg√ļn d√≠a su enamoramiento por Robert se desvanecer√≠a, por lo que se desanim√≥ por completo.

Una vez en la playa, ve un p√°jaro con un ala rota que cae al agua hasta su propia muerte final. Se pone el traje de ba√Īo pero luego se lo quita, de pie desnuda en la playa y sintiendo que est√° viendo todo por primera vez. Al entrar al agua, nada m√°s y m√°s mientras analiza mentalmente sus circunstancias. Su √ļltimo pensamiento es un recuerdo v√≠vido de una escena infantil.

An√°lisis

Este cap√≠tulo final cierra la historia de Edna con referencias a dos temas principales: Edna como ni√Īa y como p√°jaro. Recuerde el pronunciamiento de Mademoiselle Reisz en el cap√≠tulo 27 de que ¬ęel p√°jaro que vuela por encima del nivel de la tradici√≥n y el prejuicio debe tener alas fuertes. Es un espect√°culo triste ver a los d√©biles magullados, exhaustos, volar de regreso a la tierra¬Ľ. Aunque Edna ha hecho grandes avances en aprender a superar las limitaciones de la tradici√≥n, se ha derrumbado al considerar el efecto de su huida en sus hijos, una obligaci√≥n tradicional que no puede ignorar emocionalmente. Al huir hacia su muerte, est√° huyendo de los ni√Īos que ¬ętrataron de arrastrarla a la esclavitud del alma por el resto de sus d√≠as. Pero ella sab√≠a c√≥mo eludirlos¬Ľ. Ella ha decidido que perder a su madre por una muerte prematura es preferible para ellos que perder a su madre por un esc√°ndalo, una concesi√≥n a los prejuicios de la sociedad. En esta concesi√≥n, su indiferencia duramente ganada a las demandas de la sociedad es derrotada, compar√°ndola con el p√°jaro que ve en la playa, ¬ęcayendo, revoloteando, dando vueltas inv√°lida hasta el agua¬Ľ. Para asegurarse de que su muerte no se perciba como un suicidio sino solo como un accidente de nataci√≥n, le hace pedidos espec√≠ficos a V√≠ctor sobre lo que le gustar√≠a almorzar, para enfatizar su falsa intenci√≥n de volver de nadar. As√≠, le ahorra a su familia el esc√°ndalo que acompa√Īar√≠a a un suicidio, otra concesi√≥n a los prejuicios culturales.

Sin embargo, ella no est√°, en cierto sentido, totalmente derrotada. Hab√≠a renovado su vida dando rienda suelta a sus deseos infantiles de tener siempre lo que quer√≠a, a pesar de las necesidades y deseos de los dem√°s. Ahora retrocede a√ļn m√°s, sinti√©ndose ¬ęcomo una criatura reci√©n nacida, abriendo los ojos¬Ľ mientras est√° desnuda en la playa, desnuda cuando llegan los reci√©n nacidos. Adem√°s, sus pensamientos finales son los de su primera infancia. Una vez m√°s, recuerda los prados aparentemente interminables que le recuerda el mar, recordando su revelaci√≥n a Madame Ratignolle en el Cap√≠tulo 7 de que ¬ęA veces siento este verano como si estuviera caminando de nuevo por el verde prado; perezosamente, sin rumbo, sin pensar. y sin gu√≠a¬Ľ. Esa descripci√≥n tambi√©n se ajusta a su comportamiento desde que regres√≥ a Nueva Orleans y comenz√≥ a rebelarse contra su matrimonio y su maternidad, adquiriendo una comprensi√≥n de su verdadero yo.

En medio de este regreso a su infancia en la playa est√° su comprensi√≥n madura de la naturaleza de sus sentimientos por Robert: ¬ęincluso se dio cuenta de que llegar√≠a el d√≠a en que √©l tambi√©n lo har√≠a, y el pensamiento de √©l desaparecer√≠a de su existencia, dej√°ndola sola¬Ľ. .¬Ľ As√≠ como Robert reemplaz√≥ al √ļltimo de sus anteriores amores, √©l tambi√©n ser√≠a reemplazado por otra persona, que se volver√≠a poco atractiva para ella debido a su accesibilidad. Para ella, el placer de tales obsesiones rom√°nticas est√° en sentirlas m√°s que en consumirlas. Qu√© apropiado, entonces, que sus √ļltimos pensamientos se centren en el tema de su primera pasi√≥n, el oficial de caballer√≠a; ella escucha c√≥mo sus ¬ęespuelas… tintinearon cuando cruz√≥ el porche¬Ľ.

Dado el amor de Edna por la sensualidad, su elecci√≥n de las aguas azules del Golfo como su lugar de descanso final, la escena desde su posici√≥n final, es apropiada. Chopin enfatiza no solo c√≥mo el ‚Äútoque del agua‚Ķ se tensa. En el mar, Edna encuentra un amor eterno, uno que no ¬ęderrite su existencia¬Ľ como Robert y el oficial de caballer√≠a.

Al ahogarse, Edna se est√° haciendo cargo de su situaci√≥n lo mejor que puede, evit√°ndoles a Raoul y Etienne el trauma de su comportamiento socialmente inaceptable, sacrificando ¬ęlo no esencial¬Ľ (su vida) porque nunca ¬ęsacrificar√≠a por sus hijos¬Ľ, como se indica en Cap√≠tulo 16. Si reanudara su vida de casada con L√©once, estar√≠a sacrificando el yo que tanto trabaj√≥ para generar.

El final de la novela es provocativo porque Chopin no indica directamente que Edna muere. Su historia no termina con im√°genes de la muerte, sino con una descripci√≥n suave pero v√≠vida de una escena infantil. Esta ambig√ľedad recuerda la historia de Edna en el cap√≠tulo 23 sobre los j√≥venes amantes que desaparecieron una noche en un barco. Edna nunca especific√≥ su destino, si se escaparon para comenzar una nueva vida juntos o si se ahogaron prematuramente. Chopin hace uso de la misma ambig√ľedad; La propia historia de Edna termina con el lector inseguro de si es victoriosa (conociendo su verdadero yo, logrando una medida breve pero significativa de independencia y eludiendo a aquellos que la detendr√≠an) o derrotada (por la necesidad de preservar las apariencias por el bien de ella). seres queridos). hijos).

Glosario

escaso una peque√Īa viga o madera, especialmente una de peque√Īa secci√≥n transversal, como dos por cuatro.

luculleano como en los banquetes de Lucius Lucinius Lucullus (alrededor de 110-57 aC); General y cónsul romano: proverbial por su riqueza y fastuosos banquetes.

hora una mujer seductoramente hermosa.



Deja un comentario