capitulo 25



Resumen y análisis Parte 3: Capítulo 25

Resumen

Katniss puede ver que las criaturas son mutantes. Desde la distancia, parecen lobos, pero pueden mantener el equilibrio sobre sus patas traseras. Ella sigue a Cato hacia la Cornucopia y comienza a escalar, luego recuerda a Peeta con su pierna lesionada. √Čl se queda atr√°s y ella dispara una flecha a una de las criaturas. Peeta le dice que suba y ella escucha. Una vez en la cima, encuentra a Cato luchando por recuperarse, ahog√°ndose. Peeta todav√≠a necesita su ayuda, as√≠ que le dispara a otra de las criaturas y luego ayuda a Peeta a subir por el lado met√°lico de la Cornucopia. Puede ver que las criaturas tienen garras afiladas y pueden saltar del suelo con sus fuertes patas. Hay algo extra√Īo en las criaturas, algo humano, y Katniss pronto se da cuenta de que cada uno de ellos representa a uno de los tributos muertos, su color de piel coincide con el cabello de los tributos, sus ojos son los mismos y los n√ļmeros alrededor de sus cuellos corresponden a los distritos. de donde vinieron. Ella se horroriza al ver la mutaci√≥n ¬ęRue¬Ľ, el mismo cabello oscuro y ojos marrones, y se pregunta sobre sus cerebros, si tienen alg√ļn recuerdo de los tributos o si simplemente fueron programados para odiar a los que sobrevivieron a los Juegos hasta el momento. .

Las mutaciones siguen saltando, y una logra agarrar la pierna de Peeta. Katniss agarra su brazo y finalmente logra tirar de √©l hacia atr√°s, pero lo han mordido gravemente y est√° sangrando profusamente. Entonces Cato se recupera y le da un brazo a Peeta. Katniss puede ver que usa una armadura de malla apretada, pero su cabeza est√° expuesta. Peeta, cuyos labios se est√°n poniendo azules, marca una ¬ęX¬Ľ en la mano de Cato con su propia sangre. Katniss dispara esa ¬ęX¬Ľ, y Cato suelta a Peeta y se cae de la Cornucopia. Las mutaciones atacan, pero la armadura de Cato lo protege por un tiempo.

Es una noche larga y fr√≠a y, a pesar del torniquete que le pone Katniss, Peeta est√° perdiendo mucha sangre. Los gemidos de Cato son interminables y Katniss solo siente l√°stima por √©l y quiere que termine su sufrimiento. La ma√Īana finalmente llega y Katniss logra ver a Cato debajo. Por l√°stima, usa su √ļltima flecha para acabar con la vida de Cato.

El ca√Ī√≥n dispara y los mutantes se retiran, pero Peeta y Katniss deben poner distancia entre ellos y el cuerpo de Cato antes de que llegue el aerodeslizador, por lo que se trasladan al lago. Luego, cuando solo quedan Katniss y Peeta, Claudius Templesmith anuncia que se ha revocado la revisi√≥n anterior de las reglas de los Juegos, que solo puede ganar un Tributo.

Peeta toma su cuchillo y Katniss instintivamente apunta su flecha a su coraz√≥n, pero Peeta simplemente arroja el cuchillo al lago. √Čl le dice que lo mate. Avergonzada, Katniss se niega y decide que regresar sin Peeta significar√≠a que una parte de ella nunca escapar√≠a de la arena. Ella quiere que √©l la mate a ella en su lugar.

Recuerda las bayas de cacha√ßa y se las ofrece a Peeta, tomando un pu√Īado ella misma. Peeta protesta al principio, pero luego le dice que conf√≠e en ella y espera que lo entienda. Ella dice que sostenga las bayas porque quiere que todos las vean. Quiere asegurarse de que los Vigilantes entiendan lo que ella y Peeta est√°n a punto de hacer y que si los Vigilantes permiten que eso suceda, los Juegos del Hambre no tendr√°n un ganador este a√Īo. A la cuenta de tres, se meten la fruta en la boca. Inmediatamente, la voz de Claudio regresa, dici√©ndoles fren√©ticamente que se detengan, que ambos son ganadores en los Juegos del Hambre.

An√°lisis

Los Gamemakers contin√ļan manipulando los tributos, primero llev√°ndolos a la Cornucopia y luego enviando a sus antiguos oponentes en forma de mutaciones. Los Vigilantes no solo pose√≠an los tributos como humanos, sino que ahora los usan como piezas en los Juegos, incluso despu√©s de su muerte. La amistad de Katniss con Rue y su cari√Īo por Thresh hacen que estas mutaciones sean particularmente horribles para ella.

Los Juegos se vuelven tan desagradables y el sufrimiento tan intenso que no puede soportar escuchar a Cato soportar la avalancha de mutaciones en su cuerpo. Ella sabe, sin embargo, que ese es exactamente el entretenimiento que la audiencia quiere: el dolor y la sangre.

Finalmente, cuando los Gamemakers revocan su cambio de regla original que habr√≠a permitido que ganaran dos tributos, revelan cu√°l era su objetivo desde el principio. Quer√≠an que los tributos restantes fueran los amantes desafortunados para que el acto final de los Juegos fuera el m√°s dram√°tico: un amante matando al otro. Cuando Peeta levanta su cuchillo, emerge el cazador en Katniss; ella le apunta con una flecha antes de darse cuenta de que est√° arrojando su cuchillo al lago. Est√° avergonzada de s√≠ misma, pero es una sobreviviente natural, por lo que su reacci√≥n es fiel a su car√°cter y la duda que tuvo sobre Peeta durante los Juegos. Peeta, sin embargo, dice que quiere que Katniss lo mate, que no podr√≠a vivir sin ella. Katniss no lo cuestiona ahora, pero sabe que no puede volver al Distrito 12 sin √©l. Se niega a dejar que los Vigilantes tengan la √ļltima palabra, y cuando Peeta dice que necesitan un ganador, sabe que tiene raz√≥n. Su declaraci√≥n, en lugar de causarte dolor, te da una idea.

El movimiento de Katniss con la cacha√ßa es su √ļltimo y m√°s significativo acto de desaf√≠o. Los Juegos consist√≠an en controlar y manipular a la gente de los distritos, pero al amenazar con matarse unos a otros con las bayas venenosas, Katniss y Peeta obligaron a cambiar los Juegos, aunque el rumbo final de ese cambio se deja en manos de la Capital: Peeta y Peeta. Katniss muere y el 74. Los Juegos del Hambre no tiene ganador, o restablece la regla anterior y tiene dos ganadores. De cualquier manera, Katniss, una chica de los distritos, lograr√° rebelarse contra el Capitolio por no darle exactamente lo que quiere.



Deja un comentario